La Purísima Grilla

La Purísima… Grilla: El último de los bohemios

Resurrección. El afán de la primicia ha logrado que en México se tengan (hasta el día de ayer), 82 casos detectados de infectados de Covid 19, ningún fallecido y un resucitado, la noche del domingo, Joaquín López-Dóriga informó sobre la muerte por coronavirus del primer mexicano, José Kuri Harfush, director del Grupo Financiero Inbursa; de acuerdo a las primeras versiones, Kuri Harfush llegó de Vail, Colorado, en el mismo vuelo que Jaime Ruiz Sacristán, presidente de la Bolsa Mexicana de Valores, quien también dio positivo por la enfermedad. La noticia fue desmentida al poco tiempo por la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, el empresario seguía vivo, aunque en estado crítico. Ahí podría haber quedado, en una lamentable pifia de Joaquín López-Dóriga, de la que tendría que haberse hecho responsable ante su audiencia, y ya. No fue así, López-Dóriga explicó que si había dado por muerto al empresario fue tras verificarlo con dos fuentes cercanas a la familia, insistió en mantenerlo así, justificando su paparrucha, en especial porque su mentira fue usada de pretexto por el presidente Andrés Manuel López Obrador para, en vez del Covid-19, hablar de las mismas cosas de siempre.

Zopilotear. López Obrador, tras mencionar que fue a través de Joaquín López-Dóriga que se enteró de la supuesta muerte de José Kuri, se lanzó contra los medios de comunicación, que porque (algunos, no todos) están molestos porque antes no pagaban impuestos, que porque recibían mucho dinero de publicidad y estaban subvencionados e hizo un llamado a los medios para que no politicen la pandemia, “no mezclar lo que tiene que ver con el interés general, en este caso la salud del pueblo, no zopilotear, actuar con ética, con responsabilidad”. Así le fue a López-Dóriga en las benditas redes sociales, se volvió tendencia en Twitter y arrasaron con él… Así funciona el mecanismo de “protección” del presidente, lanza un hueso y miles de perros van a por él.

Rastreros. En Aguascalientes aún estamos lejos de que eso suceda, sí, hubo un tiempo que que hubo zopilotes como los que describió el presidente, pero desde hace un buen rato sólo tenemos chantajeadores rastreros, como José Luis Morales y los calumnistas de la vieja guardia, ahora refugiados en paginitas de Facebook, a los que les alcanza con la limosna que le dan en los palacios de gobierno para replicar sus boletines; sin embargo, estas alimañas reptan en los grupos de WhatsApp y desde ahí, hacen todo lo posible para ganar notoriedad, hagan de cuenta con son la tía solterona que manda gráficos de Piolín, nomás que disfrazado de información, con ellos debemos tener mucho cuidado, porque con una facilidad mezquina, se suman los suspirantes para culpar a Martín Orozco Sandoval o María Teresa Jiménez Esquivel de cualquier cosa que se les ocurra, si hay desabasto de papel de baño o si no se han tomado las mismas medidas precautorias que en el Congo Belga, todo con tal de quedar bien, caravanosos zopilotes, a ellos y a sus chat, aplíqueles el aislamiento social, por salud.

Aislamiento social. Ya que estamos en esto de hacer conciencia sobre la situación de México con el Covid-19, y que la petición sobre el aislamiento social ya está floreciendo en muchos ámbitos como medida para mitigar la propagación de la pandemia por todo el territorio nacional, también deberíamos hacer conciencia en que no todas las personas podrán aislarse. Hace apenas unos días señalábamos que, precisamente, no todas las mujeres del país podrían parar el 9M porque su situación no se los permitía y vemos que lo más probable es que serán estas mismas mujeres las que no podrán aislarse y hacer home office o tomar clases en línea o faltar al trabajo. Porque como la realidad está más allá afuera de internet, por ejemplo, debemos observar como sociedad el caso de las trabajadoras domésticas, que deberán acudir a las casas a realizar las labores, lo que implica traslados y la salida a los mandados, ¿usted está dispuesto a pagarle sin que asista y corra riesgos?, por esa misma conciencia social de la que hablamos; y a las dependientas, a las cajeras que todo el día están en contacto con manos y dineros, a las trabajadoras de las maquilas que si dejan de trabajar no ganan, a las que tendrán que cuidar niños ajenos mientras los propios se las arreglan, ¿sus empresas apoyarán? Por fortuna la pandemia no se ha extendido a otras latitudes y nos mantenemos en fase 1, pero como de prevención se trata, deberíamos preguntarnos cómo se está llevando el tema en los centros de salud municipales, entre la gente más precarizada y con menos oportunidad de información de las comunidades. Y en el municipio capital, otro ejemplo: las trabajadoras sexuales, en el esquema moral y de higienización que se tiene en el ayuntamiento, ¿alguien ya estableció medidas preventivas en la Zona de “Tolerancia”? ¿Cuáles serán en los Ceresos del estado con la población y sus visitas? Porque un tema como de este de salud pública no es solo para la clase privilegiada, sino para toda la población, ¿o qué? ¿De la población más vulnerable del estado no va a hablar Miguel Ángel Piza en su informe diario? ¿O esperarán la Fase 2 para atender a personas en situación de calle, en anexos, hacinadas…?

Nomás hay que recordar que el “nueve ninguna de mueve” trajo un impacto económico más grande para el país que la derrama anual de la Feria Nacional de san Marcos para Aguascalientes, según calculó Gerardo Sánchez, integrante del Colegio de Economistas de Aguascalientes, al señalar que según los cálculos previos de la Cámara Nacional de Comercio, señalaba que las pérdidas serían de 26 mil millones de pesos, ahora saben que fue de 35 mil 700 millones de pesos lo que le costó al país esta manifestación en protesta contra la violencia feminicida que sufren las mujeres en México, mientras que cada año la derrama por la verbena abrileña es entre los siete y los nueve mil millones de pesos, aunque en el 2019 se presumió que la derrama fue superior a los 9,5 mil millones de pesos. En otros datos por el diario El Economista, señala que el impacto económico que tuvo el paro de mujeres el lunes 9 de marzo fue de al menos 37 mil 600 millones de pesos, según informó Artemisa Montes Sylvan, fundadora y Directora Ejecutiva del Observatorio Mexicano de la Crisis.

Raspado, muy raspado y regañado salió Claudio Jairo Bañuelos después de intentar entrevistar a Gabriel García Hernández, coordinador de los delegados, primero por intentar que en vez de hablar de la coordinación de los delegados informara sobre las medidas del Gobierno Federal contra el Covid-19; luego el funcionario federal le volvió a dar un coco a Claudio Jairo por no conocer las medidas de preventivas y lo mandó a ver la mañanera; pero el momento en que le ganó Gabriel García fue cuando el reportero mencionó que el superdelegado en Aguascalientes tiene una denuncia, pues permitió el lucimiento de García Hernández: “no se dice superdelegado, eso es de los conservadores”, y al referirse a Aldo Ruiz Sánchez indicó: “Sé que ya llegaron a las últimas instancias y declararon improcedente toda esa supuesta investigación que no tenía nada más que calumnias”, duro a la cabeza. Gabriel García puso las manos al fuego por Aldo Sánchez.

Jedi. Y con la declaración de García Hernández volvemos a la mañanera, pues es ahí donde el único que desde el Gobierno Federal puede hablar del coronavirus en México, Hugo López-Gatell Ramírez, quien debe sentirse por las nubes porque ayer López Obrador lo declaró como el único dueño de la correa presidencial, el presidente dijo que se ajustaba al protocolo de salud, que si era necesario se hacía la prueba del coronavirus, es más, responsabilizó al subsecretario de sus giras, que sólo las cancelaría cuando López-Gatell Ramírez se lo indicara. Subido en ese banquito, el subsecretario de Salud, la derramó con ganas, con lambisconería que le pegó directamente a su credibilidad, el funcionario le deseó al presidente una enfermedad: “Le voy a decir una cosa muy pragmática: casi sería mejor que padeciera coronavirus, porque lo más probable es que él en lo individual, como la mayoría de las personas, se va a recuperar espontáneamente y va a quedar inmune y entonces ya nadie tendría esta inquietud sobre él”, chas, qué duro. Pero el momento sublime del servilismo de Hugo López-Gatell fue cuando con intensidad amorosa sólo vista en el bigote de Lord Molécula, el subsecretario negó que López Obrador pudiera ser una fuente de contagio, porque “La fuerza del presidente es moral, no es una fuerza de contagio”…. Guau, ahora sabemos que López Obrador es un jedi, de esos de Star Wars.

La del estribo. Pero sabemos que Andrés Manuel López Obrador es lo que él quiere ser y no lo que los otros digan, y el presidente es un bohemio, un loco romántico, el cantante de bolero que México esperaba, digno sucesor de José José, compositor a la altura de Juan Gabriel, uno de esos locos bajitos de los que canta Joan Manuel Serrat, ¿no nos cree?, lea la declaración de los propios labios presidenciales: “Mire, yo deseo con toda mi alma que no nos afecte el coronavirus, lo deseo. Van a decir que soy un idealista, un soñador romántico, Quijote, irresponsable, pero saben que quisieran algunos adversarios que yo dijera lo contrario. Imagínense cómo serían las ocho columnas, o sea, la noticia: ‘Nos va a afectar el coronavirus en la economía’. No, no deseo eso. Yo quiero que los sueños se conviertan en realidades y tengo el sueño de que nuestro pueblo no va a padecer, no va a sufrir, y eso es lo que quiero que se convierta en realidad, quiero que nuestro pueblo sea feliz, feliz, feliz”. Aaah, qué tierno, por mi madre, bohemios, nos leemos mañana.

@PurisimaGrilla



The Author

La Purísima Grilla

La Purísima Grilla

No Comment

¡Participa!