Sociedad y Justicia

17,198 homicidios registrados de enero a junio de 2019 

  • El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer las estadísticas preliminares, en el ámbito nacional, de los homicidios registrados en el país durante el primer semestre de 2019
  • Una razón de 14 homicidios por cada 100 mil habitantes en el ámbito nacional, tasa que es igual a la registrada en 2018 para el mismo periodo
  • 15,391 homicidios de hombres y 1,774 de mujeres, 33 no especificados

 

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer las estadísticas preliminares, en el ámbito nacional, de los homicidios registrados en el país durante el primer semestre de 2019.

Las estadísticas revelan que en el primer semestre de 2019 se registraron 17,198 homicidios en México. Es decir, una razón de 14 homicidios por cada 100 mil habitantes en el ámbito nacional, tasa que es igual a la registrada en 2018 para el mismo periodo. Con la finalidad de facilitar su comparación con la información de años anteriores se agrega la serie histórica de la estadística definitiva de presuntos homicidios de 1990 a 2018.

Estas cifras se derivan de la estadística de defunciones registradas, a partir de los registros administrativos de defunciones accidentales y violentas, los cuales son generados por las entidades federativas y que son recopilados mensualmente por el Inegi. Las fuentes informantes que tuvieron al menos un registro de homicidio corresponden a 188 Oficialías del Registro Civil, a 104 Servicios Médicos Forenses y a 206 Agencias del Ministerio Público.

A partir de 2015, el Inegi capta información de presuntos homicidios directamente de los Servicios Médicos Forenses por medio de los certificados de defunción que emiten para las muertes accidentales y violentas. Además, capta datos en las Oficialías del Registro Civil a través de actas y certificados de defunción. Esta información se complementa con la proporcionada por las Agencias del Ministerio Público mediante cuadernos estadísticos de defunción.

Los homicidios forman parte de las defunciones accidentales y violentas, cuya clasificación se determina con base en las afecciones y lesiones (causas), la presunción del tipo de defunción y el motivo de la lesión, registrados por el médico certificante en el certificado de defunción. Las primeras dos son fundamentales para distinguir entre un presunto homicidio, un presunto accidente o un presunto suicidio, aunque en algunos casos el certificante carece de elementos suficientes para identificar la intencionalidad del hecho ocurrido.

Al completar la publicación de la información correspondiente a todo el año 2019, las cifras preliminares que se darán a conocer el 28 de julio y que incorporarán las del segundo semestre, incluirán casos que corresponden al primer semestre, los cuales fueron captados durante el segundo semestre. La estadística preliminar semestral debe observarse como un registro sujeto a modificaciones tanto en su versión preliminar anual como en la versión definitiva anual, y debe utilizarse bajo esta consideración.

A continuación, se presenta la serie histórica de los homicidios registrados durante el primer semestre de 1990 a 2019, así como sus correspondientes tasas a nivel nacional desglosadas por sexo. También se presenta el desglose de causas para el año de referencia, las cuales están relacionadas con el medio o mecanismo usado para provocar la lesión que condujo a la muerte.

Las tasas con corte semestral, para el total y por sexo, representan una proporción de la magnitud que corresponde a las anuales, tanto preliminares como definitivas.

 

Metodología

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) recolecta la información para generar la estadística de defunciones registradas, de manera directa en las Oficialías del Registro Civil (certificados y actas de defunción), en las Agencias del Ministerio Público (cuadernos estadísticos de defunción) y en los Servicios Médicos Forenses (certificado de defunción). El certificado de defunción es el principal instrumento de captación, el cual contiene las causas que provocaron la muerte de una persona; la información del certificado es complementada por la de las actas de defunción y la de los cuadernos estadísticos de defunción. A partir de estos instrumentos, el Inegi utiliza la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud Décima Revisión (CIE-10) establecida por la Organización Mundial de la Salud para la codificación estandarizada de la causa básica de la muerte. 

Cuando el certificante determina que el motivo de la lesión y la o las causas que provocaron la muerte de una persona no pueden ser atribuidos a factores naturales, sino que corresponden a factores externos, determina la presunción del hecho y la registra en el apartado correspondiente del certificado. Los hechos en cuestión pueden estar relacionados con agresiones directas, realizadas con la intención de provocar un daño, que de manera determinante constituyen la causa de la muerte. Con estos elementos de información es posible identificar los presuntos homicidios. El proceso de codificación de la causa de la defunción muestra que los principales medios o mecanismos usados en los homicidios son las armas de fuego, seguidas de los objetos cortantes (armas blancas).

La información consignada en el certificado de defunción corresponde esencialmente a un tema de salud, la cual no brinda elementos para clasificar las defunciones en el marco de la legislación penal. Por esta razón, no pueden asociarse delitos como el feminicidio con el universo de homicidios cometidos contra personas del sexo femenino, ya que esa calificación solamente es competencia de las autoridades de justicia penal.

Para identificar los homicidios es necesario que la información registrada en los certificados de defunción corresponda a una causa básica de la defunción en el rango de códigos X85-Y09 de la CIE-10. El Inegi publicará en julio de 2020 la información preliminar anual y en octubre del mismo año, la estadística definitiva de defunciones registradas por homicidio, una vez que los procesos requeridos para ello hayan concluido. En este sentido, la estadística preliminar semestral debe observarse como un registro sujeto a modificaciones tanto en su versión preliminar anual como en la versión definitiva anual, y debe utilizarse bajo esta consideración.

Para el cálculo de las tasas de homicidios por cada cien mil habitantes se utilizaron los datos publicados por el Consejo Nacional de Población (Conapo) referentes a las Proyecciones de la Población de México y de las Entidades Federativas, 2016-2050 y a la Conciliación Demográfica de México, 1950 -2015.

 

Inegi

The Author

Staff

Staff

No Comment

¡Participa!