Seguimos aquí/ Debate electoral – LJA Aguascalientes
21/09/2020


Imagine usted, querido lector, querida lectora, que empieza a redactar un diario, con toda la intención de que sus hijas, hijos, nietas y nietos y demás descendencia (o usted mismo, más adelante en el tiempo) puedan utilizar sus impresiones, sus vivencias, sus reacciones y sus resultados, en las diferentes cosas que realiza en su casa, su trabajo, las relaciones con sus vecinos o mientras sale las tardes a caminar.

Imagine que, además, en ese diario usted no solo muestra el resultado de cualquier actividad que realiza, sino la receta que siguió para llegar a ese resultado, y en una de esas, hasta lo ilustra con enormes fotografías, artísticas en blanco y negro, y a todo color, le añade estadísticas que reflejan cuánto tiempo se tarda en lavar los trastes y cómo, a lo largo de la historia, va perfeccionando la técnica y mejorando el tiempo que tarda desde el remojo hasta el secado, y la relación que guarda ese fenómeno con el gasto de jabón. 

Casi para terminar diciembre, y al mismo tiempo de empezar el nuevo diario del año que ahora comienza, acomoda en el librero el diario que concluye. Y ahí están todos. Debidamente ordenados. Unos más gruesos que otros, algunos más altos. Los primeros muy delgados con esa letra enorme de quien apenas comienza a escribir, sin mucha técnica para contar las cosas. Los más recientes con un detalle más preciso, menos borrones en las hojas y hasta el encuadernado más fino.

Esa analogía me permite invitarle a consultar esa publicación que hace el Instituto Estatal Electoral respecto de las actividades desarrolladas en los procesos electorales que va organizando. Desde 1992, cuando la evolución en la organización de las elecciones permitió que un organismo no dependiente técnicamente del gobierno, realizara las actividades tendentes a permitir que la ciudadanía renovara a sus autoridades gubernamentales, hasta la fecha, proceso tras proceso, va editando unos libros que nos sirven, fieles testigos de los hechos, para revivir el momento que relatan.

Al principio, eran muy técnicos, se limitaban a mostrar los resultados que se obtenían de las largas horas de trabajo, y se insertaban en un documento de algunas cuantas páginas que desarrollaban un contexto. Posteriormente se convirtieron en un relato aderezado con imágenes que dan cuenta del esfuerzo de todas las voluntades que convergen en la realización de una elección. Y no hablo de fotografías de políticos o candidatos, sino de personas: colaboradores, Consejeras y Consejeros, supervisores, capacitadores, personal de los medios de comunicación, funcionarios de casilla, observadores, votantes. En esas imágenes hay vida propia, y en todos los casos, nos van dando muestra palpable de cómo ha evolucionado, no solamente la manera de hacer las publicaciones, en forma y fondo, sino la misma forma de hacer política en la entidad.

Este próximo martes 28 en las instalaciones de Foro 3C del Complejo Tres Centurias, en punto de las 10:45 de la mañana, tendrá verificativo la presentación de las memorias de los 2 procesos más actuales, el 2018 en donde elegimos a las y los integrantes del congreso estatal, y el 2019 que concluyó formalmente hace unos días y en donde renovamos a los ayuntamientos. En ellas va a quedar plasmado para la posteridad, que por vez primera se pudieron reelegir nuestras autoridades colegiadas, o que en esta legislatura fue la primera en la que hubo más diputadas mujeres que diputados hombres, gracias a una evolución en las reglas que provocaron una paridad que, seguramente, en el futuro será normalidad. 

También serán una fuente para estudiosos del tema, investigadores y quienes hacen de la materia electoral su forma de vida. Queda para la historia que por vez primera se instalaron en Aguascalientes Mesas Directivas de Casilla únicas para elecciones federales y locales, y que estas se llevaron a cabo en la misma fecha, de manera concurrente. O que, quizá por única vez en la historia, el Consejo Municipal Electoral de Aguascalientes, haciendo alarde de una proeza sin parangón por una autoridad electoral, recibió más de mil doscientos paquetes en una sola sede, contra todos los pronósticos, concluyendo la recepción y cantado de los paquetes en un tiempo muy por debajo de lo estimado.

Por eso, y por otras varias cosas, la publicación lleva el nombre de memoria. En sus páginas nos evoca lo que vivimos en un pasado distante, y que cada vez se aleja más, pero a la vez, nos permite traerlo al presente por un momento, y tomar de él lo que nos sirve. Así sea nada más para recordar que seguimos aquí.

 

/LanderosIEE | @LanderosIEE

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Spinetta para los días de la vida/ Otra inútil columna para la paz
Next Verdad y repetición cansina/ Opciones y decisiones
Close

NEXT STORY

Close

Panteras de Aguascalientes recibe a Aguacateros

30/10/2018
Close