Opinión

Las ciudades del futuro 

Se calcula que para el año 2050, el 70 por ciento de la población mundial vivirá en ciudades. Esto implica que alrededor de 2 mil millones de personas se trasladarán a las urbes más cercanas en busca de mejores condiciones de vida. 

En esta proyección, se espera también que las ciudades inteligentes proliferen al ser la mejor opción (si no es que la única) para alcanzar un ritmo de vida sustentable, productivo, seguro y en constante crecimiento. 

Actualmente, ciudades como Songdo en Corea del Sur, Fráncfort y Hamburgo en Alemania, Tokio en Japón, Toronto en Canadá, Reikiavik en Islandia, la capital de Singapur y la Ciudad de México; son urbes que han incorporado elementos que les permiten formar parte de esta categoría. 

Desde sistemas de movilidad alternativa (como bicicletas y trenes eléctricos), manejo sustentable de residuos, uso de energías limpias para abastecer los servicios y una arquitectura que pondere los espacios verdes; las ciudades del futuro han entendido que invertir en estas directrices es invertir en una mejor calidad de vida para sus habitantes. 

En este escenario y como centros de concentración económica, política y cultural; las principales metrópolis del mundo, entre ellas Aguascalientes, se enfrentarán en los próximos años al desafío del aumento exponencial de la población urbana y a la necesidad de resolver las problemáticas que ello conllevará.

Desde el control de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), la reducción de las brechas de desigualdad y el aumento de los polos de marginación, el manejo responsable de los recursos públicos frente a las nuevas formas de fiscalización que implica el gobierno abierto, así como el control del desarrollo urbanístico, forman parte de los retos del nuevo siglo.

En este sentido, las autoridades del orden local o municipal tienen en sus manos la tarea de sentar la bases de un crecimiento ordenado y bien planificado hacia las próximas décadas, pero sobre todo de un crecimiento que incorpore la visión del futuro que ya ha alcanzado a otros sectores: procesos digitales, inteligencia artificial, sustentabilidad y sostenibilidad, acceso a la tecnología y la información. 

Lo que vemos hoy, en esas ciudades que están a la vanguardia en este terreno, es la implementación de toda clase de sistemas y tecnologías que permiten mejorar la calidad de vida de las personas: una mejor gestión de los servicios públicos (alumbrado, recolección de desperdicios, seguridad), calidad de los entornos (aire, agua, espacios públicos), movilidad de las personas (privilegiando los modelos sustentables), condiciones para emprender y acceso de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs); por mencionar algunos.

Hoy en Aguascalientes viven poco más de 1 millón 300 mil habitantes pero se calcula que en los próximos 10 años sumarán 300 mil personas más en la entidad. De esa cifra, se proyecta, más de 1 millón 100 mil estarán asentados en el municipio capital. 

La tendencia tan acelerada, si la comparamos con otras entidades del país, refleja que en los próximos años seremos uno de los estados con la mayor entrada de habitantes de otros puntos del territorio nacional e incluso de otras partes del mundo. 

¿Y qué quiere decir esto?, pues muy simple, que enfrentaremos antes que otras ciudades las problemáticas de las grandes urbes: aumento del parque vehicular y de todos los efectos que ello conlleva (emisiones de Co2, tránsito lento, contaminación auditiva), aumento de la infraestructura y los espacios de vivienda (contaminación visual, erosión del suelo, encarecimiento del costo de vivienda), mayor demanda de los servicios públicos y por ende menor calidad y costos más elevados; etcétera. 

En por ello que resulta fundamental garantizar en el corto, mediano y largo plazo, las inversiones necesarias en aquellas áreas que han permitido en otras partes del mundo, equilibrar de forma adecuada y eficiente los factores de crecimiento presentes en las grandes urbes. Pero además, hacer partícipes a los ciudadanos de una nueva forma de interrelación en ciudades más verdes, más limpias, con mayor movilidad y con mejores espacios para disfrutar el tiempo libre. 

Si lo hacemos con inteligencia y planificación, Aguascalientes seguramente será en unos años la nueva ciudad inteligente del Bajío, una ciudad del futuro.

The Author

Fernando Herrera

Fernando Herrera

No Comment

¡Participa!