Opinión

Los primeros destellos del 2020 / Bravuconadas

Acaba de iniciar el 2020, un año decisivo para el asentamiento y despliegue de las políticas públicas diseñadas por el gobierno federal que, a palabras de él mismo, impulsa lo que entiende por la Cuarta Transformación del país. Después del receso de unos días que nos regaló el presidente López, a manera de unas minivacaciones, por allá, en su ya famoso rancho del sureste mexicano, el pasado jueves 2, el titular del Ejecutivo, vuelve a la carga; sí, a través de su ya “institucional” conferencia mañanera, nos comparte, con renovados bríos, su tradicional optimismo respecto al futuro inmediato de México, dejándonos ver que, en su descanso, pudo aclarar las inmejorables bondades que su gobierno traerá a los mexicanos, otra vez de ya y de inmediato, a la calidad y oportunidades de vida de cada uno: “Estamos seguros de que nos va a ir bien este año. Ya quedó demostrado que funciona la estrategia que estamos aplicando”. Así el optimismo presidencial.

Llama por supuesto a la unidad nacional, en su video de fin de año, del 31 de diciembre de 2019, luego de una larga promoción de su quehacer al frente del gobierno federal; señala el presidente López que debemos estar unidos todos los mexicanos, independientemente de la corriente ideológica y la religión que se profese. Sonaba bien, era necesario mencionarlo, después de la vapuleada que el ex presidente boliviano, Jorge Quiroga, le propinó antes de cerrar el año y lo llamó, entre otras cosas “cobarde matoncito”. Sin embargo, el mismo 2 de enero, en la citada mañanera, el presidente mexicano, pronto pinta su raya con los propios mexicanos y corrige: “Los conservadores son muy mentirosos y muy hipócritas”. Así empieza la construcción de la unidad nacional, en la atinada estrategia que está aplicando el gobierno del cambio verdadero.

En ese mismo escenario de arranque de la comunicación “circular” del jueves 2, López retoma los comentarios del Subcomandante Moisés, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), quien de manera sintética comparte su visión del proyecto del Tren Maya, y la intención del gobierno federal: “La bestia se zampa de un bocado pueblos enteros, montañas y valles, ríos y lagunas, hombres, mujeres”. Así, de manera concisa, los pueblos indígenas, originarios, con quienes dice el presidente López que tiene una intensa y directa comunicación, le dan un fuerte desconocimiento a esa intención de la 4T de meterse en sus territorios, con sus pueblos. Aquel circo armado el 24 y 25 de noviembre pasado, por la Fundación Arturo Rosenblueth, en torno, no sólo del Tren Maya, sino de otros 9 proyectos y programas federales, que fueron sometidos a “consulta”, según con la participación de 950 mil mexicanos lugareños, obtuvo la propuesta de el Tren Maya una aprobación del 89.9%. Vamos, todo era miel sobre hojuelas, la población “casi toda”, aplaudía y brincaba de alegría por el famoso ferrocarril.

Pues nada, que esos retrógradas del EZLN, en una magna concentración en la selva del sureste mexicano, dicen no a las intenciones del gobierno federal morenista. “Les falta información”, dice en su favor el presidente López, y le encarga en calidad de urgente al titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino, que se apronte con los zapatistas y les comparta información acerca de las bondades del proyecto, que los convenza de que no se arrasará con millones de hectáreas de selva, que no habrá rompimiento del equilibrio ecológico de la región, que se preservarán los usos y costumbres de los pueblos asentados en el perímetro del proyecto, que… ¡Ah…! Y que regrese con el aplauso y fanfarrias zapatistas. Ya veremos.

Otra noticia que nos disparó el presidente López, fue la entrada en funcionamiento de la prestación de servicios de salud a través del programa liderado por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), una vez consumado el cierre del Seguro Popular. Según las nuevas directrices de este programa (va una larga cita), “los beneficiarios del Insabi recibirán servicios médicos sin restricciones, porque habrá atención universal para todos los padecimientos, incluidos aquellos que generan gastos catastróficos, para lo cual se ha creado el Fondo de Salud para el Bienestar; también recibirán medicamentos gratuitos y demás insumos requeridos para su tratamiento.” Todo ello sin que los beneficiarios se deban afiliar ni pagar ningún tipo de cuotas. La 4T dixit, zaz.

Desde la campaña electoral del 2018, el entonces (y actual) candidato López, había prometido que, de llegar al poder presidencial, ofrecería a los mexicanos unos servicios de salud de primer mundo, específicamente de los países nórdicos europeos. Pensamos que este programa del Insabi atiende el cumplimiento de esa promesa, al menos en el papel; ante la complejidad del asunto de la salud integral de todos los mexicanos, porque se concibe como universal, y la situación que guarda hoy el sector salud nacional, en temas como abastecimiento, mantenimiento, cobertura de profesionales de la salud, infraestructura, la Cuarta Transformación, se ha echado un tigre a la espalda. Que los mexicanos, todos, entendamos y aceptemos la lógica del programa, su operación, su logística, sus bondades y sacrificios, no lo veo como una posibilidad sencilla de alcanzar. Las instituciones de salud involucradas están ante un problema mayor, al que deberán atender y resolver sobre la marcha. Capacitar al personal, modificar los procedimientos, la gestión y programación de los servicios, será todo un reto en la práctica cotidiana. Además, en principio, debemos ser optimistas en el aspecto financiero y presupuestal, ya trabajado en la estructura del Presupuesto de la Federación 2020 para la salud.

Esperemos que la propuesta avance y logre su despliegue institucional correcto y debido, de otra manera, el riesgo de un colapso será grande y costoso, no para la 4T, sino para el bien más preciado del pueblo mexicano, y de todo pueblo, la salud.

Inicios complicados del segundo año de gobierno del presidente López. Reflexión, acción y responsabilidad debe mostrar ya el lopezobradorismo empoderado. Apenas unos destellos de lo que se avecina para este año nuevo 2020.

 

mario.bravo58@hotmail.com

The Author

Mario Bravo

Mario Bravo

No Comment

¡Participa!