DeportesPortada

Así fue el rescate millonario del equipo de beisbol Olmecas

  • El jonrón de López Obrador
  • Los Olmecas de Tabasco estaban al borde del precipicio cuando, en un mensaje público, López Obrador pidió al gobernador Adán Augusto López que no dejara morir al equipo de beisbol de su terruño, a pesar de su mal desempeño. ¿Resultado? Pasó de 19 a 44 millones de presupuesto gubernamental.

EMEEQUIS/Esteban David Rodríguez


El destino del Club de Beisbol Olmecas de Tabasco parecía incierto en agosto de 2018. Las deudas financieras y los malos resultados deportivos dejaban sin opciones al gobernador perredista Arturo Núñez Jiménez, quien ya valoraba deshacerse del equipo.

Además del costo económico, el equipo no se distinguía por su buen desempeño. En 14 años había traído más frustraciones que alegrías a la afición. A un costo de millones de pesos en subsidio público.

Un mes después, el 8 de septiembre, el entonces presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, conjuró la venta con un mensaje público. Aquel día le dijo al también gobernador electo, Adán Augusto López: “Te pido, te solicito, que se apoye al beisbol, para que sigan los Olmecas”. 

La sugerencia se tradujo en un aumento al presupuesto de Olmecas y Espectáculos Deportivos de Tabasco (EDTSA), la empresa estatal encargada de su administración. De 2018 a 2019 pasó de 19 a 44.4 millones de pesos. Fue así como, de un gobernador a otro, el subsidio a creció 115%, para un equipo que lleva siete temporadas sin acceder a los playoffs. Y cuyo último campeonato data de 1993.

Las intenciones del gobernador para con este equipo cambiaron de giro, pues también pensaba darlo de baja y dedicar esos recursos a fines sociales. Hace poco reconoció que se contuvo de venderlo por la intervención de López Obrador. “Bueno, para nadie es un secreto, ustedes estuvieron presentes en esa rueda de prensa donde el presidente manifestó que, por el bien del deporte, había que apoyar a los Olmecas”, señaló. 

Han sido grandes noticias para la empresa, pero también para la Liga Tabasqueña de Beisbol (LTB), cuya estrella es la principal sucursal asociada de Olmecas: el Club de Beisbol Guacamayas de Chiapas, cuyo presidente y titular de la marca comercial es Pío López Obrador, hermano del presidente de México.

Con base en actas notariales, reportes corporativos, registros de marca y consultas a cuenta pública, EMEEQUIS reconstruye los triunfos y tropiezos deportivos, financieros y políticos que han marcado la historia de los dos equipos de beisbol más cercanos al corazón de la familia López Obrador.

 

Historias de un aficionado poderoso

El presidente ha difundido sistemáticamente su pasión beisbolera, tanto que se halla integrada a su ejercicio de gobierno: erigió al beisbol como soberano de su política deportiva al instalar, a unos pasos de su despacho, la oficina encargada de un programa (ProBeis) que destina 350 millones de pesos anuales al impulso de la “pelota caliente”. Sin olvidar que otorgó mil millones de pesos a la compra de dos estadios en Sonora. 

El tema también está presente en su agenda: inauguró el Salón de la Fama en el Parque Fundidora de Monterrey (20-02-2019), así como el estadio de los Diablos Rojos (23-03-2019). Ayudó a conseguir juegos de Grandes Ligas en la capital regiomontana, reunió a directivos de las dos grandes ligas beisboleras de México… 

Una mañana cualquiera imparte una “clínica” de bateo a chicos de Ciudad Universitaria; otra, convive con la Selección Mexicana de Beisbol o comenta con detalles técnicos el desempeño de los Yankees de Nueva York… 

Y siempre tiene a flor de labio una anécdota sobre su relación con este deporte:

“Jugué beisbol con los grandes de mi pueblo, con pelotas hechizas, con bates hechos también por la misma gente (…). En secundaria era prospecto para Grandes Ligas, no es por presumir… Tengo el dedo de esta mano torcida desde entonces, porque era yo center fielder, tenía buen brazo y cubría mucho terreno; y salió una línea en un juego, salí por ella, me tiré de cabeza, la cogí, pero me quedó el brazo abajo y el dedo recargado en el cuerpo.

“Entonces tiré –todo esto lo saben los que han jugado beisbol, está uno caliente, no siente uno nada–, (…) y traía yo el dedo por acá. Y era cosa de ir con el curahueso, pero se fue pasando el tiempo (…). Y lo tengo así, porque tiene que ver con una jugada, con una atrapada en el beisbol. Por eso es mi pasión… Fíjense que es tanto el afecto que le tengo al beisbol que (…) todavía macaneo, y estoy bateando arriba de 300, así como ven…”.

En el corazón de esa pasión, hay dos querencias: las Guacamayas de Chiapas y los Olmecas de Tabasco, equipos que ahora comparten intereses y destino.

El apego de AMLO a la escuadra emplumada comenzó desde sus años universitarios, pues “cada que regresaba a ver a su familia en Palenque, lugar donde radicaban sus padres, jugaba beisbol con las Guacamayas, equipo al que le agarró mucho cariño” (“Así nació la pasión por el beisbol de López Obrador, Campeche Hoy, 3/04/2018).

Sobre los Olmecas, el mandatario ha dicho que encendían su pasión desde los años setenta. En realidad debe referirse a Plataneros, que devino Cardenales y, al cabo, Ganaderos, nombres que tuvo el equipo tabasqueño de beisbol en aquella época. Porque la historia de Olmecas comienza en la década de los noventa.

 

Deporte y poder

Olmecas de Tabasco no siempre fue una empresa paraestatal, aunque sí un negocio ligado al poder. En 1990, Diego Nicolás Rosique Palavicini y Carlos Elías Dagdug Martínez compraron el equipo Ganaderos, que era propiedad, justamente, de un empresario pecuario, Humberto Tapia.

Rosique y Dagdug cambiaron el nombre del equipo por el de Olmecas. Ellos eran, en ese momento, prominentes miembros del gobierno estatal.

López Obrador, entonces aguerrido opositor, denunció a los inversionistas en su libro Entre la historia y la esperanza (1995):

“El gobierno de Salvador Neme Castillo (1989-1991), en cuanto a corrupción, fue toda una pesadilla. Llamó a colaborar a familiares y amigos. ¡Sus hijos se dedicaron por entero a los negocios! (…) El oficial mayor de Gobierno, Manuel Manrique Cortina, y el secretario de Fomento Industrial, Comercio y Turismo, Carlos Elías Dagdug Martínez, adquirieron en 500 millones de pesos la franquicia del equipo de beisbol profesional Ganaderos de Tabasco, hoy Olmecas”.

 

Fueron campeones hace… mucho

En 1993, los Olmecas consiguieron el campeonato de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), tras una exitosa temporada. Aquel triunfo les mantuvo entre los equipos destacados de la LMB durante los años posteriores, pues clasificaron a las finales en cinco postemporadas, cuatro de ellas de manera consecutiva (1997, 1998, 1999, 2000).

Sin embargo, no conseguían el anhelado bicampeonato. Los dueños decidieron hacer ajustes en la parte financiera. Fue así como nació EDTSA, cuyo consejo de administración fue formado por Diego Rosique como presidente, Elías Dagdug como secretario, y Evelio Brito Gómez –expresidente de Cafetaleros de Córdoba, que se había convertido en copropietario de Olmecas desde 1993– como tesorero, de acuerdo con la escritura N° 4633, radicada en la Notaría N° 1 de Tlacotalpa, Tabasco, el 5 de marzo de 1999, cuya copia fue obtenida por EMEEQUIS.

La aventura no duró demasiado. El desempeño deportivo se fue atascando, y el financiero por lo consiguiente. El 28 de abril de 2003, la empresa fue vendida al gobierno de Tabasco, que encabezaba el priísta Manuel Andrade Díaz. Rosique, Dagdug y Brito conservaron, cada cual, una de las 125 mil acciones. Las restantes 124 mil 997 quedaron en manos del Instituto Tabasqueño del Deporte (INDETAB). Cada acción tenía un valor de 100 pesos, de modo que el capital social sería de 12.5 millones de pesos.

 

Olmecas estatizados

La transferencia no mejoró el desempeño de Olmecas. Según la LMB, los Chocos apenas ganan el 40% de los partidos que disputan. Únicamente en 2012 ganaron más de los que perdieron.

En 17 años (2003-2019), sólo jugaron en cinco postemporadas (2004, 2005, 2007, 2012, 2013). Actualmente acumulan siete temporadas consecutivas fuera de playoffs. En 2017 se ubicaron como el equipo con menor asistencia a sus encuentros de toda la LMB. Y salvo uno, todos los años han cerrado su contabilidad con números rojos.

Ya en 2011, la prensa tabasqueña reclamaba a la directiva: “Una vez que concluye la campaña se cierra el club, y se reabre cuando se acerca de nuevo”. También denunciaba la nómina mensual de un millón de pesos, con estrellas sin rendimiento.

El dinero público, sin embargo, nunca dejó de fluir. De acuerdo con el informe financiero presentado en enero de 2013 al consejo de administración de EDTSA –cuya copia fue obtenida por EMEEQUIS–, entre 2003 y 2012 la empresa recibió 263.6 millones de pesos, en transferencias estatales.

Llegó entonces el gobierno del perredista Arturo Núñez, quien ensayó algunas ideas para enderezar a la novena verde. Una de ellas fue nombrar director de INDETAB a Carlos José Dagdug Nazur, y a su hermano Juan Luis Dagdug Nazur como presidente ejecutivo de Olmecas/EDTSA. De ese modo, la estirpe del fundador de Olmecas, Elías Dagdug –que en 1995 fuera denunciado, junto con su socio, por López Obrador– se mantenía en el equipo, y quizá tendrían mayor entendimiento.

El resultado fue que, en cada asignación anual de los recursos públicos a Olmecas, el director de INDETAB debía excusarse de firmar el acuerdo de transferencias, por prohibición legal.

 

Danza de millones

Según los reportes de cuenta pública, correspondientes a los ejercicios del gobierno de Arturo Núñez, de 2013 a 2018 Olmecas/EDTSA recibió 159.7 millones de pesos de las arcas tabasqueñas.

En el verano de 2017 se difundieron las primeras versiones sobre la intención del gobierno del Tabasco de rematar su franquicia beisbolera. Entre los interesados en la compra se mencionaban, de modo más reiterado, al grupo Farmacias Benavides y a los Charros de Jalisco. 

Las publicaciones resultaron más insistentes, y verosímiles, en agosto de 2018, cuando se venció el plazo que la LMB había dado a Olmecas para saldar sus adeudos, que alcanzaban ya los 20 millones de pesos.

La prensa también advertía que uno de los daños colaterales de la eventual liquidación de Olmecas/EDTSA podría ser el estrangulamiento de la Liga Tabasqueña de Beisbol (LTB), en la que juegan equipos tabasqueños y chiapanecos, y cuya estrella es el tetracampeón, Guacamayas de Chiapas.

De hecho, en los primeros meses de 2019, cuando aún persistía el rumor de la venta, el presidente de la LTB, Francisco Miranda Pérez, denunció que el gobierno de Tabasco estaba prorrogando los apoyos para la realización de la temporada.

En referencia a las Guacamayas, Miranda Pérez señaló que la LTB, “circuito en el que se desarrollan novatos del beisbol mexicano, especialmente reclutas de los Olmecas, corre peligro de no realizarse este año por la falta de interés” del INDETAB. (“La Liga Tabasqueña de Beisbol se tambalea, Arroba Deportes, 13/03/2019).

 

Las Guacamayas de Pío

Ya en los años setenta había un equipo llamado Guacamayas en Palenque, ciudad a la que emigró el clan López Obrador en 1972. Según la prensa peninsular, como se refiere antes, el actual presidente de México jugaba con dicha escuadra en sus veraneos.

Eclipsado a inicios de los noventa, el equipo reapareció en la segunda década de este siglo, ya bajo control de la familia López Obrador. Hasta 2014, la escuadra jugó en la Liga Campechana de Beisbol (LCB), donde era filial de los Delfines del Carmen, del empresario colombiano Carlos Mejía Berrio.

En 2015 cambió la historia. Se trataba de un lanzamiento: la denominación del grupo cambió a Guacamayas de Chiapas; ingresó a la LTB, se convirtió en sucursal de Olmecas de Tabasco, y ganó el primero de 4 campeonatos al hilo.

Guacamayas no podía financiar su transformación sólo con la taquilla y la venta de cerveza en los partidos. La estrella del circuito sureño contó con el apoyo inicial del gobernador de Chiapas (2012-18), Manuel Velasco Coello, y del alcalde de Palenque (2015-18), Carlos Morelos Rodríguez, dos políticos surgidos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), una organización que en 2018 se sumaría a la coalición gobernante de Andrés Manuel López Obrador.

El gobierno estatal dio el primer apoyo a la novena palencana, comenzando por anunciar las campañas institucionales (Chiapasionate) en el estadio “Luis Anzaldo Arroyo”, sede de las Guacamayas. Así como arrancó la nueva era de los emplumados, que culminaron aquel verano de 2015 alzando la copa tras vencer a los Tucanes.

El año siguiente fue aún mejor. Se concretó la asociación con Olmecas, que más allá de la tradicional entrega de uniformes, se tradujo en el intercambio de jugadores y, sobre todo, en el apoyo de un segundo gobierno estatal, el de Tabasco.

Además, los gobiernos de Palenque y de Chiapas emprendieron la rehabilitación del “Luis Anzaldo Arroyo”: restauración de sanitarios, techado total de la zona de gradas y optimización de la iluminación.

El 2 de abril de 2016, Manuel Velasco Coello y Carlos Morelos activaron el interruptor de las nuevas torres de iluminación. Además de los apoyos estatales, las Guacamayas recibieron esa temporada 564 mil pesos en apoyos del ayuntamiento: 321 mil 727 para hospedaje, 108 mil 660 para transporte, 60 mil 813 para alimentos y 72 mil 801 para uniformes y gorras. (1er. Informe de Gobierno, Ayuntamiento de Palenque, 2016). Además, el estadio recibió mantenimiento por 112 mil pesos.  

Y ganaron de nuevo el campeonato de la LTB, esta vez sobre los Caimanes de Ciudad Pemex.

El 2017 los emplumados renovaron su convenio con Olmecas. Juan Carlos Manzur, presidente de los tabasqueños, dio un emotivo discurso: “Es un gusto colaborar con Guacamayas por segundo año, es un convenio en el cual nosotros estamos mandando jugadores que son muy importantes para nuestra organización. Las Guacamayas se convierten en la principal sucursal de los Olmecas para la campaña 2017”.

Por esas fechas, el presidente de Guacamayas decidió registrar su marca. Extrañamente, el empresario deportivo acompañó su solicitud de registro con una carta en la que reiteraba que fuera de él, no había “sociedad o asociación civil que pueda representar al equipo”.

Así, con el número de expediente 1928727, el 1° de enero de 2017 quedó protegido el uso comercial de la marca Guacamayas de Chiapas y su logotipo, bajo el rubro de “servicios de entretenimiento, actividades deportivas”, a favor de Pío Lorenzo López Obrador, hermano del presidente de México.

Pío López Obrador ha sido consejero nacional morenista, coordinador de la campaña presidencial en Chiapas y funcionario en ese estado. En octubre fue acusado (Reforma, 24/10/2019) de ofrecer fondos presupuestales y protección ante auditorías a presidentes municipales chiapanecos, a cambio de afiliarse a Morena.

Su equipo ganó nuevamente el título de la LTB en 2017 y 2018, venciendo en ambas ocasiones a los Caimanes.

En agosto de 2018, poco después de la elección de su hermano como presidente, Pío López Obrador dijo que una asociación con la iniciativa privada y con el gobierno podría darle a Chiapas un equipo en la LMB: “Sí, es probable, pero eso va a depender de la afición, de la voluntad de las autoridades, de la iniciativa privada; si se juntan todos esos elementos seguramente tendremos equipo de beisbol en la temporada del año entrante” (“Hermano de AMLO afirma que Chiapas tendrá equipo en la LMB en 2019, XEVA Deportes, 3/08/2018).

Pero antes debía resolverse la crisis de sus socios tabasqueños, los Olmecas.

 

Recuento de 10 años de fracasos

En los Olmecas de Tabasco ya había buen ánimo desde el arranque de 2019, cuando comenzó a fluir más dinero de las arcas estatales hacia la caja de Olmecas/EDTSA.

El propio presidente del equipo, Juan Carlos Manzur, que llegó con la administración del gobernador Adán Augusto López, ha hablado de ello con cierta sorpresa: “El gobierno anterior no lo apoyó, (…) cuando no tenían el dinero desmantelaban el equipo vendiendo jugadores. Nosotros no tenemos ese problema, de golpe y porrazo, nos aumentaron 10 millones de pesos para este año y el demás dinero lo tenemos que generar nosotros” (El Economista, 6/2/2019).

Incluso los patrocinadores han elevado su apuesta por el equipo, y surgen más interesados. En julio pasado, la empresa de transporte ADO donó un nuevo autobús para la novena verde. Y el 25 de enero, al concluir una reunión oficial con beneficiarios de Jóvenes Construyendo el Futuro, el presidente López Obrador fue sorprendido por Étienne Strijp, CEO de Heineken México, quien le obsequió una playera de los Olmecas firmada por los jugadores.

Pero al parecer, el problema no son los recursos económicos. De hecho, el subsidio recibido por Olmecas/EDTSA a partir de 2003 y hasta 2019 asciende a 467.7 millones de pesos. 

El caso es que, al cierre de 2019, volvieron los reclamos en los medios. Tabasco Hoy, uno de los diarios de mayor circulación en la península, hizo un recuento de “10 años de fracasos” (28/12/2019) de Olmecas. Destacaba que, en la última década, el equipo había conseguido cuatro veces “la última posición del standing sureño”.

Tal vez recuerden, ante las críticas, las palabras con que Andrés Manuel López Obrador cerró aquella conferencia de prensa en septiembre de 2018, en Villahermosa: “El beisbol no se va de Tabasco”.

 

@estedavid

The Author

Emeequis

Emeequis

No Comment

¡Participa!