Opinión

Spinetta para los días de la vida/ Otra inútil columna para la paz

Han sido semanas difíciles, me fuerzo cada día a continuar, la vida otra vez ha cambiado los planes que tenía trazados hasta el momento, para una obsesiva del control como yo, nunca es fácil tener que improvisar, pero de eso se trata la vida, supongo.

A las 9:29 pm entro al tuiter, Dante Spinetta anuncia que ya está disponible “Ya no mires atrás”, el nuevo álbum de Luis Alberto Spinetta: su padre. Parece ser que su obra póstuma la dejó casi lista antes de partir, su hija Cristina, según relata en algunos diarios argentinos, encontró estas canciones días después de su muerte en un pendrive, increíble, hasta para morirse El Flaco fue extraordinario. 

El reloj marca las 10 de la noche, en la Argentina debe ser la 1 de la madrugada del 23 de enero, hoy el rockero estaría cumpliendo 70 años.

Me pongo los audífonos comienza a sonar la primera canción “Veinte ciudades”, es un mensaje directo contra la nostalgia que nos invade cuando tenemos el corazón roto, justo cuando estamos saliendo del ciclo de duelo y empezamos a mirarnos y a mirar al otro con más objetividad, nos recuerda que el amor nunca nos va a faltar, aunque algunas veces se nos olvide. 

Ya no mires atrás, tema que da nombre a la obra, es un abrazo al alma, me parece una continuación argumental de la “Cantata de Puentes Amarillos”, si mañana es mejor…ya no miremos atrás, dos caras de una misma moneda, la dialéctica de reconocer el pasado como herramienta para el futuro, la advertencia de que la nostalgia puede petrificarnos, siento que alguien desde el más allá tiene las respuestas a las preguntas que nunca me atreví a preguntarme. 

“Agua de río” es hasta el momento mi favorita, nada de lo que pudiera escribir le haría justicia, quizá porque como acertadamente dice Jorge Cardona (con quien suelo compartir mis debrayes musicales) “quizá sea la armonía que utiliza, combinada con el letargo de sus letras y algo de una cosa mística”, precisamente digo yo, que lo místico no puede comprenderse, solo sentirse y si tenemos suerte, algunas veces puede compartirse. 

No podía faltar un canto al ser que de vez en cuando soñamos, que quizá demasiado rápido se ha convertido en alguien importante… sin que haya hecho necesariamente algo para merecerlo, “Merecer” incluye la participación de sus hijos Dante y Valentino que nos ofrecen algo diferente de lo que esperaríamos de un tema de Spinetta, 

A lo largo de las siete canciones, podemos escuchar una innovación en el clásico sonido spinettano, si bien este álbum hace un recorrido por las diferentes etapas y estilos del compositor, me parece que existe una continuidad musical entre las pistas, hace que la atmósfera musical nos sitúe en un futuro próximo posmoderno, casi robotizado, mañana es hoy, la era digital está presente de una forma tan armoniosa que casi pasa desapercibida. 

No es mi intención hacer una descripción sumamente detallada de cada interpretación, tampoco esto es una crítica, ésta es una invitación a descubrir y redescubrir a una leyenda del rock latinoamericano, si bien no cuento con conocimiento de nociones técnicas de música, tengo corazón rockero y debilidad por la poesía, eso es Spinetta poesía hecha canción, su música puede que no cambie nada allá afuera, pero nos sirve de compañía en los días de la vida, los buenos, los terribles, los que algunas veces dejamos pasar desapercibidos. 

 

@KarinaPizarnik

The Author

Karina Leyva

Karina Leyva

No Comment

¡Participa!