Segundo Concierto de Temporada/ Orquesta Sinfónica de Aguascalientes – LJA Aguascalientes
24/09/2020


No recuerdo hace cuántos años que no venía el maestro Juan Carlos Lomónaco a Aguascalientes, ya varios, la verdad. Es un gran director de orquesta, yo lo recuerdo dirigiendo la Orquesta Sinfónica Carlos Chávez en la Ciudad de México, actualmente dirige la Orquesta Sinfónica de Yucatán en Mérida y es uno de los grandes protagonistas de la dirección orquestal en nuestro país, una generación joven, entendiendo que el trabajo de dirigir una orquesta requiere, además de estudios eruditos en música, de años de experiencia, y él es parte de una generación de grandes directores mexicanos que engalanan este trabajo nada sencillo, hacer sonar una orquesta.

La noche del pasado viernes 7 de febrero, en el segundo concierto de temporada de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, el maestro Lomónaco se presentó en nuestra ciudad para dirigir un programa muy interesante, inició con la obertura Candide del compositor estadunidense Leonard Bernstein, después el concierto para violoncello y orquesta en do mayor de Haydn, el primero de los dos que compuso para el protagonismo de este instrumento teniendo como solista al maestro Ildefonso Cedillo, principal de la sección de violoncellos de nuestra Sinfónica. Después del intermedio tuvimos el verdadero placer de escuchar una de las obras de Tchaikovsky menos interpretadas, la Sinfonía No.1 en sol menor, Op.13. Considerando que el programa no es exactamente el más taquillero de la temporada, pensé que si bien habría un público fiel a la Sinfónica, la entrada no será tan generosa. No fue un lleno como la semana pasada, pero las butacas del Teatro Aguascalientes lucieron muy pobladas y finalmente la entrada superó por mucho mis expectativas. Fui al concierto acompañado por un buen amigo de juventud que vive en Las Vegas, Nevada y a él le gusta ir a la planta alta del teatro, dice que se ve y se escucha mejor y creo que tiene razón, así que nos instalamos en el segundo piso y me sorprendió ver tanta gente, me sorprendió y me satisfizo inmensamente, me da mucho gusto que la Sinfónica tenga tanto poder de convocatoria, eso, sin duda, son buenas noticias.

Leonard Bernstein, además de haber sido un gran director de orquesta y que representó uno de los mejores momentos en la larga historia de la Orquesta Filarmónica de Nueva York, lo debemos considerar también como uno de los grandes compositores de los Estados Unidos en el siglo XX, y fue con una obra de él, la Obertura de la opereta Candide compuesta a principios de la década de los 50 con la que inició el segundo concierto de la primera temporada de conciertos del año 2020 de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes.

Después de Candide se presentó en el escenario del Teatro Aguascalientes el maestro Ildefonso Cedillo para ejecutar como solista el Concierto para Cello en do mayor de Haydn. Gran músico el maestro Cedillo, lo considero uno de los plus de nuestra orquesta, no un lujo, porque los lujos suelen ser innecesarios, en todo caso un privilegio tenerlo aquí como principal de la sección de violoncellos de la OSA y en esta ocasión fue convocado para tocar como solista una de las joyas del violoncello concertante.

El concierto, enmarcado en el más ortodoxo clasicismo vienés requiere poco más de una veintena de músicos para su ejecución, cuerda reducida, dos cornos, y un par de maderas, así eran las orquestas en el siglo XVIII, se les conoce como orquesta mozartiana o de formación clásica y es el inicio de esta entidad maravillosa llamada orquesta.

Pues bien, el maestro Cedillo hizo una maravillosa ejecución d este concierto, yo no conocía las cadencias que interpretó, tengo un par de versiones de este concierto, las dos con cadenzas diferentes, me gusta mucho una versión interpretada por la cellista Ann Gastinel con los Solistas de Moscú, la solista es autora de la cadenza y encaja perfectamente con el lenguaje musical de Haydn, en este caso, el maestro Cedillo interpretó una cadneza que fue compuesta por el británico Benjamin Britten, las dos, tanto la del primero como del segundo movimiento, por cierto, el segundo movimiento es un delicioso adagio interpretado magistralmente por el maestro Cedillo. El concierto de Haydn, aunque respeta la estructura de tres movimientos, no sigue la fórmula convencional de un movimiento lento en medio de dos rápidos, es este caso inicia con un moderato seguido por un adagio y concluye, ahora sí, con un movimiento rápido. Sin duda, una interpretación solvente y completa, el solista contó con la seguridad que le da un buen trabajo desde el podio, en este caso el maestro Juan Carlos Lomónaco.

El concierto terminó con la primera de las seis sinfonías compuestas por el atormentado Tchaikovsky, se trata de una obra que no se frecuenta mucho en las salas de concierto de todo el mundo, generalmente de Tchaikovsky se ejecutan la cuarta, quinta y sexta, quizás con un poco más de presencia la tercera, pero la primera es muy improbable y la verdad no entiendo por qué, estamos hablando de una obra de juventud, es el opus 13 y su belleza es incuestionable, además sus hermosas líneas melódicas son abundantes en toda la partitura lo que hace que sea una obra muy amable para el oído.

La próxima semana escucharemos el poema sinfónico Oithona del mexicano Ricardo Castro, el Concierto para piano No.2 en la mayor de Liszt con el maestro Elías Manzo como solista. Además, la Sinfonía no. 8 en fa, Op. 93 de Beethoven. La batuta es del maestro Lanfranco Marcelletti, titular de la legendaria Sinfónica de Xalapa. Nos vemos si Dios no dispone lo contrario el viernes 14 de febrero a las 20:00 horas en el Teatro Aguascalientes.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Grandes atletas, ¿grandes héroes?/ Análisis de los cotidiano
Next Peligros del centralismo de los servicios de salud/ Así es esto
Close

NEXT STORY

Close

Canaco llama al consumo responsable para el Buen Fin

19/10/2016
Close