Cuatro ganadores del PECDA 2019/ La escena – LJA Aguascalientes
29/09/2020


Recibir algún reconocimiento por un proyecto artístico es gratificante para cualquier artista, y una de las becas que, por lo regular, se ofrecen anualmente es el Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico (PECDA), el cual opera con recursos estatales y de la Secretaría de Cultura. Este tipo de apoyos tiene el propósito de fomentar la creatividad y desarrollo en múltiples disciplinas artísticas. Aunque en 2019 se lanzó la convocatoria a mediados del año, tuvo muy buena respuesta del gremio cultural y contó con 278 registros, de ellos al final quedaron 171 que cumplieron con los requisitos solicitados, los que se estudiaron y analizaron para ser elegibles a la beca, siendo en total 45 becados en diversas categorías.

Nos hemos dado a la tarea de ver algunos de los trabajos de estos creadores, y en materia de teatro estuvimos en el preestreno (a finales de 2019) de Cartografía para salir del Ártico, dirigida por Roberto Martínez Belmont, ganador de la categoría Jóvenes Creadores en Teatro. Esta obra fue escrita por Eduardo Gómez, Carlos Rocha y Roberto Martínez: “La historia es una especie de secuela de la obra Estudio de una depresión, la propia y la de los más cercanos, y el personaje vive un ataque de ansiedad que es representada a partir de una loba y cómo el personaje está atravesando un lugar frío, que es el Ártico. La obra habla mucho de las problemáticas de los milenios (tecnologías, devaluación del peso). Es una historia para reflexionar en dónde estamos parados”, señala Roberto Martínez Belmont, integrante del grupo Última Fila. Aunque fue el preestreno, la puesta en escena augura mucho éxito al igual que su antecesora. Este grupo está formado por jóvenes egresados de la Licenciatura de Teatro, que han trabajado un teatro contemporáneo, de búsqueda y con nuevas dramaturgias.

En la misma categoría de Jóvenes Creadores, pero en Danza, se estuvo presente en el estreno de la función de Aconteceres de un momento, dirigida por Daniel Jerez Tamayo, de la Compañía Nodos Danza Cuerpos en Red, una presentación impecable en la cual esos dos cuerpos en la escena eran parte de un trabajo creativo, digno de ganadores de PECDA: “Le hemos puesto mucho empeño a las imágenes, al discurso. Desde hace un año lo visualicé conceptualmente, pero a partir del estímulo del PECDA, en septiembre, ya el grupo empezamos a trabajar en ello.”. Sergio Figueroa, compañero en la escena hizo un trabajo excepcional de empatía con Daniela: “Hicimos trabajo de laboratorio con improvisaciones, ejercicios, hasta llegar a este resultado”. Otro gran trabajo escénico que sin duda tendrá una muy exitosa temporada en el 2020.

En lo correspondiente a los Creadores e Intérpretes con Trayectoria fueron dos estímulos para Teatro: Rafael Rodríguez Paniagua con La celda de papel y Rafael Santacruz Langagne con La muerte del titiritero.

Acerca de La celda de papel, un thriller de la autoría de Sergio Masís, Paniagua eligió en el reparto a tres actrices egresadas de la carrera de artes escénicas: Belén Cedillo, Rocío Alférez y Althia Díaz, aunque gran parte del drama recae en el personaje de Althia, que tuvo una destacada labor en la obra Hamlet encadenado, presentada el año pasado: “El elemento más importante de cualquier montaje es el actor, y apuesto por mis tres actrices que son maravillosas”, y sí, a medida que transcurre el tiempo estas tres intérpretes logran conectar con sus personajes proveyéndoles de los matices necesarios para mantener al público atento, en suspenso. Este montaje ha sido llevado a escena no sólo en teatro, sino también en espacios tan diferentes como lo son un patio, una sala o una explanada, en fin, se ha llevado a cualquier escenario donde sea invitado el director. Una puesta en escena donde todo se percibe normal, ya que las acciones de las protagonistas fluyen, pero conforme avanza la trama la ansiedad las invade, también la incertidumbre, la curiosidad, la zozobra y el miedo. “¡Tuvieron que pasar diez años para llegar a este sueño ya hecho realidad!”, comenta Rafael Paniagua.

En La muerte del titiritero, la dramaturgia y la dirección son de Salvador Lemis, y Rafael Santacruz es actor y productor. El montaje ya se tenía pensado hacerlo hace algún tiempo, pues el maestro Salvador ya tenía la idea de trabajar esta historia y manejar el trabajo de la técnica bocón. Santacruz comenta que más que un mensaje es una reflexión: “Las personas llegamos a fallecer, pero los títeres son alma y lo que esperan es tener a alguien bondadoso y voluntario que se haga cargo de ellos, y viene la pregunta: ¿si te quedara un día de vida, qué quisieras hacer? Considero que es una especie de metáfora”. Sin duda, una obra que hace reflexionar a adultos y divierte a los niños. El Grupo Bocón, dirigido por Rafael Santacruz, cuenta con más de 25 años de trayectoria y es un gusto que le hayan otorgado el PECDA.

¡Así, tenemos cuatro proyectos diferentes, provenientes de creativos jóvenes y con trayectoria, cuatro talentos a los que felicitamos por su esfuerzo y dedicación!

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous El país de la escuela feliz
Next SMA/ Esencias viajeras 
Close

NEXT STORY

Close

LJA 21/08/2020

21/08/2020
Close