Por un mundo vegano, por un mundo mejor/ La columna J – LJA Aguascalientes
25/09/2020


 “Somos una especie muy extraña, que debe retomar la importancia en los derechos de las mujeres, generar equilibrios y hacer valer los derechos de todo ser vivo. Inseminamos a una vaca, una vez que nace su bebé se lo quitamos y le ordeñamos la leche que le ponemos a nuestro cereal”, Joaquín Phoenix.

Quién dijo que el ser humano es la raza dominante en esta tierra, quién nos dio el derecho de despedazar a la naturaleza y nos quitó la obligación del respeto por la vida. Aristóteles mencionaba en la ética Nicomaquea que el ser humano puede vivir en armonía con el medio ambiente. La cuestión económica puede tener su principio en la crematística. Es decir, acaso está condenada la especie a la destrucción masiva, creo firmemente que hay opciones por medio de las cuales el ser humano puede subsistir sin afectar a las demás especies. ¿Qué acaso la inteligencia no se define como la capacidad de encontrar soluciones?

Tal vez, simplemente no hemos tomado conciencia de lo que representa una alimentación basada en plantas, una dieta que no incluya animales. Existe un dogma social muy adentrado sobre cómo deben de ser muchas cosas, sin embargo, es cuestión de explorar alternativas que puedan traducirse en oportunidades.

 El autor Daniel Coyle esgrime que si a los niños se les explicara el proceso por el que pasan los animales antes de llegar a un plato de comida, la gran mayoría dejaría de comer carne. Es el nuevo holocausto de los animales, es como si fuera una película de terror sobre lo que sufren y a lo que son sometidos los animales, por ejemplo: las aves son inyectadas con un sinfín de esteroides con tal de que sean proporcionalmente mayores en sus proporciones, a las gallinas cuando están en los invernaderos o cadenas de producción las estresan con focos para que puedan producir más huevos, ante la desesperación, las gallinas comienzan a picarse unas a otras, de tal modo que la solución humana es cortarles el pico.

El veganismo se entiende como una postura ética en contra de la explotación animal, que incluye un consumo responsable en el que no se incluyan productos de origen animal; y que si bien es cierto no es necesariamente en cuanto a la dieta sinónimo de salud, si implica la prevención de muchas enfermedades; al respecto y dentro la economía neo liberal en la que vivimos, cabe reflexionar los siguientes datos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha afirmado que seis de cada diez enfermedades ya están relacionadas con lo que comemos, y las que más despuntan son la hipertensión arterial, el colesterol elevado, la deficiencia de hierro, el sobrepeso, la obesidad y la diabetes. Todas estas relacionadas con el consumo de carne.

La realidad que se vive en México, refleja una desatención en el tema de la salud, tenemos elevados rangos en cuanto a obesidad se refiere, tanto infantil como en adultos, aunado a eso vivimos en un contexto que tiene un consumo desmesurado y excesivo del medio ambiente, comparado con la concentración poblacional. El punto principal estriba en que estamos rompiendo las líneas de respeto en la naturaleza, y eso tiene consecuencias. El área de oportunidad que se extiende sobre cada sociedad es la capacidad que se puede tener para encontrar nuevos esquemas de autosuficiencia. 

El ser vegano o vegetariano no implica únicamente comer lechuga, por el contrario, existen platillos de gran calidad culinaria que incluso pueden confundir a quien consume carne con el sabor que se le puede agregar a platillos que no tengan contenido cárnico, opciones hay y hay muchas, en las cuales no se incluya acabar con la vida de un ser, alterar su esquema natural de producción, no es necesario el desequilibrio. Si somos una especie caracterizada por la conciencia y por la inteligencia, entonces debe de existir la consideración existencial a las especies que se consideran “inferiores”. “La vida animal, misterio ensombrecido. Toda la naturaleza protesta contra la barbarie humana, que se apropia, humilla, tortura a su compañero inferior”. (Jules Michelet)

Se nos puede clasificar como depredadores, o tal vez como cazadores, pero en donde vive el depredador también pueden vivir pastores, labradores y agricultores. Donde vive un cazador pueden vivir diez pastores, cien labradores y mil agricultores. El mundo puede ser mejor, siempre podemos mejorar a modo individual y social, respetar la vida es buen comienzo, hacer conciencia fortalece el camino del progreso y hacer uso de la inteligencia es la capacidad para ser sustentables y vivir mejor.

Estos son algunos nombres de famosos que han sido veganos o vegetarianos: Pitágoras, Da Vinci, Charles Richet, Edison, Tolstói, Tesla, Einstein, Dicaprio, Steve Jobs, McCartney, Gandhi.

El veganismo no es extremo, lo que sí es extremo es decir que amamos a los animales y comercializar con ellos como si fueran cosas, es utilizarlos para nuestro beneficio, es pagarle a alguien para que los torturen, abusen, mutilen y maten, porque simplemente nos gusta el sabor de sus cuerpos. 

In silentio mei verba. La palabra es poder.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous ¿Generación “X” o generación de los Ecolocos?
Next De rebote
Close

NEXT STORY

Close

Propone María Teresa Jiménez dar continuidad al apoyo a jóvenes de Aguascalientes

18/04/2019
Close