Opinión

Las exportaciones nacionales y locales / El apunte

La mitad de las exportaciones mexicanas tienen origen en cinco de los seis estados fronterizos de México con los Estados Unidos: Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Baja California y Tamaulipas. El primero con más de 106 mil millones de dólares, el segundo con 84 mil, Nuevo León y Baja California con más de 80 y 78 mil millones de dólares y finalmente Tamaulipas que logra exportar una cifra superior a los 55 mil millones de USD, entre el tercer trimestre del 2018 y el segundo del 2019.

Supera una quinta parte de las exportaciones mexicanas la Alianza de los cinco estados del Centro-Bajío-Occidente con alrededor de 164 mil millones de dólares exportados. Entre los datos, destaca Guanajuato con más de 49 mil USD, Jalisco arriba de 41 mil y la triada San Luis, Querétaro y Aguascalientes, con cifras mayores a los 73 mil millones de dólares exportados, de los que corresponden 20 mil 498 millones a la entidad hidrocálida (2.61% nacional y 12.47% regional).

Las otras 22 entidades federativas juntas, aportan un poco más de la cuarta parte restante de los 786 mil millones de dólares exportados por el país, durante los últimos cuatro trimestres.



Una cifra superior al 90 por ciento de las exportaciones mexicanas corresponden a las Industrias manufactureras y entre ellas destacan las correspondientes al equipo de transporte y las del equipo de computación entre otros componentes electrónicos. Menos del 10% de las exportaciones nacionales corresponde al sector extractivo, es decir: a la minería y a la extracción de petróleo y gas.

Durante el último trimestre reportado del 2019, Aguascalientes exportó 9 mil 618 millones de dólares; cifra que representa un repunte significativo de las exportaciones locales, particularmente atribuido a la exportación de autopartes más que a los propios autos en general, que representan la sumatoria sustantiva. Aguascalientes, con el 1.1% de la población, exporta el 3% del total nacional.

Promover el comercio internacional y ayudar a los paíse en desarrollo para que aumenten sus exportaciones, forma parte del desafío de lograr un sistema de comercio internacional abierto. Para ello, la OMC recomienda:

  1. Incorporar el comercio a las estrategias nacionales y sectoriales para lograr los ODS. 
  2. Fortalecer el sistema multilateral de comercio de manera que pueda seguir apoyando el crecimiento inclusivo, el empleo y la reducción de la pobreza. 
  3. Seguir reduciendo los costos del comercio, en particular mediante la plena aplicación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC. 
  4. Crear capacidad de oferta e infraestructura relacionada con el comercio en los países en desarrollo y los países menos adelantados. 
  5. Centrarse en la diversificación de las exportaciones y la adición de valor. 
  6. Mejorar el sector de los servicios. 
  7. Aplicar normas de origen flexibles para aumentar la utilización de los sistemas de preferencias. 
  8. Garantizar que las medidas no arancelarias no se conviertan en obstáculos al comercio.
  9. Hacer del comercio electrónico un motor de inclusión. 
  10. Contribuir a que las microempresas y pequeñas y medianas empresas participen en el comercio internacional.

En términos generales, el país concentra una fuerte ventaja en la exportación de productos de la industria automotriz, maquinaria general y equipo industrial; pero ha estado incursionando en el tema agro-industrial.

 

*Vehículos.

*Aceites crudos de petróleo.

*Televisores de pantalla plana.

*Máquinas automáticas para el tratamiento o procesamiento de datos.

*Unidades de proceso, unidades de memoria, de entrada y de salida.

*Tractores.

*Autopartes.

*Frutos rojos.

 

*Teléfonos y equipos de comunicación.

*Instrumentos médicos.

*Mercancía para ensamble o fabricación de aeronaves.

*Refrigeradores y equipo para frío.

*Oro en bruto.

*Cerveza de malta.

*Tomate.

*Aguacate.

*Tequila.

*Azúcar de caña.

 

La experiencia ha demostrado que las condiciones de acceso a los mercados, tanto para las exportaciones de un país como para sus importaciones, determinan en gran medida la eficacia del comercio como medio para aplicar un programa de desarrollo.

Para apoyar la Agenda 2030 y sus objetivos para el desarrollo sostenible, es importante crear un entorno abierto para el comercio que genere igualdad de oportunidades de crecimiento económico y desarrollo, garantizando un entorno seguro para los consumidores y las empresas. El logro de este equilibrio exigirá un enfoque global que promueva el diálogo y el intercambio abierto de información entre los distintos actores para comprender plenamente los vínculos entre el comercio, el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, y afrontar los desafíos que plantea un entorno comercial y económico en constante evolución.

El Objetivo 17 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas indica que el comercio beneficia a los países en desarrollo, porque la apertura comercial favorece el crecimiento económico de un país al permitirle utilizar sus recursos con mayor eficacia especializándose en los bienes y servicios que puede producir con mayor competitividad. En la medida en que promueve el crecimiento, el comercio también puede proporcionar los recursos necesarios para alcanzar otras metas de desarrollo en las esferas social y ambiental. Además, el comercio contribuye directamente a reducir la pobreza al ofrecer nuevas oportunidades de empleo y disminuir los precios de los bienes y servicios para los consumidores pobres, principalmente de los productos alimenticios.

The Author

Eugenio Herrera Nuño

Eugenio Herrera Nuño

No Comment

¡Participa!