Remover ingresos propios de las universidades, reto para la gratuidad – LJA Aguascalientes
18/09/2020


  • Con la Ley General de la Educación Superior, próxima a considerarse en el Congreso de la Unión, se pretende que para el 2024 estos institutos ya sean gratuitos
  • Para llegar al servicio de educación superior gratuito las universidades necesitan renunciar a los ingresos propios que obtienen de inscripciones o en algunos casos de colegiaturas

 

 



Uno de los tópicos más sonados en materia de educación es la propuesta de convertir el nivel de educación superior a obligatoria y, con ello, llegar a la gratuidad de este servicio. En el artículo 3 de la Constitución ya se habla de la educación gratuita para los niveles básico y medio; la nueva Ley General de Educación Superior, pendiente a subirse en febrero a consideración del Congreso de la Unión, contempla proponer lo mismo que se hizo con la reforma del 2012 la cual propuso, paulatinamente, ir dando paso a la educación media gratuita. 

Para llegar a un consenso del anteproyecto de ley, se están llevando a cabo foros con la finalidad de discutir y dialogar con las autoridades locales de cada entidad cómo se podría aterrizar el mismo. En relación con ello, Raúl Silva Perezchica, titular del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), había comentado que uno de los problemas para poder arribar a lo propuesto radica en el financiamiento, haciendo énfasis en que se iba a necesitar un fondo añadido para poder llevar a cabo la gratuidad en ese nivel educativo. Este recurso que tendría que venir por parte del gobierno. 

Jesús Mario Flores Verduzco, director del Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA), se añadió a la moción y percepción del director del IEA, explicando que sí se ve dificultoso el poder llegar a tal condición: “La realidad es que tenemos que contemplar que eso tiene que ser de manera gradual. En el caso nuestro, Secretaría de Educación Pública, el órgano desconcentrado que es el Tecnológico Nacional de México, se debe procurar contar con los recursos que sustituyan lo de las aportaciones de los estudiantes. Mientras eso no se asegure y no se tenga la certeza de un presupuesto para ello, pues de momento no es posible llevarla a cabo. Eso tendrá que hacerse de forma gradual y, precisamente, con la habilitación de presupuestos para ese propósito”.

No obstante, aunque todavía quedan algunas dudas, Héctor Ramírez del Razo, coordinador de Planeación Evaluación y Estadística de la Secretaría de Educación Pública (SEP) señaló que se tenía previsto el 2024 como el año en que la educación superior gratuita quedaría implementada. El director del ITA comentó que el monto principal de los ingresos que ellos tienen viene de las aportaciones de los estudiantes a través de sus pagos de inscripciones y reinscripciones, de los cuales se tendría que prescindir al momento de permutar a una educación gratuita. 

Lo anterior complementa lo que el titular del IEA expresó en torno a que, al renunciar a los ingresos propios, por razón de gratuidad en el servicio, se estarían dejando de lado de cantidades millonarias y son éstas las que el gobierno tendría que cubrir. Todo parece que aunque se tiene planteado lograr para el 2024, la realidad en la que está inmersa la educación superior podría frenar el objetivo.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Sin recurso extraordinario para infraestructura nueva, en el Instituto Tecnológico de Aguascalientes
Next Violencia política contra mujeres debería ser suficiente para anular elección

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

La violencia de la reforma educativa: crítica al centro y a las periferias / Piel curtida

23/06/2016
Close