Terán consolida el Estado / Cátedra - LJA Aguascalientes
30/11/2021

La semana pasada vimos cómo Jesús Terán encabezó con éxito a los liberales en 1848 para gestionar la creación del Instituto Literario de Ciencias y Artes, cuyas actividades inauguró el 25 de Enero de 1849, a unos días de tomar posesión como Jefe Político de lo que entonces se llamaba Partido de Aguascalientes, perteneciente al Estado de Zacatecas.

Y nos cuestionábamos acerca de la causa por la cual los funcionarios de la Universidad Autónoma de Aguascalientes se niegan a admitir la evidencia histórica de que el fundador del Instituto que le dio origen es Jesús Terán

Hoy tocaremos otro tema parecido pero de mayor dimensión y trascendencia porque concierne a todo el Estado. Veamos: 

Fundación de la ciudad de Aguascalientes. En términos generales, podríamos decir que los habitantes de nuestra ciudad sabemos que el Ayuntamiento de la capital celebra con actividades diversas, cada año, el aniversario de la fundación de la Villa de nuestra Señora de la Asunción de las Aguascalientes cada 22 de Octubre, aunque no todos tengan presente que fue el año de 1575 en el que se expidió la cédula real correspondiente, por gestiones de Juan de Montoro y Gerónimo de Orozco. 

Fundación del Estado de Aguascalientes. En cambio, si nos paramos en cualquier esquina a preguntarle a la ciudadanía si sabe en qué fecha adquirimos la categoría de Estado, tal vez nos encontremos con alguien que nos diga que no tiene noticias de tal celebración y muy difícilmente encontraremos personas que nos citen la fecha en que dejamos de ser un “partido” (especie de municipio) de Zacatecas para convertirnos en Estado libre y soberano.

La verdad de las cosas es que si bien llegó el momento en que nos separamos de Zacatecas, en el calendario cívico del Gobierno de nuestro Estado no existe fecha en la que se conmemore tal acontecimiento.

La pregunta lógica es: ¿por qué? Para tratar de responderla, veamos los antecedentes más relevantes sobre el particular.

Al consumarse nuestra independencia nos sacudimos el nombre colonial de “Nueva España” y nos impusimos el de México, dejando de ser monárquicos para convertirnos en una República federal integrada en una Unión de Estados libres y soberanos de grandes dimensiones. Posteriormente otros más pequeños pero industriosos intentaron desprenderse de los primeros para reclamar su lugar como Estados; uno de ellos fue Aguascalientes, aunque el Congreso de la Unión seguía considerando que nuestro territorio, población y recursos no eran suficientes para respaldar nuestro desarrollo sin el apoyo de otros.

En 1836 nos vimos envueltos en la pugna entre el dictador Antonio López de Santa Anna -quien defendía la causa conservadora- y el Estado de Zacatecas, principal reducto del liberalismo, al que se dirigía con sus tropas para someterlo; al pasar por Aguascalientes, para agradecer el apoyo que le brindaron los conservadores elevó el partido a la calidad de Departamento centralista1 para independizarlo de Zacatecas, debilitando así este último, al que derrotó.

En 1848 hizo su aparición Jesús Terán como candidato del Partido Liberal al cargo de Jefe político del Partido de Aguascalientes, quien ganó la elección mientras dirigía los trámites para la instalación del Instituto de Ciencias en cuanto ocupó el puesto.


Terán Legislador. En 1850 Terán resultó electo como diputado por el Partido de Aguascalientes ante la IX Legislatura del Estado de Zacatecas al que pertenecíamos. 

Erigida en Congreso Constituyente, dicha legislatura designó a Terán como su presidente en 1851 en reconocimiento a sus altos méritos, para que condujera los trabajos que darían por resultado la nueva Constitución del Estado, que influyó positivamente en el derecho constitucional mexicano. 

  1. A pesar de que Santa Anna se exilió en 1847 después de que sus torpezas y cobardías propiciaran la invasión del ejército estadounidense y la pérdida de la mitad de nuestro territorio, los conservadores lo volvieron a llamar para que se hiciera cargo del gobierno; con ese propósito, en 1854 solicitó a los más ameritados políticos e intelectuales mexicanos sus recomendaciones para resolver los graves problemas del país. 

Como Jesús Terán fue uno de los que recibió su petición, le contestó con toda una monografía titulada “Informe sobre las clases laboriosas de la sociedad y medios para mejorar su condición” en la que, demostrando sus amplios conocimientos de Economía Política le presentó, corriendo todos los riesgos, un valeroso planteamiento en el que le demuestró la necesidad de abandonar la despótica política conservadora para adoptar las nuevas doctrinas del desarrollo económico con justicia social.2 Sin respuesta escrita del dictador, dicho informe le dio a Terán proyección nacional cuando fue difundido por el diario El Siglo Diez y Nueve el 3 de Diciembre de 1855.3

En 1855 Terán se convierte en gobernador interino por la muerte del gobernador Cosío, iniciando la etapa más brillante de su actuación política en Aguascalientes. Entre otras cosas se adhiere al Plan de Ayutla que marca el fin de la dictadura santanista y el inicio de la época que conocemos como La Reforma; estimula la apertura del primer periódico diario en la historia del Estado; reabrió el Instituto, que había suspendido sus actividades por las presiones de Santa Anna; editó la primera Carta Geográfica, elaborada por Isidoro Epstein, que constituyó un ejemplo de administración pública para el país; se realizaron las primeras elecciones libres en los municipios; adquirió el palacio de la familia Rincón Gallardo para convertirlo en asiento de los poderes del Estado, hasta la fecha; y muchas otras acciones admirables como la consolidación de la feria de San Marcos en cuyos preparativos había participado para su fundación en 1851, que se convirtió en la primera de carácter moderno en América Latina por su famosa exposición. 

Y llegamos al punto crucial: el 5 de Febrero de 1857 el Congreso Constituyente aprueba la Constitución Política de esta época conocida como de la Reforma.

Cuando se conoció su texto aquí, seguramente hubo una explosión de júbilo general porque su artículo 43 dice: “Las partes integrantes de la federación, son:” empezando la lista con el nombre de Aguascalientes.

Yo no sé si, como en otras ocasiones, haya habido aquí juntas, reuniones, discusiones, redacción de toda clase de documentos para pelear el punto. 

De lo que sí estoy cierto es que Jesús Terán realizó, como siempre, una labor discreta para orientar la opinión de los constituyentes, entre los cuales había muchos amigos suyos -entre ellos los zacatecanos- en favor de otorgarnos la calidad de Estado; pero en especial uno: Ponciano Arriaga, nada menos que el presidente del Congreso Constituyente, quien fue considerado el “padre de la Constitución de 1857.”

Y no digo esto por simple suposición; pues aparte de que es muy probable que la amistad de Terán con Arriaga haya tenido inicio por lo menos desde que Terán se desempeñó como legislador, no creo que sea coincidencia que Arriaga haya sido gobernador de nuestro Estado en 1862 y huésped de honor en la casa de Jesús Terán durante ese lapso, lo cual puede comprobarlo usted leyendo parte de su correspondencia en las páginas 195 a 204 del libro Cartas a Jesús Terán, citado en mi artículo del Viernes pasado.

El 14 de Julio de 1862 se celebraron elecciones en todo el país para designar a los funcionarios en todos los niveles del nuevo gobierno, de acuerdo con el mandato de la propia Constitución aprobada. En Aguascalientes la admiración y estima del pueblo se volcaron sobre Terán cuando resultó electo, abrumadoramente, como el primer gobernador constitucional de nuestro reluciente Estado.

En fin: todo esto nos revela que Jesús Terán, aparte de ser un hombre de amplia y refinada cultura, poseía el don innato del negociador confiable capaz de propiciar armonía hasta en las posiciones más opuestas. La enemistad, la desconfianza y hasta el odio desaparecieron como por arte de magia entre zacatecanos y aguascalentenses.

A estas alturas podemos decir que seguramente no es desconocido para historiadores y demás personas interesadas, que la fecha en que Aguascalientes fue elevado a la categoría de Estado libre y soberano por el Congreso de la Unión fue el 5 de Febrero de 1867, por lo que dentro de cinco días se cumplirán 163 años de ese acontecimiento. (Hubimos quienes nos quedamos esperando la celebración por el aniversario número 150 el año 2007).

Pero continúa la duda: Si esto lo saben por lo menos las personas más ilustradas, de las cuales no pocas forman parte del gobierno ¿por qué cada 5 de Febrero se conmemora la aprobación de la Constitución y sus correspondientes reformas pero no se menciona que en la de 1857 se fundó nuestro Estado?

¿Y por qué nunca se ha incluido la fundación del Estado en el calendario cívico anual? 

Para concluir, cabe insistir en que ¿Será porque así como fundó el Instituto, también consolidó el Estado quien además de culminar la lucha por nuestra soberanía estatal también fue nuestro primer Gobernador Constitucional? ¿Tan grave es esto?

 

Propuesta al Congreso del Estado

Pero si no existe razón alguna para mantener oculta la memoria de Terán y la omisión solo se debe a ignorancia o indolencia propongo que se fije como fecha para conmemorar la erección del Estado Libre y Soberano de Aguascalientes el 16 de Septiembre, junto con la fecha simbólica de la Independencia Nacional, porque otro dato a destacar radica en que el único artículo transitorio de la Constitución de 1857 ordenó que dicha Ley suprema entrara en vigor el 16 de Septiembre de ese año, lo cual quiere decir que Aguascalientes existe como Estado Libre y Soberano, precisamente a partir del día 16 de Septiembre de 1857. 

Después de esto pareciera que Terán ya habría cumplido cabalmente con su compromiso de vida. Sin embargo, su más portentosa aportación a México y a la Humanidad estaría por consumarse. Por hoy es todo, esperando que nuestros legisladores consideren esta propuesta ciudadana.

Por la unidad en la diversidad

Aguascalientes, México, América Latina

 

[email protected]

 

______________________

1 Historia de Aguascalientes. Agustín R. González, p.78.

2 Jesús Terán en la Historia de México. Conferencia pronunciada por José María Mora Ruiz en la Casa Terán el 20 de octubre de 1995. Ejemplar mecanografiado, p. 58.

3 Documentos para la Historia del Liberalismo en Aguascalientes 1835-1876. Gómez Serrano, Jesús. Instituto Cultural de Aguascalientes. Gobierno del Estado, 1992. p. 281.

 


Show Full Content
Previous Identidad Nacional / Debate electoral
Next Apunte sobre la cultura de la (i)legalidad / Yerbamala
Close

NEXT STORY

Close

Discurso de López Obrador disfraza la ineptitud de su gobierno, acusan PAN y PRD

03/11/2019
Close