Opinión

2020: ¿cuál será el lado correcto de la historia?/ Matices

En el 2020, el mundo irá por agendas muy claras: la elección de USA en noviembre, el cambio climático, el conflicto con Irán, los juegos olímpicos, el gobierno de coalición en España y Gran Bretaña en el centro también, entre otros temas. El asunto alrededor de esas agendas, son los marcos de interpretación que se impongan, como afirma mi amigo Carlos Díaz, eso es lo más esencial; es decir, bajo qué términos se discuten y se abordan esos temas. En ese sentido, esta columna busca abordar algunas agendas del año en el mundo y las posibles posturas que se debatirán. 

En la elección más importante en el ámbito global, el debate se podrá dar alrededor de dos posturas, una es sobre la continuidad de Trump y otra sobre la elección de algún demócrata, hoy los dos más fuertes son Biden y Warren, sin embargo hay quienes afirman que Sanders todavía tiene posibilidad, aunque este pareciera que no tiene espacio en la narrativa mundial donde las mejores democracias son socialdemócratas, más cercanas al centro. En cuanto a esa elección hay muchos temas y marcos de interpretación que pudieran imponerse, por ejemplo, la relación con México, para nuestro país sería una mala noticia que continuara Trump, pero cómo jugará la agenda latina en esa elección, ese debe ser un tema para analizar; el otro tema que evidentemente será central es el conflicto con Irán, aunque en últimas semanas, el gobierno trumpista parece entrar en la sensatez, ese conflicto estará en el centro de la agenda y el marco de interpretación que se imponga podrá definir el rumbo de la elección. Sobre esa coyuntura puede imponerse que se trata de la defensa de la soberanía nacional, que es fundamental defender a la nación y que USA debe tomar su papel de potencia mundial o el contrario que afirmaría que se debe buscar la paz, que no son tiempos de conflicto y que se debe centrar el debate en una salida diplomática, las estrategias de comunicación que implemente cada postura deben llevarnos a definir los marcos de interpretación que se impondrán, y claro de por medio muchas coyunturas y matices que pueden interferir de manera directa en la construcción de esas posturas. 

La agenda sobre el medio ambiente se vislumbra que será central para el siguiente año, debió de serlo durante la última década, el incendio en Australia podría ayudar a que se discuta con mayor seriedad, este también debiera ser un tema central en la elección 2020 del país que más genera contaminantes. Pero debe ser un tema central a nivel global, en cada elección, en cada decisión y en cada presupuesto deben someterse a consideración las consecuencias ambientales, por ejemplo en México, el Tren Maya o las refinerías deberían debatirse con ese matiz, y aquí podría quedar más claro lo de los marcos de interpretación, el gobierno de la República no ha ganado la agenda por poner esos temas en la palestra sino que la ha ganado porque medianamente ha logrado imponer su marco de interpretación, el del progreso para la nación a costa de lo que sea, en lugar de imponerse el marco de protección al medio ambiente o al derecho de los pueblos indígenas. ¿Cuál es el marco de interpretación que se impondrá en lo global en la discusión sobre el medio ambiente?, ¿el neoliberal que se ha llevado entre las patas a los ecosistemas o el progresista que tomará acciones urgentes para considerar el tema de trascendencia global?

La democracia debe estar en el centro de la discusión global. Según el informe global sobre el estado de la democracia de IDEA, vivimos en una crisis democrática que preocupa, y es lógico, se ha responsabilizado a la democracia de no resolver los grandes problemas mundiales: desigualdad, inseguridad, cambio climático. Pero la democracia no es responsable de esta situación, lo escribió desde hace al menos tres décadas, Carlos Pereyra, el gran filósofo de izquierda del país; no podemos aspirar a una democracia sustancial (igualitaria) sin tener una democracia formal (libertad), en ese sentido, el marco de interpretación que ha imperado en esta agenda es el de que la democracia ha fracasado y no ha resuelto los grandes problemas globales y por eso se puede prescindir de ella: Trump, Bolsonaro, Brexit, AMLO y muchos otros discursos van por esa línea, ha sido más convincente ese marco de interpretación que el de la defensa de la democracia tanto formal o sustancial, e gobierno de coalición en España parece ser una voz de sensatez en esa discusión. En el fondo, cada discusión política global es sobre la democracia; pero también cada discusión local es sobre ello, cuando se elige a algún candidato para gobernador, para alcalde o para presidente de una nación, en su discurso, el asunto de fondo es sobre cuál es el marco de interpretación alrededor de la democracia que se impone. 

Otros marcos de interpretación de las agendas que debemos analizar en el 2020 es el religioso, con lo que sucede alrededor de los evangélicos en el ámbito global y el catolicismo con las decisiones del papa Francisco. Para 2020, debemos tener miradas más agudas, para interpretar las agendas y posicionarnos en el marco de interpretación que colabore más a un mundo en paz, justo, libre e igualitario.

The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!