Opinión

T-MEC: cronología de un triunfo diplomático / Taktika

 

Palacio Nacional, 10 de diciembre de 2019. Tras signar el protocolo modificatorio del T-MEC, el representante comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, voltea a ver a su anfitrión, el mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, y comenta: “Quiero decirle el honor que es para mí estar aquí con usted, señor presidente. En medio de esta negociación usted estaba en campaña y tomó el camino difícil, el de no involucrarse en este asunto. Fue algo interesante de ver”.

El emisario de Donald Trump agrega: “El hecho de que usted haya logrado todo esto es histórico y dice cosas enormes de usted… El presidente Trump nos dio instrucciones a todos nosotros de tener un enorme entendimiento. Yo y mis subalternos pasamos horas y horas, incluso hasta nos peleamos, y los resultados son los mejores, es el mejor acuerdo comercial de la historia”.

El dicho del funcionario estadounidense es contemplado, entre otros, por: la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland; el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade Kuri; y el asesor presidencial, Jared Kushner. 

La escena arriba narrada sirve como prefacio al presente artículo, el cual pretende explicar la cadena de eventos que llevaron a la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, el cual fue signado en Palacio Nacional.

1 de octubre de 2018, el presidente Donald Trump daba rienda a su triunfalismo, pues el magnate neoyorquino -flanqueado por su representante comercial, Robert Lighthizer, y su consejero superior y yerno, Jared Kushner- anunciaba que el “T-MEC es un gran acuerdo para los tres países, resuelve muchas de las deficiencias y errores en el TLCAN”. En la víspera, el primer ministro del Canadá, Justin Trudeau, había informado que la conclusión de la renegociación del TLCAN “era un buen día para Canadá”.

El 30 de noviembre de 2018, en Buenos Aires, Argentina, los mandatarios de los tres países integrantes del T-MEC signaban el acuerdo comercial que reemplazaba al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). La rúbrica del convenio daba certidumbre a la economía mexicana y auguraba un buen comienzo para la administración de López Obrador.

Meses después, el 20 de junio de 2019, el Senado de la República aprobó el T-MEC, por 114 votos a favor, tres en contra y tres abstenciones. Hasta aquí todo parecía indicar que el T-MEC iba en camino de ser ratificado por el Senado de los Estados Unidos y el Parlamento del Canadá.

Sin embargo, dos hechos descarrilaron el proceso: el 11 de septiembre, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, disolvió el Parlamento y convocó a elecciones generales. El proyecto de ley para aprobar el T-MEC fue momentáneamente desechado. Luego, el 28 de octubre, el líder de la central obrera AFL-CIO, Richard Trumka, se reunió con la vocera de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y el presidente del Comité de Comité de Medios y Arbitrios, Richard Neal, y les solicitó que en las negociaciones del T-MEC se incluyeran estándares laborales ejecutables.

En noviembre de 2019, ocurrieron dos acontecimientos que ensombrecieron todavía más el proceso de negociación: miembros de las familias mormonas LeBarón y Langford fueron asesinados por miembros del crimen organizado en Bavispe, Sonora. Este evento tensó la relación binacional México-Estados Unidos; y, a mediados del mes, Trumka se volvió a reunir con el liderazgo demócrata e insistió en la supervisión de los estándares laborales en México y la detención en la frontera estadounidense de productos que procedieran de factorías acusadas de violar los derechos de los trabajadores.

Andrés Manuel López Obrador marcó sus líneas rojas: respeto a la soberanía nacional y rechazo a cualquier intromisión extranjera, en temas de seguridad y/o laborales. Al mismo tiempo, el peso de la negociación fue depositado en los hombros del subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Jesús Seade Kuri, un diestro negociador.

El 29 de noviembre, Seade voló a Ottawa para entrevistarse con el primer ministro Justin Trudeau y con la viceprimera ministra, Chrystia Freeland. En la capital canadiense, Seade confirmó el compromiso canadiense para sacar adelante la negociación e implementar a la brevedad el acuerdo comercial. Por último, Seade continuó trabajando con su contraparte estadounidense, Robert Lighthizer, pero el negociador mexicano siempre enfatizó el respeto a la soberanía nacional.

Aunque no era una cuestión comercial, había un tema espinoso en la agenda bilateral México-Estados Unidos: el caso LeBarón. Este tópico fue resuelto cuando, el 5 de diciembre, el fiscal general de la Unión Americana, William Barr, viajó a la capital mexicana para entrevistarse con Andrés Manuel López Obrador y su equipo de Relaciones Exteriores y de Seguridad Nacional. 

El periplo de Barr a México tuvo como resultado una mayor cooperación para frenar el tráfico de drogas, el trasiego de armas y el lavado de dinero a ambos lados del río Bravo. Por último, el presidente Trump aceptó no designar, por el momento, a los cárteles de la droga como “organizaciones terroristas”.

El viernes 6 de diciembre, luego de una sesión de negociación maratónica, Lighthizer y Seade llegaron a un acuerdo en temas laborales y provisiones más estrictas para el acero. El convenio fue enviado a la vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para su aprobación final. La líder partidista, presionada por el Big Business de los Estados Unidos y por los representantes demócratas de entidades federativas cuyo principal socio es México, otorgó su beneplácito. No sin antes advertir que el proceso de juicio político contra Donald Trump no detendría su marcha.

Todavía ayer, lunes 9 de diciembre, Trump habló por teléfono con el dirigente obrero Richard Trumka y con el primer ministro Justin Trudeau. Por su parte, el presidente López Obrador solicitó “respetuosamente” a Pelosi la pronta ratificación del T-MEC.

El escribano concluyes: Andrés Manuel López Obrador logró un triunfo diplomático, debido a que no habrá inspectores labores extranjeros, pero sí paneles trasnacionales. Asimismo, la firma del protocolo modificatorio del T-MEC se celebró en su terreno: el Palacio Nacional. La racha victoriosa de AMLO fue redondeada por la detención del secretario de Seguridad entre 2006 y 2012, Genaro García Luna, cercano colaborador de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa. Finalmente, el único aguafiestas parece ser la advertencia del líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, quien advirtió que el T-MEC no será aprobado en 2019.

Aide-Mémoire. Habrá que estar al pendiente de la votación en el Reino Unido, la cual será un referéndum sobre el Brexit.

 

Fuentes consultadas: 

House Dems after meeting with Richard Trumka: No vote on Trump’s NAFTA if worker concerns go unaddressed, https://bit.ly/2Py0YDl

Prime Minister Justin Trudeau meets with Mexican Undersecretary for North America, Jesús Seade, https://bit.ly/2qGv7bn

Avanza colaboración México-Estados Unidos en materia de seguridad, https://bit.ly/35ctMI7

Pelosi, White House Have Tentative Deal on Trump’s Nafta Rewrite, https://bloom.bg/346f449

 

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!