09/07/2020


Como ya había comentado en la pasada entrega, la feria tradicional de Aguascalientes se remonta al año de 1828, fecha que se celebraba de manera mercantil. 

Con relación a inicios del siglo XX, la feria contaba con música, teatro, variedades, y demás diversiones. Se le seguía dando el nombre de Función de San Marcos y su temporada era en primavera. Para ese tiempo en 1900 se señalaba en un diario local que las fiestas no habían alterado la paz y la tranquilidad pública y fue en ese año cuando se concertó la fecha del 20 de abril al 5 de mayo: “Comenzó la temporada y se ha notado un movimiento inusitado de población flotante en esta capital”. Para 1903, hace su aparición la Banda del Sr. Encarnación Payen, la cual se distinguía por dar audiciones diarias en el Jardín de San Marcos, previo a las fiestas de San Marcos. 

Por otra parte, en 1905, los bailes españoles eran muy socorridos en los espectáculos de la feria, siendo las bailarinas Laura López y Emilia Ballesteros, quiénes los ejecutaban en el foro de la plaza de gallos, y fue tanto su éxito que el resultado fue el siguiente: ”Primero el espectáculo era gratis, pero se aglomeraba tanta gente que ahora se ha fijado el precio de veinticinco centavos por tanda”, a su vez, la Banda del 1er Ligero de Aguascalientes tuvo temporada en el Jardín de San Marcos, y el público gozaba de las nuevas y selectas piezas, y si de variedades se trataba, fue aplaudido y admirado en el teatro Morelos, el llamado el “Rey de lo imposible”, Antón Zamloch, por sus grandiosos experimentos; además en ese mismo espacio, una compañía de variedades presentó un espectáculo de animales amaestrados, y por si fuera poco, se inauguró el Tívoli que era una centro de recreo donde la élite organizaba bailes y conciertos.

Dos años después, en 1907, se anunciaba la empresa de variedades del señor Sampers con funciones en el Morelos. 

Ya en plena Revolución, directo desde el Conservatorio de Música, se presentó el distinguido pianista Jesús Martínez, en un salón de espectáculos, además en un tren que venía de Zacatecas llegó la Banda Municipal, dirigida por el señor Pedro Isordia, que también fue contratado para tocar en estas fiestas. Un suceso que engalanó la feria fue la visita del renombrado pianista Manuel M. Ponce en 1910, que venía de la Ciudad de México para pasar aquí el día de San Marcos. A pesar de algunos eventos atractivos, el diario El clarín difundía: “la feria se encontraba “alicaída, tristona y mustia”.

El 29 de abril de 1911, una actriz italiana, Mimí Aguglia, se presentó con la obra de E. Bernstein, El ladrón, y un día después estuvo con la obra Figlia de Jorio de Gabriel Annunzio, esto fue como broche de oro para las fiestas de San Marcos. Otra compañía la cómico-lírico-dramática “María del Carmen Martínez”, tuvo una intervención en 1912, dicha actriz, obtuvo varias palmas del público hacia su trabajo, considerada una sublime artista. 

Debido a la situación crítica que se vivía en el país por los enfrentamientos revolucionarios se dio una pausa a las presentaciones culturales y por consiguiente también la verbena abrileña y fue hasta 1922, cuando la feria reincida su actividad y presenta la Banda Municipal con motivo de las carreras de caballos, siguiéndole en audición vespertina, la Banda de la Escuela de Artes y Oficios. 

Otras bandas que aparece en la feria en 1924, fueron la Banda de la de la Escuela de Artes y Oficios, bajo la dirección del Ingeniero Noriega, la cual dio una audición en el Tívoli de San Marcos; a la vez que la Banda Municipal en la Estación. Señalar que en este año se incorpora la presencia de las reinas, como un proclamo a la belleza de la mujer local, siendo Paz Romo de Vivar Gutiérrez coronada en 1924 en la Feria de San Marcos, y comentar también que en 1925 no se tuvo reina. 

Estas son algunas añoranzas de esa Función o Feria de San Marcos a inicios del siglo XX. Cuántas anécdotas ha pasado por esta verbena y se seguirán sumando muchas más. Una feria que es y será el corazón de Aguascalientes.  

 

Fuentes consultadas: 


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

El Republicano, 6 de mayo, 4, 8, 29, 30 de abril de 1900.

La Revista del Centro, 29 de abril de 1905.

Elías Rivera Teatrista, Zenaido Muñoz Alcalá, PACMYC, México, 2000, p.16. 

Archivo Municipal. Exp. 525.32, Exp. 521.31. Exp. 550.3, 24. Exp. 550.3. 28.

Renacimiento, 17 de abril de 1923.

El Heraldo, 26 de abril de 1999.


Show Full Content
Previous La Purísima… Grilla: Malestar
Next Días de cuarentena, la gran oportunidad/ El banquete de los pordioseros 

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Edición 2013 del conflicto entre condóminos de centro comercial Expoplaza

07/03/2013
Close