El eterno adiós al soldado/ Imágenes de Aguascalientes  – LJA Aguascalientes
27/09/2020


Me intriga la naturaleza de la escultura, su plasticidad y movimiento, el lugar social que ocupa como manifestación artística; como mensaje. 

Estoy pensando en el prócer que desde la altura de su pedestal en el camellón de una avenida nos muestra el camino de la legalidad, o que, sable en una mano, y la otra convertida en un puño, contempla el movimiento de las tropas enemigas a las que enfrentará para darnos una Patria, o la mujer a punto de desvanecerse, sentada sobre la tumba en la que yace su amado, acomodada en el borde de la lápida de su difunto, o la familia que se despide en una estación de ferrocarril… 

He observado en innumerables ocasiones este conjunto escultórico ubicado en el costado norte de la antigua estación de ferrocarril, que desde 2004 está despidiéndose, y no nomás no acaba.

Observo a la mujer, al hombre; al niño… El material, la textura, el volumen, la postura, la mano experta de su creador, y en conjunto me obsequian la extraña pero agradable sensación de que los tres observan algo que se nos escapa a los demás, y que lo hacen sin distracción posible.

¿Qué ven ellos, que nos está vedado?, ¿qué observan los reyes aztecas puestos de pie ante las paredes del Museo de Aguascalientes? ¿Qué buscan con la mirada puesta en el aire?

¿O será que mientras todos ellos están congelados en el tiempo y el espacio, en posturas que, sin embargo, son sólo un instante de sus vidas, nosotros, los otros, las personas, hacemos nuestra vida? Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a [email protected].

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Guardia Nacional realiza vigilancia en Asientos, Aguascalientes
Next Grandes atletas, ¿grandes héroes?/ Análisis de los cotidiano
Close

NEXT STORY

Close

Comunidad evangélica reitera su compromiso de trabajo y colaboración con gobierno estatal

13/06/2014
Close