Guardianes de la Patria/ Taktika – LJA Aguascalientes
15/09/2020


Mazatlán, Sinaloa. 22 de febrero de 2014. El criminal más notorio del mundo, Joaquín Guzmán Loera, es rodeado por una falange de hombres que visten uniformes diseñados por pixel y están armados hasta los dientes. Uno de ellos, se comunica por radio. Minutos después, un hombre alto y enmascarado entra al sótano del Hotel Miramar y se coloca enfrente del delincuente.

Con un fuerte acento estadounidense, el hombre de la máscara oscura espeta: “¿Qué onda Chapo?”. Guzmán Loera abre los ojos como ostra y permanece callado. Su peor pesadilla se ha cristalizado: se capturado por los infantes de Marina y encarar a “los hombres de las Tres Letras”: la DEA, la Agencia anti-narcóticos.



Las escenas arriba narradas sirven como preludio al presente artículo, el cual pretende narrar la historia del Cuerpo de Infantería de Marina de la Armada de México y por qué ha vuelto a ser la punta de lanza en el combate al crimen organizado.

Desde su creación en 1821, la Infantería de Marina tuvo como misión principal “garantizar la seguridad marítima de las costas y puertos”. Durante el resto del siglo XX, los infantes vieron acción en las luchas contra: España, Francia y los Estados Unidos. En la primera mitad del siglo XX, participaron en la defensa de Veracruz contra el invasor estadounidense.

La situación cambió en 2006 cuando la Secretaría de Marina-Armada de México colocó, en 2006, un oficial de enlace en el Comando Norte –ubicado en la base de la Fuerza Aérea Peterson, ubicada en Colorado Springs. En 2007, “el alto mando naval ordenó la creación de 30 batallones destinados a garantizar la defensa exterior”1 y, de esta manera, contribuir a la seguridad interna del país. Esto significó que los 15 mil efectivos de la infantería de Marina –un tercio del personal de la Armada- se enfocaría en operaciones tierra adentro.

Asimismo, la cooperación en materia de seguridad entre México y la Unión Americana se aceleró luego de la firma de la Iniciativa Mérida –un acuerdo de cooperación en materia de capacitación y entrenamiento. Luego, en 2009, la Armada de México signó un acuerdo para “mantener en secreto todas las comunicaciones de inteligencia con los Estados Unidos”2.

Al mismo tiempo, los estadounidenses seleccionaron a la Infantería de Marina como su socio principal en México, debido a que era mejor “identificar a los pocos elementos clave y componerlos”. Es decir, “trabajar para mejorar las unidades de élite, usando elementos de las propias unidades de élite de los Estados Unidos como entrenadores”3.

A partir de entonces, los infantes de Marina se volvieron especialistas en la acción directa. Esto es la captura o supresión de objetivos de alto valor. Es decir, aquellos que “tienen un imperativo político y militar” porque requieren “técnicas clandestinas, encubiertas o de baja visibilidad y supervisión al nivel nacional”4.

Ejemplo de ello son una serie de operaciones encubiertas que atrajeron la atención mediática: la ejecución de Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, en diciembre de 2009; la eliminación física de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, en noviembre de 2010; y el abatimiento de Heriberto Lazcano Lazcano, el jefe de los Zetas, en octubre de 2012.

Asimismo, el Cuerpo de Infantería de Marina se ha visto involucrado en un proceso de internacionalización5: desde 2012 participan en los Ejercicios RIMPAC, las mayores evoluciones de guerra naval en el orbe6

Quizá la hora más gloriosa de la infantería de Marina ocurrió el 8 de enero de 2016 cuando, tras una denuncia ciudadana, las Fuerzas Especiales de la Armada -asesoradas por elementos de la famosa Fuerza Delta y del Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos- capturaron a Joaquín Archivaldo Guzmán Loera en la Operación Cisne Negro, ocurrida en Los Mochis, Sinaloa7.

Bajo la 4T, se decidió que la acción directa no era aceptable y se adoptó el lema: “abrazos, no balazos”. Sin embargo, eventos como el fallido operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo del conocido capo Joaquín El Chapo Guzmán y el asesinato de miembros de las familias LeBarón y Langford, impulsaron a la administración Trump para buscar un cambio de estrategia en el combate al crimen organizado en México.

Es probable que, en sus dos visitas a México, el fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, haya propuesto a sus contrapartes mexicanas que la acción directa, seguida de la extradición a la Unión Americana, volviera a ser incluida en la caja de herramientas de la 4T. Quizá esto explica la participación de los infantes de Marina en la detención de Ismael Quintero Arellanes, “El Mayel”, en enero del año en curso.

El escribano concluye: variados son los retos que enfrentan la Infantería de Marina: la piratería en el Golfo de México; la pesca furtiva en el Alto Golfo de California; y la lucha contra el crimen organizado. Sin embargo, los mexicanos podemos estar ciertos que los infantes de Marina “para México lauros” conquistarán “en la tierra, en el aire y en el mar” porque el “ejemplo de Azueta” seguirán “si a la Patria pretenden mancillar”. 

Aide-Mémoire. Consiga o no la nominación por el Partido Demócrata para la elección presidencial 2020, Pete Buttigieg es el futuro de su agrupación política. 

 

1.- Jesús Aranda, “Se reestructuró con Calderón la infantería de Marina para destinarla a la lucha antinarcoLa Jornada, martes 26 de julio de 2011, p. 16


  1. – Could Mexico’s version of the Marine Corps crush the Cartels? https://bit.ly/39mcA4G

3.- Robert D. Kaplan. Imperial Grunts: The American Military on the Ground. New York, Random House, 2005, p. 45

  1. – William McRaven, Case Studies in Special Operation Warfare: Theory and Practice. New York, Presidio Press, 1996, p.2

5.- En pie de combate la Armada de México https://bit.ly/38mm5kh 

6.- Mexican Marines drill with U.S., Canadian forces https://bit.ly/2vtajGs 

7.- JSOC´S Secretive Delta Force Operators on the ground for El Chapo capture https://bit.ly/39trKp0

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Joaquín Phoenix, la voz de las minorías/ Alegorías cotidianas
Next Diría poesía: Carmen Nozal 43 y De la palabra cacería

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Premia Departamento de Filosofía de la Autónoma de Aguascalientes a ganadores del XI Concurso Eticartel 2019

14/05/2019
Close