La Purísima Grilla

La Purísima… Grilla: Pies de barro

El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

Desaliento, preocupación, enojo, decepción… son varios de estos calificativos que el sector empresarial y sindical expresó a la prensa luego de que el pasado domingo conocieron el Quinto Informe Trimestral y el Programa Emergente para el Bienestar y el Empleo para México, un discurso sin plan, calificó Jael Pérez Sánchez, quien a pesar de su capacidad de encontrar el lado amable a cualquier situación dentro de sus análisis, en esta ocasión de plano no lo logró ver, sólo el anuncio de incremento de contrataciones de médicos y enfermeras. El economista observó que López Obrador no le habló a los micro, pequeños, y medianos empresarios; ni les hablo a los que saben de economía, solo al grueso de la población sobre la que sustenta su base de votación y que celebra su retórica, a pesar que en una crisis como la que se ve venir, justo lo que se genera es más pobreza a pesar de que el presidente dice proteger a los pobres. “Lo que vemos es que incrementará la pobreza y desigualdad, con tasas de desempleo altas y la disminución de inversión para este año; la actividad económica va a ser menor. ¿De cuánto será la crisis, el decrecimiento?, no lo sabemos, pero hay pronósticos que van desde el dos al nueve por ciento, vive como el Principito en su micro mundo, así lo veo”, señaló Jael Pérez Sánchez, a quien difícilmente se le podrá refutar su análisis, a menos que uno se declare uno de los tantos millones de mexicanos que sí le creen todavía a López Obrador.

No es para menos el desaliento, en su conferencia matutina el presidente básicamente dijo que si no entendemos que sí hay un plan es porque no queremos verlo y debemos formarnos en la fila de los adversarios, porque según los cálculos de López Obrador su plan sin plan va a ser ejemplo para muchas partes del mundo, y no sólo eso, es posible que el domingo el presidente haya asegurado chamba para después de que desaloje su depa en Palacio Nacional, más de algún país lo ha de contratar como vidente, pues declaró que el plan sin plan ya estaba en el Plan Nacional de Desarrollo (nunca específico cuál, si la cuartilla de propaganda que redactó él mismo o el que le botó a la basura a Carlos Urzúa) porque él ya lo había previsto: “Nosotros nos adelantamos, ya sabíamos. Esto es lo que está en el Plan Nacional de Desarrollo, no es algo nuevo, es profundizar lo que ya está en el Plan Nacional de Desarrollo porque nosotros, no lo olviden, dijimos que ya no íbamos a seguir aplicando la misma política económica que una y otra vez ha fracasado y que nos llevó a esta crisis, a la decadencia”, como Walter Mercado, el presidente es suficientemente astuto como para mezclar sus previsiones, cual Nostradamus junta la pandemia del coronavirus con la predicción de que el modelo neoliberal caería, casi casi poniéndose los dedos en las sienes, como Uri Geller al doblar cucharas, López Obrador dijo: “lo que estoy viendo es que se está derrumbando el modelo neoliberal, porque eso es lo que está pasando, o sea, el coronavirus precipitó la caída de un modelo fallido, por eso la crisis mundial en todo sentido”. Magazo.

Quédate en casa, quédate en casa, no se cansa de repetir el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en cada conferencia sobre el Covid-19 que participa. Pero ¿qué hace la sana recomendación contra los designios de Andrés Manuel López Obrador? Lo dijo el presidente el domingo en su informe “Sigue en marcha la construcción del aeropuerto de Santa Lucía; la rehabilitación de las refinerías y la construcción de la planta de Dos Bocas, Paraíso, Tabasco”, lo repitió en la mañanera de ayer lunes, necesitaba el permiso de la Secretaría de Salud para que continuaran las obras: “No vamos a pasar ahora lo del avance en aeropuertos y la refinería porque se están haciendo trámites para que puedan ellos continuar trabajando por ser obras estratégicas. Entonces, como no tenemos todavía la autorización de la Secretaría de Salud, no informamos hasta la próxima”. Y más tardó el presidente en dar la vuelta a su coqueto depa en Palacio Nacional que darse permiso a sí mismo, pues en el Diario Oficial de la Federación se publicó el decreto por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2, publicado el 31 de marzo del 2020 que a la letra dice “Aquellas empresas de producción de acero, cemento y vidrio que tengan contratos vigentes con el Gobierno Federal, continuarán las actividades que les permitan cumplir con los compromisos de corto plazo exclusivamente para los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles, Corredor Transístmico; así como los contratos existentes considerados como indispensables para Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad”, porque ante la urgencia de la pandemia que azota al mundo, primero está terminar las obsesiones de López Obrador, pues la seguridad y la vida de los 16,654 empleados de la construcción que realizan el aeropuerto de Santa Lucía, los 4 mil 124 que construyen Dos Bocas, según datos de la secretaría de Energía, Rocío Nahle, son nada para frenar las obras faraónicas y obstinadas. Qué tanto es una pandemia para frenar a la 4T.

Cinco. Pero basta de López Obrador, incluso otro López-Gatell no se cansa de recordarlo, cuando para no responder a las preguntas de las reporteras que lo interrogan en su conferencia de las 7 sobre el estado de las cosas en las entidades federativas, el subsecretario suele recordar que no se nos olvide que también los municipios y estados son responsables en evitar que se propague el coronavirus, y ante la actitud de no oigo, no oigo, no oigo del presidente, la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) ya urgió al Gobierno Federal a no minimizar la crisis de salud que vive el país y tomar acciones inmediatas para evitar el colapso de los sistemas de salud estatales, los gobernadores de Aguascalientes, Martín Orozco; Baja California Sur, Carlos Mendoza; Durango, José Rosas Aispuro; Guanajuato, Diego Sinhue; Chihuahua, Javier Corral; Querétaro, Francisco Domínguez; Quintana Roo, Carlos Joaquín; Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca y, Yucatán, Mauricio Vila, a través de su cuenta de Twitter, la GOAN difundieron un documento con cinco demandas específicas:

1) Un inventario transparente y verídico, de la capacidad hospitalaria, médica y de medicamentos del sector salud federal en cada una de las entidades.

2) Pruebas moleculares suficientes para ser aplicadas. Lo que no se puede medir no se puede combatir. Ha sido una demanda reiterada insatisfecha.

3) Mascarillas que permitan su distribución rápida conforme a las recomendaciones de la OMS.

4) Ventiladores suficientes que nos permitan reforzar la atención a pacientes graves.

5) Presupuestos extraordinarios etiquetados para cubrir la atención, ejercida y por ejercer, de la pandemia de coronavirus. Hasta el momento los estados han recibido lo que por ley les corresponde y que tenían programado para su operación normal. La normalidad hace meses quedó atrás.

Vale aclarar que este comunicado del GOAN, que preside Orozco Sandoval, fue todo menos estridente, por eso destacamos que en la carta no se personalizan las exigencias, viene firmada como coalición, y en un tono respetuoso, como para que los tetralovers no se arranquen las vestiduras porque alguien, quien sea, se atrevió a cuestionar la investidura presidencial, como cuidando que a la señora Beatriz Gutiérrez Müller no le vaya a dar el ataque y se ponga a defender a su quijote de los molinos de viento que se le vienen encima con sus críticas, como hizo hace poco escribiéndole un recadito al señor Twitter para que ponga en su lugar a todos esos adversarios… Caray.

Daños colaterales de la pandemia es el surgimiento de nuevos ídolos, reconocido por muchos, incluso los tetralovers, es que en el gabinetito de López Obrador no hay quien pueda opacar al señor presidente, hasta que apareció el Covid-19 y el solitario en Palacio le cedió los reflectores al subsecretario de Salud, y las masas adoraron a López-Gatell, con una celeridad acostumbrada a la mediocridad de la burocracia mexicana, se levantó un pedestal de huacales para montar al funcionario, exacerbar su prudencia y calificar de maestría cualquier comentario que hiciera… López-Gatell no es el presidente, pero tuvo la puntada de imitar su fraseo de merolico para con la repetición del quédate en casa, evadir cualquier cuestionamiento; ¿más pruebas?, quédate en casa, ¿número real de contagios?, quédate en casa, ¿neumonías atípicas?, quédate en casa… y así, tres veces cada vez. La táctica ha sido exitosa, pero no por ser una medida gubernamental, el aislamiento voluntario es una respuesta de una sociedad que se sabe sola frente a la pandemia, ciudadanía capaz de sortear los riesgos del abandono del gobierno, a lo que suma la ignorancia supina del puñado de aduladores que Jesús Ramírez Cuevas cuela a las conferencias de prensa, quienes creen que portar un gafete ya los hace periodistas… Lord Moléculas después, ese ha sido el talón de Aquiles de López-Gatell, necear como el presidente en un solo movimiento, quédate en casa, y creer que la población no está preparada para que le digan toda la verdad, así lo revela una charla que mantuvo con Richard Ensor, corresponsal de The Economist, a quien le confesó que entre informar la verdad y difundir sólo lo necesario para reducir el pánico, el subsecretario prefiere evadir las preguntas. La conversación difundida a través de Medium, es una cubetada de agua fría para todos los calenturientos que ante la pandemia, ya pintarrajeaban sus cartulinas con López-Gatell 2024. Triste, verdaderamente triste que la transparencia y la rendición de cuentas sean los pies de barros de los políticos de la Cuarta Transformación.

La del estribo. Y para estar en la onda de Walter López Mercado, nos despedimos con la siguiente predicción: se viene una ola de electores arrepentidos por haber cruzado el nombre del actual presidente, un grupo de artistas, promotores y gestores culturales, firmaron una carta dirigida a Andrés Manuel López Obrador para que se garantice la supervivencia del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) tras el decreto presidencial que extingue los fideicomisos y mandatos… cuando el presidente les aplique el salinista ni los veo ni los oigo, vendrán los arrepentimientos, ya verá.

 

@PurisimaGrila

The Author

La Purísima Grilla

La Purísima Grilla

No Comment

¡Participa!