Sociedad y Justicia

Algunas de las drogas sintéticas son derivados de la prohibición de otras drogas

  • El impacto de las drogas en la salud y su combate está sobredimensionado
  • Son los opiáceos y la metanfetaminas las que representan un problema de salud pública

 

Se sobredimensiona el impacto que tiene a la salud el consumo de drogas y la respuesta entonces es el combate violento y la utilización del derecho penal para combatirlo, externó el profesor Jorge Javier Romero, durante su intervención en el diplomado en Política de Drogas, Salud y Derechos Humanos impartido en las instalaciones del CIDE.

Señaló que el problema central en salud vinculado al consumo de sustancias ilícitas son precisamente los opiáceos y las metanfetaminas, algunos de sus derivados existen como producto de su prohibición: “La misma existencia del crack es subproducto de la prohibición, si la cocaína estuviera bien regulada, el crack no existiría y muy probablemente tampoco existiría el alto consumo de anfetaminas”.

Puntualizó que una prohibición en drogas jamás se traduce en que los que dediquen al narcomenudeo dejen de comercializar drogas, si no que aumenta el precio de la droga en cuestión, aumenta la producción o baja la calidad e inclusive se buscan sustitutos en el mercado: “Buena parte de las sustancias que aparecen en el mercado van apareciendo como sustitutos de algunas que se van prohibiendo, por ejemplo el MDA está prohibido y entonces comienzan a haber drogas de diseño que replican la molécula un poco para eludir la prohibición. Entonces van surgiendo nueva sustancias que son producto de la ausencia de una buena reglamentación”.

The Author

Gabriel Soriano

Gabriel Soriano

No Comment

¡Participa!