Al grito de “¡rifa no, justicia sí!”, mujeres se manifestaron afuera de Palacio Nacional para exigirle al gobierno de Andrés Manuel López Obrador un alto a los feminicidios en México, donde todos los días son asesinadas 10 mujeres.


 

“¡Rifa no, justicia sí!

 

 

¡Da la cara López Obrador, da la cara! ¡Eres responsable de nuestra seguridad, para eso te votamos! ¡No estamos enojadas, estamos furiosas!”. Los gritos retumban, chocan con el silencio que rodea todavía Palacio Nacional, la sede del Poder Ejecutivo y también la casa de Andrés Manuel López Obrador –el primer presidente que vive dentro del edificio de la Plaza de la Constitución desde hace 135 años. 

Si nosotras las feministas somos la pesadilla del gobierno en un país feminicida, es porque se saben agresores”
Son las seis de la mañana. Es 14 de febrero de 2020. Han pasado ya seis días desde el feminicidio de Ingrid Escamilla, 25 años, a manos de su pareja, cinco días desde que medios de comunicación exhibieran las fotografías de su cuerpo mutilado en las portadas de sus periódicos, las mismas que pudieron haber filtrado elementos del orden –de acuerdo con la investigación abierta–. Cinco días de revictimización. “Fue culpa de cupido”, “Descarnada”, cabecearon los medios de nota roja

“Si nosotras las feministas somos la pesadilla del gobierno en un país feminicida, es porque se saben agresores”, grita una joven con el rostro cubierto. “La prensa nos vendió por tres pesos”, grita una más a los periodistas hombres. “¡Omisos! ¡Invisibles! ¡Cómplices”, corea la multitud de mujeres debajo del balcón presidencial desde el que AMLO apareció el 15 de septiembre para celebrar dar el Grito de Independencia. 

Fotografía: Alejandra Crail

Adentro se alista la conferencia mañanera del presidente. Las mujeres están ahí con la intención de que Andrés Manuel se pronuncie sobre los feminicidios en México, donde las cifras oficiales marcan que todos los días son asesinadas 10 mujeres por cuestiones de género. Preguntan constantemente si alguien sabe si AMLO ya se pronunció. “Nada, aún nada”, contestan del otro lado. 

Mientras esperan, pasan lista. “¡Ingrid! Presente”. “¡Marichuy! Presente”. “¡Abril! Presente”. “¡Lesvy! Presente”. Un grupo de chicas lanza globos con pintura roja a la enorme puerta de madera del Palacio Nacional. Se estrellan y explota la pintura como si fuera sangre, la sangre de las que ya no están.

En los muros del Palacio se lee: “AMLO encubridor. Nos están matando”, “Pinche avión”, “La prensa lucra con nuestros feminicidios”. Fotografía: Alejandra Crail

Otra chica prende fuego al aerosol que trae en la mano y lo acerca a la puerta, repite la acción varias veces. Entonces una cascada de agua comienza a caer desde el marco superior de la puerta, la pintura se diluye y comienzan a escurrir cataratas de agua roja, “como un río de sangre” que baña el suelo y salpica los pies de las manifestantes. “No nos callarán”, se lee a un costado. 

Fotografía: Alejandra Crail

 

“NOS ROBARON TODO, INCLUIDO EL MIEDO”

La mañana del 10 de febrero de 2020, A” salió de su casa para ir al trabajo. Hizo la parada de costumbre: detenerse en el puesto de periódicos de afuera del Metro para leer los encabezados. En uno leyó “Fue culpa de cupido”, en otro “Descarnada”. Vio ahí, sin reparos, el cuerpo de una mujer joven, como ella, mutilada, herida. Se metió al Metro y rompió en llanto. 

Lloré mucho porque mi hermana sufre violencia por parte de su pareja y pensé que la próxima podría ser ella”
— A.
Lo mismo le pasó a J. cuando vio en Facebook que muchos de sus amigos compartieron la nota. “Lloré mucho porque mi hermana sufre violencia por parte de su pareja y pensé que la próxima podría ser ella”, dijo a EMEEQUIS. “No pude dormir, aun me cuesta trabajo dormir”, dice M. “Me reuní con mis amigas, lloramos y nos abrazamos. Me da miedo que mañana sea yo o alguna de ellas”, comparte R. 

La indiferencia también es complicidad”
El impacto que provocó el feminicidio de Ingrid Escamilla no fue sólo por la brutalidad de la agresión en su contra, sino por la difusión de imágenes sensibles posiblemente filtradas por elementos de seguridad, la publicación de las mismas en primera plana de periódicos de circulación nacional y la respuesta tardía de las autoridades mexicanas en torno a esto.

Fotografía: Alejandra Crail

Aunque la difusión del caso con una perspectiva revictimizante en algunos medios de comunicación ocurrió el lunes 10 de febrero, fue tres días después que la Secretaría de Gobernación, a cargo de Olga Sánchez Cordero, se posicionó al respecto. 

Me reuní con mis amigas, lloramos y nos abrazamos. Me da miedo que mañana sea yo o alguna de ellas”
Por medio de un comunicado dijo que investigará a los medios de comunicación que difundieron las imágenes del feminicidio de Ingrid Escamilla por violar lo que establece la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la cual señala que los medios deben favorecer la erradicación de todos los tipos de violencia y fortalecer la dignidad y el respeto de las mujeres. 

Mientras tanto, uno de los medios señalados, La Prensa, de Organización Editorial Mexicana (OEM) de la familia Vázquez Raña, manifestó en su portada del 14 de febrero un compromiso para modificar su lenguaje y método de cobertura. El compromiso llega a cinco días de la publicación que revictimiza a Ingrid, un día después del regaño de la Segob y en el marco de la manifestación pactada en las afueras de Palacio Nacional por los grupos feministas.  

IMPORTANTE
El tabloide “Pásala”, que tituló su portada “La culpa la tuvo Cupido” porque el feminicidio ocurrió “a una semana de San Valentín”, que es parte de Notmusa, no se ha pronunciado

“Ese 10 de febrero nos fuimos a dormir pensando que podíamos no despertar. Nos fuimos a dormir desoladas. La prensa hoy está aquí por el morbo, que las pintas, que las paredes, no para hablar de lo que importa, que nos están matando. Pero nos han robado todo, incluido el miedo. Y no, no nos vamos a callar”, grita por el megáfono una mujer que trae un pañuelo verde que le cubre parte del rostro. 

Fotografía: Alejandra Crail

 

“¡RIFA NO, JUSTICIA SÍ!”

La crítica de las manifestantes hacia el gobierno de Andrés Manuel López Obrador viene de la falta de pronunciamiento sobre el caso de Ingrid en su administración. “La indiferencia también es complicidad”, le gritan afuera de Palacio Nacional. “López Obrador, feminicida”, se escucha también entre la multitud. 

“Sal, te queremos comprar boletos para tu rifa”…

 

grita otra de las mujeres. Y es que esta semana, uno de los principales temas que acapararon sus conferencias mañaneras fue el de la rifa del avión presidencial y la cena con empresarios que tuvo el miércoles pasado para invitarles a comprar los boletos correspondientes. “El feminicidio de Ingrid le vino a ennegrecer su rifa”, comentan las chicas. 

Fotografía: Alejandra Crail

Fue hasta el 13 de febrero que el presidente tuvo que posicionarse tras la pregunta de un reportero de Notimex sobre el feminicidio de Ingrid. Yo, por principios, estoy en contra del feminicidio”, respondió. 

 

“Mi planteamiento es incluso que no se hagan modificaciones para reducir penas ni cambiar los tipos o causales, nada, que fue mi planteamiento cuando se procuró hacer una reforma, que no estaba pensada –aquí lo aclaró el fiscal– para tolerar el feminicidio; al contrario, para enfrentarlo con más decisión y rigor, pero como se malinterpretó, mi opinión fue: No nos metamos en eso, que se castigue, hay que pronunciarse para evitar el feminicidio”, dijo respecto a la propuesta del fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, de desaparecer la tipificación de feminicidio del Código Penal y homologarlo con el de homicidio. 

 

Ahí se mencionaron por primera vez las atribuciones de la Segob para sancionar a los medios que publicaron las imágenes filtradas del cuerpo de Ingrid. Fue hasta ese momento que Gobernación emitió el comunicado de que se haría cargo del tema. 

“Ya son más de la 8 de la mañana, llegamos a las 6 y el presidente no se ha pronunciado sobre los feminicidios en México, sobre la muerte de Ingrid. No le importamos”, grita en el altavoz una joven de unos 24 años.

 

A ese macho no le importamos”
Alguien avisa que Frida Guerrera, la activista que se ha dedicado a investigar y evidenciar los feminicidios en el país, está increpando al presidente sobre el tema. Las manifestantes piden silencio, cierran los puños y los levantan al cielo. Un par de encapuchadas ponen la transmisión de la mañanera en su celular y acercan el micrófono al megáfono y se escucha así la voz del presidente. 

“Estamos haciendo cosas todos los días, todos los días, para garantizar la paz y la tranquilidad. (…) No tengo ningún problema de conciencia”, le dijo. Frida no cedió: “Concretamente, ¿qué se está haciendo? ¿Por qué no se contempla la posibilidad de crear una Fiscalía Especializada en feminicidios?” El presidente improvisó un decálogo para responder a la activista sobre la violencia contra las mujeres, en ninguno habló de políticas públicas concretas para atender la problemática. 

Afuera las manifestantes comentaban:

“A ese macho no le importamos”, “¿Cómo va a parar esto, con magia?”, “Traidor de clase”, “No fuéramos empresarios…”

 

Las manifestantes apostaron por quedarse hasta que alguien saliera a atenderlas. La respuesta del presidente no les dejó satisfechas.

Fotografía: Alejandra Crail

Más tarde, personal de comunicación social salió a decirles que las recibirían en Palacio Nacional, pensaron que algún funcionario de alto nivel, con poder de toma de decisiones, hablaría con ellas. En realidad la cita fue con personal de Comunicación Social del Instituto Nacional de las Mujeres, una institución sin autonomía, sin capacidad de acción. 

“Así son, así han sido siempre. No les importamos, pero ya no van a tener nuestro silencio cómplice. Aquí no nos vamos a cansar de gritar hasta que nos hagan caso, hasta que dejen de matarnos. Por Ingrid. Por Marichuy. Por Abril. Por Lesvy. Por todas las que ya no están, por las que faltan en casa”. 

 


  • NOTA: EMEEQUIS omite los nombres de las manifestantes por la solicitud de resguardo de su identidad. 

@AleCrail

 

The Author

Emeequis

Emeequis

No Comment

¡Participa!