PortadaSociedad y Justicia

Ciberacoso: lo virtual es real, existe y daña 

  • Entrevista Olimpia Coral Melo/Impulsora de la Ley Olimpia
  • “Desgraciadamente pensamos que lo digital no es real, que no daña y que no mata, entonces pensamos que el espacio virtual o las redes sociales no son reales, ese es el primer tabú que hay que romper cuando hablamos de derechos de cuarta generación” 
  • La Ley Olimpia es una lucha más allá de cualquier cambio legislativo, es una lucha por el reconocimiento de los espacios digitales
  • El gran tema es que hagamos cosas con placer, no para complacer, placer sí, pero el nuestro, por primera vez en la vida, que seamos nosotras las que disfrutemos nuestra autonomía y nuestro cuerpo

 

 

El 3 de diciembre, la Cámara de Diputados aprobó la Ley Olimpia en la CDMX, que se adiciona una fracción VI al artículo 6 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, y establece que la violencia digital consiste en aquellos actos de acoso, hostigamiento, amenazas, insultos, vulneración de datos e información privada, divulgación de información apócrifa y mensajes de odio. También es considerada violencia digital la difusión de contenido sexual sin consentimiento, como textos, fotografías, videos y datos personales, sean verdaderos o alterados, así como las actividades realizadas a través de las tecnologías de información y comunicación, plataformas de internet, redes sociales, correo electrónico y apps.

Este delito tiene una sanción de cuatro a seis años de prisión y una multa de entre 42 mil 245 pesos y 84 mil 490. Estas penas se agravarán cuando la víctima sea familiar hasta tercer grado o haya existido una relación sentimental o de confianza entre víctima y victimario. Cuando el Ministerio Público identifique violencia digital, ordenará de maner inmediata a las plataformas digitales la interrupción o bloqueo y destrucción del contenido. 

Olimpia Coral Melo es la impulsora de esta reforma. De visita por Aguascalientes, invitada  por el Instituto Tecnológico de Pabellón a dar una conferencia en el mes de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres (noviembre) con alumnos y catedráticos sobre la violencia digital, LJA.MX la entrevistó: “Al principio, tú sabes, [los alumnos] van voluntariamente a fuerzas, pero al final salieron con otra perspectiva sobre la violencia digital, platicamos sobre esos impactos que hay, sobre todo, en la coparticipación y complicidad, cuando no son los que difunden los contenidos íntimos, pero sí los que le dan like, justo esta violencia se da mucho en estos ambientes estudiantiles y que somos las mujeres jóvenes las que más la vivimos”.

 

Tania Magallanes: Una aseveración constante entre las personas es que la violencia digital es diferente a la que se vive en la realidad.

Olimpia Coral Melo: Realmente es la misma violencia, lo que pasa en el espacio offline se traslada al espacio online, y es igual de sistémico, la misma desigualdad, las mismas condiciones de hipersexualización de nuestros cuerpos, las mismas condiciones de violencia, la revictimización a las mujeres, en los espacios tangibles y digitalizados, entonces parece que es con más saña porque al momento de ser digital no se queda sólo en la escuela o en el acoso callejero, pues se queda permanentemente en internet, al final no es que la violencia digital sea “otra” violencia o una violencia diferente, sólo es una extensión de la violencia sistémica que se vive en todos los espacios. 

TM: ¿Cómo has visto la recepción de este tema?

OCM: Sigue habiendo morbo y la narrativa de hablar de sexo online, de decir que las mujeres tenemos la culpa porque ‘para qué te dejas grabar’, todo acabaría si las mujeres no se dejaran grabar, si las mujeres se dieran a respetar, todavía está esta cultura machista, pensar que las mujeres son violadas por cómo iban vestidas, que son abusadas sexualmente por cómo se comportan, por lo que toman, porque salen, al final daña los espacios digitales porque justamente es ahí es donde dañan, justamente por eso todavía le llaman pornovenganza, una cultura machista basada en el placer sexual y venganza porque algo hiciste para que se vengaran de ti. 

TM: Estás promoviendo un tema del que poco se había hablado.

OCM: Es que la Ley Olimpia no es una reforma, no es un texto en específico, no es le quito una coma, le pongo otra, le quito una pena y le quito otra, el tema es que es una causa, es una lucha más allá de cualquier cambio legislativo, es una lucha por el reconocimiento de los espacios digitales, por la dominación de las tecnologías una lucha por la no revictimización, no queremos que todos estén en la cárcel, queremos que no haya más víctimas de esta violencia, al menos en México. Si mi caso está dando para hacerlo visible, para darle agenda al gobierno, que nunca lo habíamos pensado que los gobiernos de los estados iban a estar hablando de violencia digital, es una agenda que hemos puesto las feministas, las activistas, no es como que salió de la nada, salió de la sociedad civil, no salió de los partidos políticos. No somos las únicas, aquí en Aguascalientes acompañamos a Angie Contreras que ha sido increíble, una gran activista, ha sido por ellas que esta ley hoy le está dando la vuelta al país.

La gente no conoce la historia que hay detrás de cada una de las imágenes que se difunden, de los contenidos, los video que suben a internet, que cada like, que cada compartir es una agresión, y que lo peor es que esta violencia puede acabar en un feminicidio, es una condición de violencia comunitaria cuando consumen estas imágenes, éstas que llaman páginas porno que a su vez son mercados de explotación sexual en línea, el hablar de esto ha sido difícil porque está normalizado que las mujeres son para consumo sexual del hombre, ha sido difícil hablarles desde una perspectiva victimal, digital, de género y feminista, no es lo mismo hablarle a las personas y hablarles de esto desde raíz, desde una raíz de un sistema patriarcal, porque siempre ponen una barrera, y tratamos de explicarles que la hipersexualización ha hecho que muchas mujeres ni siquiera denuncien porque no saben que son víctimas, no se asumen como víctimas, creemos que tenemos la culpa. 

TM: También estás hablando de derechos humanos de cuarta generación, nuevos en relación con esta era tecnológica.

OCM: Desgraciadamente de nuevo pensamos que lo digital no es real, que no daña y que no mata, entonces pensamos que el espacio virtual, las redes sociales, no son reales, creo que ese es el primer tabú que hay que romper cuando hablamos de este tipo de derecho y ese tipo de condiciones, lo virtual es real, daña y existe, no es porno ni es venganza es violencia digital, que no sólo es la difusión de contenido íntimo, no sólo el ciberacoso son esas conductas que transgreden la dignidad, la privacidad, la intimidad de las personas, el internet es un derecho humano, entonces excluirte del espacio digital con tal de no vivir acoso es como si lo pasamos al espacio offline y le decimos a las personas no te compres un coche porque roban coches, entonces se transgrede el derecho a tener propiedad privada, definitivamente creo que es un cambio que se hace estructural, que no es la panacea, no lo vamos a lograr mañana, no con la reforma ya se va a acabar la violencia digital, el reto segundo es la impunidad, el reto segundo es la capacitación a las autoridades, y no capacitación por parte de personas que no tienen perspectiva, sino de una real, tangible, porque lo hemos visto en otros gobiernos, hay capacitación en perspectiva de género que la siguen dando los que violentan a las mujeres, los feministos y los aliados que se ponen sus moños naranjas o morados y hacen estos murales contra la violencia de género, pero traen pack en sus teléfonos celulares, pero no denuncian cuando agreden a una compañera, hay que hacer una cambio de raíz, justo eso tratamos de hacer, nos esforzamos muchos, vemos jetas de personas que les causa escozor ver esto, pero hoy por ejemplo, de los 150 personas entraron con una cara y salieron con otra, vale la pena hablarles, creamos estrategias de comunicación, y sabemos que justo así se hacen aliado, denunciando.

TM: ¿La Ley Olimpia habla de punición antes que de libertad sexual?

OCM: Tiene que ver mucho con el dominio de nuestros cuerpos, esta ley tiene que ser parteaguas para todos esos derechos, incluido el derecho al aborto, es una incongruencia que en los estados estén aprobando el derecho a la intimidad y que se niegue a decidir sobre nuestros cuerpos, cuando estamos hablando de que nadie tiene el derecho de compartir nuestra información sin nuestro consentimiento, pues también hablamos de esta cuenta pendiente. Creo que estamos aprovechando este momento histórico que en mi caso yo tuve el privilegio de tener una mamá que me ayudara, de tener una familia, hoy tengo el privilegio de tener todo un escuadrón de compañeras que hacemos fuerza, pero no es lo mismo en el caso de una mujer que vive en condiciones paupérrimas, a mí no me corrieron de mi casa, a las compañeras las corren de las escuelas, de sus casas, de sus trabajos, no me imagino en las condiciones que viven otras mujeres, el hecho de recorrer el país con mi caso es que sirva para visibilizar que estaba super sepultado, que se vea la afectación como algo real, perspectiva victimal, pueden venir organizaciones internacionales a moverle lo que quieran pero nunca va a ser con la perspectiva de víctima, no es que es que queremos castigar a las personas, hoy el estado le dice a las personas esto no está bien, no está bien que difundas contenido sin consentimiento, no lo hagas, no lo difundas. 

TM: Sin embargo, la libertad sexual todavía está negada a las mujeres.

OCM: No estoy diciendo que frenemos nuestros derechos, hablar desde una cultura adultocentrista de nosotras las mujeres, ojalá que todas tuviéramos las condiciones para hacer sexting y de subir fotos cuando queramos, cómo queramos, 9 de cada 10 casos que tenemos en el Frente Sororidad son de menores que hacen sexting con un consentimiento manipulado de sus parejas, entonces el sexting, lo que debería ser un acto libre termina siendo un acto sin consentimiento o con sentimiento manipulado que abona a la cultura porno del placer masculino y no del placer femenino, los  terminan haciendo las mujeres jóvenes adolescentes para complacer y no con placer, creemos que tenemos mucho debate sobre el sexting, porque no es un crimen ni delito, la mujeres no deben estar sentenciadas ni revictimizadas ni culpadas por hacer sexting, quien debe estar sentenciado y revictimizado y culpado son los que difunden sin nuestro consentimiento, podemos poner un anuncio en Aguascalientes que diga si haces sexting que sea consensuado, que sea libre, pero si difunden sin tu consentimiento ya es un delito, no sólo está mal y pobrecita mujer, no, es un delito, entonces es el segundo reto de esta parte.

TM: Siento que si no enfocamos el tema, habrá mujeres que estén temerosas de mandar una foto, y eso no abona a nuestro propio placer, ¿no sería frenarnos?

OCM: Replicamos nuestra propia tesis, para nosotras el sexting es un derecho sexual pero si lo vemos desde el adultocentrismo, si lo vemos tú y yo, no las niñas entre 9 y 10 años, 10 y 12 años, les dices hagan sexting como derecho sexual mientras el patriarcado se rasca la panza y dice claro, ‘hagan sexting’, entonces les estamos dando material gratuito para  satisfacerse cuando a las niñas no les dices ten sexo o domina tu cuerpo y tu vagina, no hay condiciones para ellas, no existen las condiciones, por desgracia, ojalá lo hiciéramos con placer y no para complacer, entonces debemos replicar nuestra propia tesis, pero nunca en ninguna condición, así te hayan dado un preservativo y no lo usaste, nunca será culpa de las mujeres. Les preguntamos hace rato, cuántos de ustedes saben filtrar contenido, cuántos saben encriptar documentos, menos del 10% de la sociedad, entonces las mujeres no son culpables, la culpa es del agresor. En el caso de la violencia sexual en internet es igual, no existen las condiciones, es peligroso, desgraciadamente ellos manipulan todos nuestros derechos, buscan apropiarse de todos nuestros espacios, lo que tenemos que hacer es apropiarnos de todas las tecnologías ayudadas de todas las estrategias de empoderamiento y cuando somos adultas, si queremos andar encueradas o meternos un dedo a la nariz o a la vagina estamos en todo nuestro derecho porque estamos en un mundo donde hay mujeres a la que les cortan el clítoris para no sentir placer, el tema es hagamos cosas con placer no para complacer y menos a la cultura machista y falocéntrica del placer del hombre.

Placer sí, pero el nuestro, por primera vez en la vida, que seamos nosotras las que disfrutemos nuestra autonomía y nuestro cuerpo. 

TM: Los hombres también sufren ciberacoso.

OCM: Claro, en diferentes condiciones, hoy las mujeres trabajamos ya en un proyecto legislativo para ellos, para hombres  mujeres, inclusos a los que les moleste que se llame Ley Olimpia, no importa, no es el nombre de una mujer, es el dictamen de una reforma, aunque me parece muy curioso porque con la Ley Porfirio o la Ley Bonilla nadie dijo ¿por qué se llama Ley Porfirio, por qué se llama Ley Bonilla? Todo mundo fue a debatir el texto, nadie debatió el nombre, Olimpia, yo no le puse así, fue la inmediatez, las compañeras, a mí me dio mucho miedo cuando le pusieron así porque yo decía si le ponen Olimpia van a encontrar también mi video, así está mi video Olimpia Coral Melo, la gordibuena de Puebla, cada que alguien me buscaba en internet encontraba el video, incluso ahí va mucha reparación del daño, todo lo que se me negó en alguna ocasión, en la vida que tuve que cambiar, hoy buscas mi nombre y sólo encuentras la ley, ahora ya digo ‘ok, no está mal llamarse Olimpia’. 

Y por otro lado, hoy estamos trabajando para que tampoco ellos vivan condiciones de violencia, el machismo no sólo afecta a las mujeres, ataca a los hombres, en todos los aspectos, solo que su idiosincrasia masculina no les permite ver que hay condiciones de desigualdad tan lógicas, en la hipersexualisación de nuestros cuerpos, que si ahorita, un hombre sale a la calle sin playera porque hace calor es solo un hombre que sale sin playera porque hace calor, y si la mujeres salimos sin brasier y sin playera no seríamos solo mujeres que salen sin playera porque hace calor, la hipersexualización de nuestros cuerpos no lo permite. Para muestra un botón, hace un año le subieron un video sexual a Zague, vivió difusión de contenido íntimo sin permiso, vivió ciberacoso, se dañó su intimidad, su privacidad, su dignidad, pero la percepción no fue igual que en el caso de Paty López de la Cerda, que también fue víctima de difusión de contenido íntimo, y ella, a diferencia de Zague sí grabó un video llorando y pidiendo que dejaran de compartirla porque de ella sí dijeron que no era moralmente aceptada para seguir trabajando en Tv Azteca, las condiciones son diferentes para mujeres y hombres, tanto que hoy Zague está haciendo mofa de ese video, un comercial de shampoo y ganando dinero con eso, entonces vemos que la afectación no es igual.

The Author

Tania Magallanes

Tania Magallanes

Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

No Comment

¡Participa!