Sociedad y Justicia

En Aguascalientes, a trabajadores del ICA no se les ha permitido acatar la cuarentena por COVID-19

  • Acusan al ICA de querer aparentar productividad, justificar que se hace algo a pesar de no tener actividades
  • Actividades culturales no son indispensables según el DOF

 

Denuncian trabajadores del Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA) que, a pesar de que el decreto de emergencia sanitaria no considere su actividad como esencial, se les obliga a asistir a sus lugares de trabajo y sin tener alguna actividad asignada, van a calentar la silla durante ocho horas.

Según información publicada en el Diario Oficial de la Federación este lunes, en resumen, las actividades que son esenciales y que no podrían parar durante esta contingencia sanitaria son las relacionadas a la producción de acero, cemento y vidrio, de tecnologías de la información, empresas de mensajería, de comercio electrónico y las relacionadas con el suministro de energía. Por consiguiente, algunas secretarías e institutos de orden gubernamental tampoco se pueden detener como lo es el sector Salud, Seguridad Pública y Servicios Públicos.

El trabajo del ICA es muy loable en materia de promoción cultural, pero la realidad es que gran parte de actividad cultural presencial ha quedado suspendida. Los museos ya han cerrado para evitar la conglomeración del público, actividades como talleres y clases han sido suspendidas en su totalidad, sin embargo, gran parte del personal administrativo debe de seguir asistiendo a pesar de que no tenga actividades laborales en el día.

Ante esta situaciones, varios trabajadores del ICA, principalmente de la Dirección de Museos y Galerías, han manifestado su preocupación por el tener que abandonar el aislamiento para tener que asistir a sus trabajos en donde son pocas las medidas sanitarias que se implementan, además de que sólo se les provee de gel antibacterial y no hay cubrebocas.

“No entiendo para qué nos quieren en las oficinas si todas las actividades están canceladas, literalmente nos están pagando para calentar la silla por ocho horas. No entiendo la necesidad de las autoridades de justificar que se está haciendo algo, muchos podrían ser más productivos desde casa. Tienen una política obstinada de aparentar productividad a pesar de que la cultura pública no es una empresa lucrativa”, externó uno de los trabajadores.

El personal se mostró preocupados por su salud, pues temen que al acudir a sus trabajos o en el trayecto sean contagiados, en la calle o al tomar el camión urbano, por lo que piden que se implementen medidas como home office o una asistencia escalonada a los lugares de trabajo

A pesar de que aseguró el ICA que se ha comenzado a trabajar desde casa, trabajadores de esta dirección externan que no se les ha permitido laborar de esta manera y que les ha obligado a asistir a sus áreas de trabajo en donde no hay mucho qué hacer.

Según los inconformes, aquellos trabajadores que deseen faltar para poder aislarse, deberán acudir a una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social para ser valorado y analizar si es apto para una incapacidad.

También señalaron se les ha amenazado con que, de suspender labores, esos días serán considerados como vacaciones y no como descanso por contingencia, a pesar de que, según el artículo 25 de la Ley Federal del Trabajo, las vacaciones deben de ser acordadas entre el trabajador y el patrón; y las establecidas en el capítulo VII del título séptimo.



The Author

Gabriel Soriano

Gabriel Soriano

No Comment

¡Participa!