06/06/2020


Desde hace siglos existen profesiones que fueron tomadas por las mujeres como un área de trabajo, si no exclusiva, sí preferente: las enfermeras y las maestras. Y desde entonces a la fecha, son damas quienes ejercen preferentemente esta noble tarea. ¿Y qué tiene que ver eso con la Salud Mental? En estudios realizados en un grupo de instituciones de educación superior en Barcelona hace dos años se encontró que de entre toda la plantilla médica de un hospital, la persona más cercana al paciente es la enfermera. Es ella quien además de medirle los signos vitales y darle los medicamentos, es quien escucha al enfermo, le consuela, le transmite los mensajes de sus familiares, le traduce el complicado lenguaje de los doctores y es quien poniéndole la mano en la frente lo tranquiliza y da esperanzas. 

Las maestras desde hace muchos años son las que han detectado los trastornos del aprendizaje en los niños. Hace apenas dos años, cuando inició sus operaciones el Centro de Salud Mental Infantil “Cielo Claro” los casos de Déficit de Atención, Trastornos del Afecto e Intentos de Suicidio fueron enviado al centro por las profesoras de primaria de las escuelas vecinas. Y esto ha venido ocurriendo desde hace siglos. Aquí en Aguascalientes se creó en el año 1982 el Centro de Diagnóstico de Trastornos del Aprendizaje, una idea muy innovadora. Consistía en que la profesora de primaria que detectara una dificultad para aprender en alguno de sus alumnos, lo enviara al Centro y allí era atendido por médicos, psicólogas y maestras de educación especial que encontraban la causa del conflicto y se le daba el manejo adecuado. La primera directora fue la profesora Elsa Olivares de Landín. Funcionó de manera excelente, hasta que la burocracia y los cambios políticos hicieron lo que hacen siempre, terminar con las buenas ideas. 

Las otras profesionales que son predominantemente mujeres son las psicólogas. La carrera de Psicología en nuestro Estado egresó en 1999 a las primeras profesionistas. Algunas de ellas fueron el equipo fundador del Centro de Salud Mental “Agua Clara” que entonces fue el primero de su estilo en todo el país y actualmente sigue siendo una institución pionera en Salud Mental a nivel nacional. Han crecido las instituciones de educación superior y existen varias universidades que ofrecen la carrera de Psicología. El alumnado es preferentemente femenino. Y con ello se garantiza el humanismo en la atención al paciente con trastornos emocionales, porque indudablemente las mujeres suelen ofrecer una calidez, una afabilidad y una emotividad en la terapia psicológica que es difícil encontrar en los caballeros. En el Siglo XXI, se está viendo otra modificación en el panorama profesional, todas las escuelas de Medicina en el país tienen mayor número de estudiantes mujeres. En el curso de los próximos veinte años habrá más médicas que las que tenemos hoy. Seguramente mejorará la calidad humana en la atención. Gratitud plena a las maestras, enfermeras, psicólogas y médicas que han elevado la calidad de la atención en Salud Mental.

 

hecgrijalva@hotmail.com

 


Show Full Content
Previous La Purísima… Grilla: Muchas más
Next La movilización feminista en tiempos de hartazgo

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

La pobreza pega a los habitantes de Cosío, Aguascalientes

12/12/2018
Close