Relectura política/ Opciones y decisiones - LJA Aguascalientes
01/12/2022

Hablábamos, la semana pasada, de la fascinante aventura del conocimiento. Y lo hicimos siguiendo al autor Alberto Manguel en su obra “Una historia de la lectura” (1996), quien evoca una analogía vital: “Leer, casi tanto como respirar, es nuestra función primordial”. Descubrimos las curiosas y casi inverosímiles descripciones que grandes pensadores e investigadores de las eras históricas preclásica, clásica, medieval, renacentista, humanista, etc., hicieron de la maravillosa capacidad del hombre y de la mujer para asimilar los objetos exteriores del mundo de su entorno, convertirlos a través de su mirada en imágenes significativas; para luego entender éstas como ideas o conceptos abstractos, noticias mentales, auténticos conocimientos archivables y disponibles en la memoria, desde los cuales y con los cuales construir un conocimiento cada vez menos a-crítico y cada vez más científico. 

Nos detuvimos en ese intrigante momento en que la realidad externa a nuestro cerebro, gracias a los sentidos del homo sapiens evolucionado que somos, se convierten en datos inteligibles para nuestra mente, mediante la singular intervención del llamado “sentido común”, que es capaz de abstraer los datos sensoriales de los objetos mirados –y por ello en vías de conocimiento-, para intuir su forma y naturaleza específica de la que se genera una idea singular que le da identidad y características propias, a las que el pensador René Descartes (1596-1650) gustaba de la llamar ideas claras y distintas. A partir de entonces, el hombre moderno y contemporáneo gusta de valorar, catalogar y sintetizar sus ideas y conocimientos, bajo el criterio de la distinción. Y, bueno, de allí se derivan virtuosos modos de asociar ideas y personas, pero también nocivos vicios de separarlas por su criterio de distinción… raza, color, sexo, género, lengua, cultura, proveniencia étnica, genética, situación social, posición económica, posición de clase, grado de conocimiento, etc., etc. Lo que nos hace entrar en materia, al menos para el breve espacio de esta conversación.

Hoy quisiera dar un paso adelante, y abordar el tema de la lectura desde la política o mejor dicho de cómo la política tiene su particular modo de leer el mundo y, por tanto, de interpretarlo y ensayar de entenderlo; sin olvidar que lo esencial del entendimiento no es quedarse sumido en él, sino para transformar la realidad. De poco o nada sirve una idea, si ella no se traduce en una acción, en una actividad que modifica y, por ello, transforma la realidad. Eh aquí el mundo de la política. 



 

Hoy, lo estamos viviendo en carne propia. Pandemia del coronavirus Covid-19, al que también se ha relacionado con el antecedente SARS-CoV (2002), como síndrome respiratorio agudo grave, originado en Cantón, China, y referido en la presente pandemia como SARS-CoV-2 que se clasifica dentro del género Betacoronavirus. La sola invocación del nombre de este virus ya está introduciendo en el mundo entero una forma novísima de caracterizar la geografía universal y, no se diga ya, una forma inédita y todavía incierta de cómo habrá de quedar configurada la ultra-nova geopolítica global del planeta Tierra, después de la presente alerta y emergencia epidemiológica, la que ya timbró México. Y nos deja en la incertidumbre de los potenciales casos locales infectados. Por ello, nos quedamos en casa.

Debido a los traídos y llevados argumentos gubernamentales –de prácticamente todos los países del mundo-, nos vemos obligados a realizar una Re-lectura de su ámbito propio, la política. Y desde esa visión, podremos seguir el rastro de los pasos perdidos que ahora tenemos que reencontrar, para entender mejor nuestro devenir y sus posibles avenidas de resolución. 

Como sucede prácticamente en todo análisis de la realidad, hay dos enfoques posibles: el de nivel macro, y el de nivel micro. El primero está conformado, sin más rodeos, por la política económica estructural que no es otra que la Política Fiscal y compete centralmente al Estado-nación. El segundo corresponde a las políticas de Desarrollo Social, también llamadas de Bienestar por concernir directamente a la consecución de la satisfacción de las necesidades de la población y de elevar su calidad de vida. Macro y micro enfoques que necesariamente son términos recíprocos y complementarios. 

Recuperemos a “ojo de águila” esa visión macro y microscópica. Imaginemos la vista de esa bellísima órbita de la Tierra, Un gran círculo del que abstraemos continentes y océanos. Nos quedamos con su silueta, el Norte, el Sur, el Occidente y el Oriente. Arriba y al centro, en el Polo Norte, ubicamos un gran círculo que llamaremos Economía Política, dentro de él y como un círculo concéntrico pintamos otro círculo más pequeño que señalamos como Política Fiscal (y la ubicamos como la gran Madre de todas las Políticas), otro concéntrico un poco más ampliado designaremos como Políticas Económicas. Para efectos de esta pandemia, el gobierno federal nos está debiendo su plan y estrategia de intervención, para manejo de la crisis económica que es convergente con la emergencia epidemiológica declarada; y que exige una intervención estatal de amplias y profundas dimensiones para administrar la presente crisis –agravada por su dimensión global-. Supuestamente, este próximo domingo se nos dará a conocer el contenido de dicho programa nacional emergente, y estamos en una angustiante pausa.

La siguiente y última zona concéntrica está formada por las Relaciones Políticas propiamente dichas, es decir las Relaciones de Poder Estatal. Y aquí se encuentran los estados y municipios del país, ya actuando. Para el caso de Aguascalientes, ambos poderes locales ya presentaron un plan económico, sucintamente dicho, el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, presentó el programa Todos por Aguascalientes, con una Bolsa de 1,800 millones de pesos, que tiene como fin mermar el impacto económico que se dará por el Covid-19, así como proteger las finanzas estatales y al empresariado; que consta de 7 ejes de apoyo. Por su parte Teresa Jiménez, alcaldesa de Aguascalientes, anunció diversos apoyos para que las familias puedan enfrentar el impacto económico causado por la contingencia. Veremos qué tan lejos y qué tan hondo calan estas medidas, toda vez que se conozca el respectivo plan de nivel nacional.

Para mejor entenderlo, seguimos con nuestro mapa-Gea imaginaria. Un poco más abajo del centro del gran círculo del polo, dibujamos otro gran círculo interceptándolo, al que designaremos como Relaciones Económicas Sociales, esta gran esfera comprende tanto la estructura como la dinámica de la vida económica de la sociedad. Esfera que ya intersecta el ecuador del planeta. A su interior, se ubican a manera de 3 anillos interconectados, los sectores económicos: el primario –producción de materias primas-, el secundario o de la transformación y el terciario o de los servicios, anillos que están ligados con otro que los interconecta a todos y es el Mercado o mercados según su especie y tipo de intercambio, el único que es transversal y afecta al resto es el Mercado Laboral; los otros son el mercado propiamente mercantil, el dinerario y el financiero. Esta área abarca lo que sería la zona Sur del planeta.


En esta emergencia epidemiológica el mercado laboral está frontalmente afectado y de él depende críticamente más del 50% de la población económicamente activa, pero puesta en pausa –al quedarse en casa-, su grave riesgo económico es el de la supervivencia –de empresas pymes y autogestivas, de cabezas de familia- que presenta la coyuntura de mayor reto económico para la sociedad como un todo; so pena de precipitarse inminentemente a la línea de pobreza, incluso alimentaria. De esta magnitud hablamos y nos concierne directamente dicho reto y crisis.

El otro gran campo planetario está al Occidente, pero conectado con el círculo central, y una gran esfera que es la de Relaciones de Cultura de la Sociedad, enorme esfera que está habitada por la gran diversidad de expresiones simbólicas de la nación: la lengua, la raza, el arte en su multiforme diversidad, los mitos de origen, los tipos de agregación familiar, las creencias religiosas, las tradiciones gastronómicas, del vestido, de la recreación, del hábitat, de interacción con el medio ambiente, es el mundo del Folklore. Aquí se ubican las llamadas Políticas de Desarrollo, o para efectos del presente gobierno es el ámbito del Bienestar. A ellas se conviene en llamar Micro-Políticas, para diferenciarlas de aquel centro Hegemónico que define todo lo que es Macro-Social, tanto a nivel de poder político propiamente dicho como económico, su otro nombre es el de ser estructural

El contexto de emergencia epidemiológica hace que el tema de Salud quede anclado en el centro más sensible de atención, apremiante abordaje y forma real de ejercer la gobernanza, por ello interviene el órgano superior de decisión sectorial que es el Consejo de Salubridad General, para México. Y por ello se revelan como sumamente apremiantes los insumos y recursos en salud, sea movilizando y empleando a fondo la fuerza vital de sus RH, recursos humanos –en primerísimo lugar-, luego la disponibilidad y distribución inmediata de medicamentos en población abierta, a la par que el equipamiento médico-clínico necesario e indispensable para afrontar la demanda que origina la emergencia, sobre todo cuando se eleva a su nivel 3º de atención por especialidad u hospitalario. Huelga decir que la asignación soberana de todos esos recursos y aparatos disponibles competen al Estado, para efectos de cuotas, magnitudes y flujos de recursos, por cada ámbito de intervención y competencia. Nos quedaría otro gran pendiente que es el sector educativo, que merece un abordaje por separado.

Podemos concluir diciendo que las tareas de esta situación de emergencia, como “guardarnos en casa”, pasan necesariamente por una gran experiencia de solidaridad social y comunitaria. Distingo brevemente ambos conceptos. Solidaridad social es un término muy amplio y aun ambicioso que implica la activación de energías comunes hacia un bien común o prioritario de toda una entidad social. En tanto que solidaridad comunitaria es la participación propia del barrio, de la relación de “buen vecino”, de la congregación de familias, de la libre asociación de personas para resolver necesidades y situaciones de bienestar estrictamente local. 

El hecho hoy por hoy constatable es desafortunadamente el contrario: La falta de solidaridad social. La cual no se manifiesta por las caridades intermitentes o espontáneas que damos a cada vez mayor contingente de población que, al no tener empleos seguros y bien remunerados, eligen la opción de convertirse en “viene, viene’s”, cerillos, limpiaparabrisas, vendedores de semillas de calabaza o golosinas, a los que se une el ejército de los migrantes, e invaden cuanto espacio público está disponibles, para alargar la mano por unos centavos. Sectores vulnerables que debemos atender y ser solidarios con, a partir de las esferas centrales del poder y de la decisión; y no dejar caer su subvención a las zonas marginales o de la periferia, de manera anónima. 

[email protected]


Show Full Content
Previous La solidaridad en tiempos del coronavirus
Next Sana distancia/ Debate electoral 

1 thought on “Relectura política/ Opciones y decisiones

  1. Todo, en su punto exacto del conocimiento humano al que claramente concibes y nos lo expones perfectamente descrito y sintetizado, mismo que gradualmente vamos experimentando a lo largo de toda nuestra vida. Ahora todos vivimos con un riesgo de contagio del mal respiratorio, aparentemente invisible, del cual la única forma de evitarlo es de nuestra disciplina y minucioso cuidado personal. Lo más sorprendente de esta experiencia es lo que estamos viviendo en todo nuestro entorno, unos se cuidan y al mismo tiempo otros se pasean y disfrutan de vacaciones y se burlan del riesgo de la pandemia. Quien verdaderamente esta consciente de la experiencia y de lo grave que llega a resultar el índice de morbilidad por este virus, son todo el personal dedicado a la salud y a la medicina en clínicas y hospitales. Algo que podría hacerse para la concientización ciudadana es apoyarse con trípticos elementales y muy gráficos que demuestren la seriedad de nuestro riesgo de contraer este virus del mal respiratorio. Paco, finalmente, mi admiración y sincero saludo, Felicidades por tus afinadas, atinadas y oportunas publicaciones.

Comments are closed.

Close

NEXT STORY

Close

Homenaje al Mérito Editorial de la FIL Guadalajara es para Claudio López Lamadrid  

29/08/2019
Close