Apología de los policías/ Así es esto  - LJA Aguascalientes
03/08/2020


El arquetipo del policía corrupto en México se fue gestando durante los años de mayor podredumbre de la burocracia en nuestro país, en aquel priismo de los setentas y ochentas: no se trataba exclusivamente de la fuerza policial, sino que existía una corrupción transversal que empapaba todos los ámbitos gubernamentales; sin embargo, el policía es quien más convive con el ciudadano y en esa medida se transformó en el símbolo colectivo o popular de los actos deshonestos, el Negro Durazo es el ejemplo y la cúspide de ello. 

Atento a tantos años de creación de un mito que trasciende en todas las capas sociales, el policía hoy en día termina siendo estigmatizado, sancionado social y principalmente de forma mediática, antes de cualquier investigación y conociendo los hechos a medias. Pensemos en el caso de los que arrestaron a unos extranjeros en Calvillo hace unos días o los que mataron a un perro que los atacó en la Ciudad de México: siempre agredidos mediáticamente a priori, me hubiera gustado conocer lo que pasó en su integridad, me gustaría que antes de cualquier pronunciamiento, se hicieran las investigaciones correspondientes. 

Es cierto que hay malos policías, sin embargo, a partir de la llamada guerra al narco comenzó la profesionalización de los cuerpos policiales que han arrojado a un elemento de carrera, con su título, capacitado y con otra forma de ver lo que significa ser un preventivo. Otro mito: se sigue hablando en la vox populi que el policía es panzón, lo cierto es que basta con observar a la mayoría de los elementos para ver que relativamente se mantienen en forma y ha quedado en el pasado ese gordo agente. 

En lo personal, en los últimos años he vivido experiencias positivas cuando me veo inmiscuido con ellos; hace un par de meses me infraccionaron por conducir llamando por teléfono (mea culpa, ya pagué la sanción) y fue sumamente respetuoso y apegado a un protocolo y a derecho; hace unas semanas mi familia sufrió la ponchadura de dos neumáticos en el pésimo libramiento de Aguascalientes, y cuando llegué ya estaba un oficial apoyando en todo lo necesario. Vemos además en medios su compromiso social: salvando bebés abandonados, ayudando a mujeres en el parto y un largo etcétera. 



A pesar de las acciones correctas, los hechos malos pesan más que los buenos. Por ejemplo, entro a una fan page de Aguascalientes dedicada a la nota roja, hay una noticia sobre un bebé que se atragantó y fue salvado por policías que lograron desobstruirle las vías respiratorias y lo llevaron al hospital: 60 comentarios, casi ninguno reconociendo el mérito de los agentes. En cambio, en este mismo medio reviso la noticia de los policías que arrestaron con uso de la fuerza en Calvillo: 280 comentarios, casi todos hablando pestes de los policías.

También me ha tocado darle clases en la carrera de derecho a una gran cantidad de policías que buscan superarse aprendiendo leyes, por ejemplo en la Escuela de Negocios de la Universidad Cuauhtémoc, tuve el privilegio de compartir aulas con algunos que ahora se han titulado y son además de policías, abogados, recuerdo con cariño y por su entrega a Rubén Atilano, Guillermo Olmos, Julián Paz y Eduardo Larios. En el Tecnológico Universitario de Aguascalientes les di clases a varios, recuerdo a Gustavo Campos y Javier Rivera, quienes aún estudian y tengo claro que van a terminar su licenciatura. Son varios a los que les he impartido cátedra, perdón si no menciono a todos, lo cierto es que entre más se capaciten mejor servicio a la ciudadanía, me fascina que los policías estudien derecho.

Entiendo, estoy seguro, que también hay elementos malos, pero parte de hacer ciudadanía es justamente tratarlos con respeto y pedirles que cumplan con los protocolos de ley; y por el contrario, si son malos elementos o corruptos, denunciarlos, no sirve de nada hablar mal o postear cosas en redes, porque eso provoca que se destruya una institución tan importante como la policía, el verdadero quid es ir por las personas que no cumplen con sus funciones, a través de mecanismos legales y así ir construyendo día a día una mejor policía.

rubendiazlopez@hotmail.com

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous ¿Transparencia y/o Corrupción en el sector salud? / Arcana Imperii 
Next #ElTwitazoLJAMx 

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

LJA 04/01/2019

04/01/2019
Close