Opinión

Veolia, te detesto/ Alegorías Cotidianas

Después de tu falso cambio de imagen puedo ver, Veolia, que en el interior, eres aún la misma. 

Tus colores, tu nombre e instalaciones de cobro han cambiado pero la infraestructura, el personal, proceso de producción (disculpa que no sea el término preciso) continúan sin progreso, sin capacidad de respuesta, desperdiciando el agua y dejando sin servicio y esperanza a miles de usuarios.

Quisiera decirte que tú y yo hemos terminado, pero no puedo hacerlo por lo que entristezco y tengo que sufrir la carencia del vital líquido y las peripecias de un servicio que te convierte en una empresa tercermundista aunque vengas del primer mundo.

Pasamos meses en los que pagamos los días ¡que no tuvimos servicio! Sin importar que cada uno de ellos nuestra cisternas y tinacos hayan permanecido secas durante el mes entero.

También eres una tramposa, pues el cobro dice ser bimestral pero se paga mensualmente, jamás imaginé que los años pudieran tener 24 meses y no 12 como indica el calendario o es el cobro de CFE.

Podemos llamar infinidad de veces y tu respuesta es falsa, dices que ya están haciendo la reparación pero no hay nadie reparando la fuga o el pozo.

¿Cómo no puedes sentir remordimiento por los miles de litros de agua que se pierden por tu falta de efectividad? Aguascalientes tiene los años contados, no hay un sistema de reciclado de agua y a ti, a ti no te importa que el agua potable corra por las calles cual caballo sin brida.

Tú no sabes los periplos que vivimos por causa tuya, nos hemos bañado a jicarazos, con agua helada, hemos cargado cubetas con agua para el baño y la cocina y tú, tú nos cobras el servicio completo, sin una disculpa, una recompensa por los daños colaterales.

Como gitanos errantes hemos andado de casa en casa pidiendo el favor para poder tomar un baño, debimos gastar en comida preparada pues el cocinar y comer en casa conlleva lavar los trastes y no podemos hacerlo si no hay ni una gota de agua.

La salud es primero y para ello es necesario agua, para poder limpiar, lavar, asearse es insalubre y eso a ti no te interesa pues no envías cuadrillas a reparar las fugas o ingenieros a los pozos.

Sin importar quién te eligió para proveernos el servicio eres tú quien decide no ser eficaz, ecológica y productiva.

Los usuarios contigo tenemos una relación poco saludable, necesitamos ir a terapia para poder resignarnos a tener un servicio deplorable hasta el fin de nuestras vidas por tu falta de conciencia para cambiar lo que está mal y reestructurar para ser mejor empresa.

Ayer vi como los vecinos cercaban las camionetas y pedían la solución inmediata pues no importa si hay mil reportes debemos esperar días escuchar que cae agua y poder usarla.

Naturalmente que la carencia nos hace más responsables, pensar lo que pasaría si no hay una solución para renovar los mantos acuíferos, pero la humanización ante la posible catástrofe no quita que pagamos nuestra servicio y no tenemos agua.

Ante nuestro imposible rompimiento te recuerdo, Veolia, que el agua es un derecho y que me violentas si no lo ofreces o tardas en atender o no evitas que se desperdicie.

Mi obligación es pagar, reparar las fugas y evitar tirar el agua pero el tuyo es ser cada vez una empresa con un mejor servicio que demuestre su no comprobada clase mundial.

Deberías comprender que lo importante no era el renovar tu imagen sino la calidad de tu servicio, de tu equipo de trabajo así como materia prima para realizar lo mejor posible la distribución del agua así como la atención al cliente.

Aguascalientes somos todos y no te importa que no crezca y no tenga evolución por tu causa, el buen funcionamiento de una empresa no depende más que de la actitud y tú nos demuestras que no te interesamos y que esto, no mejorará.

Te detesto y he perdido por completo la esperanza de que esto algún día mejore, de que nos valores y nos cobres por lo que sí tenemos y no por lo que carecemos y padecemos.

Soy una usuaria como muchas decepcionada de tu cambio de imagen, de tus promesas rotas y tus discursos vacíos.

Te soportaré, porque no tengo otro remedio pero sufriré en silencio cada uno de los padecimientos que me haces vivir por tus actos impropios de una empresa que tiene sede en un país tercermundista.

Olvidar, no puedo ¿cómo hacerlo? Si me siento como personaje de una tragedia cíclica sin un futuro esperanzador.

Me indigna el trato que recibimos, la poca efectividad y lo mucho que se pavonean mientras sus empleados duermen a la sombra de un árbol plácidamente durante su jornada laboral.

Te reitero ¡terminamos! Aunque no sea cierto, aunque nuestra relación parezca efímera, aunque solo libere la frustración de mi corazón.

Je te detéste!!! por si no entiendes en español nuestras quejas, te detestamos por una y mil razones y no te importa, no te importamos si somos para ti solo unos usuarios, solo unos pobres sin agua, sin ilusión, sin servicio.

 

Laus Deo

@paulanajber

The Author

Paula Nájera

Paula Nájera

No Comment

¡Participa!