Logramos #UnDíaSinNosotras/ Alegorías Cotidianas - LJA Aguascalientes
25/02/2024

Se calcula que más de 500 mil de nosotras nos fuimos a paro el #9M, 160 mil más de las que se había calculado en días anteriores.

Por mi parte, me siento muy orgullosa de mis mujeres pues no cayeron en la tentación de usar las redes sociales.

El objetivo de no consumir redes sociales se logró y fue mayor al número de mujeres en paro y eso incrementó el éxito del movimiento. 

Recibí notificaciones durante el día y no abrir ninguna fue todo un reto. Tampoco imaginé pasarlo ciento por ciento sola, sin noticias del exterior, por lo que el evitar la comunicación por completo fue sustancioso.

Escribí aún sin tener un verdadero contacto con alguna mujer, pues de alguna manera somos respetuosas del movimiento y laboralmente hay temas que no se tocan. 

Es notable que es el inicio de un cambio, sabemos que nos encontramos ante un hecho histórico en lo micro y lo macro en nuestro país.

Separadas es fácil atacarnos, minimizarnos, pero unidas somos imparables. 

Es un movimiento que no termina pues en cuestión de igualdad, justicia aún, aún nos falta mucho.

Decidí, aceptando todo lo que conlleva, sumarme al paro #9M con la intención de concientizar sobre la pérdida de mujeres por causa de la violencia de género.


Según el Génesis (1,27) “Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó” y en la Biblia la mujer es amada y mimada pues gracias a ella viene la redención del hombre y por tanto es el testimonio del amor de Dios.

Sin embargo, pese a nuestra creación las mujeres vivimos sin libertad, oprimidas, poco valoradas debido a las costumbres con las que como sociedad fuimos educados. 

Políticos y otros movimientos quisieron cambiar el sentido del paro, pero no, no es un movimiento politizado ni en pro del aborto sino únicamente de la violencia de género, ya lo ha explicado López Dóriga en su noticiario cada día, así como las Brujas del Mar, el grupo feminista que inició todo esto y que, sin financiamiento alguno, gracias a las redes sociales, ahora es reconocido internacionalmente.

Entrando en materia, como activa defensora de los derechos propios y de mis mujeres, considero que de nada sirve las palabras sino hay acción y el apoyo no se demuestra sino con hechos. Como miembros de la sociedad necesitamos saber que estamos respaldadas y al no percibirlo nos unimos en un solo cuerpo y voz.

Rosario Castellanos aseguraba que “cada día, una mujer gana una batalla para la adquisición y conservación de su personalidad”, de su entereza y actualmente de su vida mientras que las dificultades a las que se enfrentaron las mujeres al no tener claro el apoyo en sus empresas e instituciones coartó la libertad de participar de muchas en el paro.

Este hecho es como el viacrucis que viven las víctimas de violencia cuando deciden denunciar y ante la tramitología, los malos tratos del personal a cargo de las denuncias y la poca intervención de las autoridades finalmente desisten en el intento de buscar la justicia por medio de la ley.

Los agresores necesitan saber que las mujeres tienen apoyo y son respaldadas. Tal vez es un acto muy descabellado pero muy simbólico para nosotras pues se necesita un ambiente de confianza y seguridad para poder denunciar el acoso sexual, abuso de confianza, la intimidación, el poder mal ejercido, la violación y el resto de las manifestaciones de la violencia de género. Bien lo dice Isabel Allende “hay que terminar con toda clase de violencia que sufren las mujeres”, por lo que es importante el aplicar los protocolos y ejercer acciones de protección para las víctimas y en ocasiones también de familiares.

No necesitamos mirar fuera del Estado para darnos cuenta de que es importante solo aquí comenzar una historia nueva. Si Jesús en un solo acto cambió la vida de una mujer al defenderla, unidas y unidos podemos generar un ambiente positivo.

Simone de Beauvoir creía que “la vida tiene valor siempre que valore la vida de otros, a través del amor, la amistad, la indignación y la compasión” si nosotras en la sociedad no encontramos eso estamos a merced de perecer al no ser valoradas y minimizar las manifestaciones de violencia que se ejercen.

Las mujeres en Aguascalientes somos la materia prima y la fuerza de trabajo, la joven Malala al arriesgar su vida nos demostró que hay que luchar por la educación y las instituciones educativas seguras, libres de violencia de tal manera que si la premisa de “un niño, un profesor, un libro y un lápiz pueden cambiar al mundo” imagine usted, querido lector, lo que sería una mano confiable que dé seguridad y respalde a las víctimas de violencia de género en nuestro entorno.

Luchar en contra de la violencia de género nos hace arriesgar nuestra propia vida (y en mi caso hasta el trabajo) pero vale la pena sin con ello salvamos vidas con la premisa de la Madre Teresa de Calcuta: “aunque me duela, aunque no pueda, aunque me muera”.

¿Por qué me fui a paro este 9 de marzo de 2020? Es muy sencillo, porque me amo a mi misma, mi madre, hermanas, suegra, sobrinas, tías, amigas, alumnas.

Quizá mi ausencia y la de algunas de nosotras no se percibió pero cuando la pérdida es total y real jamás se olvida la presencia y ausencia de esa mujer.

Gracias a todas por este gran movimiento, por dar el salto al cambio y espero los conservadores, con un discurso tan, tan religioso puedan entender que nuestra causa es legítima, genuina y seguiremos haciendo historia.

 

Laus Deo

@paulanajber

 


Show Full Content
Previous Pintas, violencia, feministas/ Cocina Política 
Next La Purísima… Grilla: Desmiente Martín Orozco a LJA.MX
Close

NEXT STORY

Close

Deshojando la margarita / La Purísima… Grilla

10/10/2016
Close