06/06/2020


Este lunes 9 de marzo, miles mujeres pararemos, algunas dejaremos el espacio público, no asistiremos a las escuelas o a nuestros puestos de trabajo, dejaremos de hacer las labores del hogar, algunas otras no podrán sumarse a la huelga, pero portarán los colores negro y morado como símbolo de hartazgo y de solidaridad. Me parece increíble que tengamos que explicar que este ejercicio político es legítimo, pues se hace para visibilizar los miles de asesinadas y desaparecidas en este país.

¡Vaya! Esta convocatoria está provocando muchas reacciones interesantes de analizar. Por ejemplo, hay quien dice que las movilizaciones son una conspiración en su contra, como si las mujeres no tuviéramos la capacidad de sentir enojo y organizarnos para exigir justicia, que ganas de seguir etiquetándonos como seres sin autonomía, por cierto el movimiento feminista entiende que la situación actual es resultado de una serie de procesos sociales, históricos y políticos que se han estado cocinando a lo largo de muchos años, muchos sexenios, nada de conspiración, es un reclamo, que claro que es hacia la persona está al frente del Estado, es un reclamo de miles de mujeres conscientes y rabiosas, pero pareciera más importante declarar la situación un asunto de particulares por el poder, que poner manos a la obra para atender una emergencia nacional, lo único que esa actitud deja claro es que no se tiene conocimiento acerca del movimiento feminista que tiene en México décadas trabajando, y claro, que pareciera más importante seguir midiendo quien la tiene más grande, en lugar de considerar la vida de las mujeres y niñas como algo importante de garantizar. 

Pero en lo local, también tenemos a quienes quieren tratar a las mujeres como tontas, navegando con bandera de muy aliadas de la sociedad civil. A ver, alguien que les explique a la presidenta municipal y a las regidoras, que nada tienen que andar queriendo protagonizar la marcha convocada por los colectivos de mujeres, si quieren ser solidarias pues pudieron haber asistido sin declaraciones mediáticas de por medio, o a poco creen que el decir que su asistencia no es un tema político, de hecho, este es un tema político, lo personal siempre tiene eco político, y por lo tanto resulta contradictorio que ostentan puestos de poder en el estado, salgan a marchar para exigirle cosas al estado, desviando la atención hacia sus figuras personales, en lugar de permitir que las voces jóvenes desde sociedad civil sean escuchadas.

Lo que es innegable, es que lo lograron, las feministas lograron levantar olas, si bien hace unos años vivimos la primavera violeta, ahora vemos cientos de mareas moradas que se convirtieron en tsunami, y que nadie va a poder parar. 

Es tanta la conmoción que la convocatoria a huelga ha causado, que muchas empresas e instituciones se han “sumado” a “apoyar” el paro, tal vez piensen que eso les da una imagen socialmente responsable, a lo mejor creen que con eso logran despolitizar la rabia organizada de miles de mexicanas, pero les tengo una noticia, las mujeres vamos a parar, porque para una huelga no se pide permiso, si se quieren sumar algo, que no sea con un comunicado pedorro, mejor den condiciones de trabajo justas, erradiquen el acoso sexual en sus espacios, hagan trozos el techo de cristal que han reforzado.

A todas las que van a parar el lunes, ¡gracias! A las que no pueden parar no se preocupen, esto se trata de solidaridad con las otras, ya hacen una gran labor todos los días.

@KarinaPizarnik

 


Show Full Content
Previous Terán vence a Napoleón III (5)/ Cátedra
Next Los gigantes de la NBA/ Marca textos 

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

La nueva reforma educativa no quita el hambre / Alegorías Cotidianas

04/09/2017
Close