Bonilla y la lección de federalismo/ Matices – LJA Aguascalientes
25/09/2020


Si lo local funcionara a la perfección, la Ley Bonilla no hubiera ni existido. Y así con muchos escándalos que se generan en las ciudades o estados donde no hay contrapesos. Pero nuestra lógica siempre ha sido fortalecer las instituciones nacionales con un discurso federalista pero debilitando lo local. Es decir, en discurso se busca fortalecer la federación pero esas modificaciones evidentemente llevan a una centralización; la Ley Bonilla es un ejemplo de ello. 

Un ejemplo. En 2014 una reforma electoral centralizó algunas funciones electorales en nombre del fortalecimiento de las instituciones locales para que los gobernadores no metieran mano en los institutos electorales locales y en el fondo era una buena motivación pero deficiente ejecución; esa reforma hizo retroceder algunos esfuerzos institucionales como la urna electrónica en algunos estados y trajo duplicidad de funciones y en algunos casos debilitamiento institucional, porque la narrativa se centró en que el INE tenía todas las funciones electorales, un argumento falso y así muchos gobernadores hicieron suyo ese argumento para recortar el presupuesto a las instituciones electorales, debilitando así a las verdaderas instituciones que trabajan por la democracia desde lo local. Una reforma en nombre del federalismo, debilitó el federalismo. Lo mismo sucede con el diseño de justicia electoral a través de tribunales electorales locales, salas regionales y salas superiores, o en el legislativo con congresos locales o en la justicia con los tribunales de justicia locales. 

Sirva lo anterior de contexto. Recordemos el camino de Jaime Bonilla, que impugnó su registro como candidato por dos años, porque desde ese momento quería ampliar el plazo de la gubernatura, el tribunal electoral local se lo concedió, pero luego la Sala Regional dijo que no había argumentos, después de eso, cuando Bonilla ganó la elección hizo el absurdo de impugnar su constancia de mayoría para volver a pelear vía judicial la ampliación de plazo y topó con pared: no podía hacerlo. Por eso fue a la vía legislativa.

Obteniendo, según las notas, de manera fraudulenta la mayoría de votos en el Congreso, incluso de opositores, se modificó la Constitución para ampliar el plazo, pero antes de publicarla, el Congreso, en busca de legitimidad social, organizó una consulta patito que fue impugnada, y ahí el tribunal electoral local dijo que no era materia, al igual que la Sala Regional del TEPJF, así procedió la Consulta y después la publicación. Además, en nombre de la autonomía de los estados, Bonilla decía que Baja California podía decidir sobre su destino y que no necesitaba que del Centro le corrigieran la plana, se le olvidó un límite: el de la Constitución. 

El asunto termina como debió empezar, con una declaración de inconstitucionalidad por parte de la Suprema Corte de manera unánime y con una lección de institucionalidad del ministro Zaldívar: es un fraude materializado en nombre de la democracia. Y ¿por qué lo relaciono con la reforma electoral y el federalismo? Es claro que cuando se vigila al INE, a la Suprema Corte o a las Salas de Tribunales Electorales Federales o el proceso de magistraturas es bueno, en nombre de fortalecer estas instituciones nacionales pero no hemos entrado al debate serio que el país necesita que es fortalecer las instituciones locales y ahí planteo dos retos que nos deja el caso Bonilla:

  1. Fortalecer la difusión y promoción de la cultura cívica y sobre todo de la relevancia de los cargos a elegir y la vigilancia de los mismos. Lo que hicieron las y los diputados locales en Baja California es para vetarlos de por vida de cualquier cargo público, atentaron contra el orden constitucional mayor en el país, contra la democracia y contra la estabilidad social del estado y de la nación, por según dicen las notas, un millón de pesos. Por eso es fundamental que la ciudadanía genere conciencia sobre la importancia de la elección de las y los diputados locales, si nos vamos a otros estados u observamos nuestro propio estado, veremos que poco conocemos de las y los legisladores locales, porque algunos toman la decisión de estar en bajo perfil o ser oficialía de partes del gobernador y no ser un equilibrio constitucional adecuado. Asimismo, los partidos nacionales y medios de comunicación nacionales no toman interés por estas decisiones, por su visión máxima del centro y no les interesa formar a perfiles políticos capaces de tener una carrera legislativa digna desde lo local: muchas veces se convierte en una beca legislativa. Si vemos los reportes de cambios sustanciales del presupuesto o iniciativas que envía el poder ejecutivo a los congresos locales podremos observar que el papel del legislativo local es mínimo, por su poca capacidad y poca vigilancia ciudadana; vigilar al legislativo local y así exigir mejores perfiles en estos espacios es indispensable. 
  2. Se debe fortalecer con canales de independencia presupuestal todos los organismos autónomos locales para garantizar equilibrios democráticos desde lo local y que los titulares del ejecutivo en turno no utilicen la moneda presupuestaria para presionar a tribunales electorales locales, institutos electorales locales, comisión de derechos humanos, órganos garantes de transparencia o sistemas estatales anticorrupción y así estos con la presión hasta el cuello no tengan independencia de decisiones como pudo ser el caso del tribunal local en Baja California. Si no se garantiza la autonomía presupuestaria de dichos organismos, podemos caer en casos similares al de Bonilla en todos los estados, donde un gobernador quiera pasar por encima de estos o por alguna acción incómoda que estos realicen se les pida recortar el presupuesto: véase los organismos electorales y anticorrupción locales en el país. 

El análisis de la acción de constitucionalidad era jurídicamente sencillo para la Corte pero no políticamente, como afirmaron Onofre y Reyes en un espléndido artículo de Nexos, porque justo se abren frentes con la Segob y con el mismo gobernador o con el Congreso Local o con el falso debate que se generó sobre el federalismo; pero esto debe ser una lección para todos: debemos vigilar a nuestro congreso local, defender nuestras instituciones locales y observar las designaciones públicas con lupa.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Información y violencia familiar/ Así es esto 
Next Mamás Doctoras se organizan para apoyarse en lo profesional, familiar y el autocuidado
Close

NEXT STORY

Close

Autónoma de Aguascalientes capacitará a más de 150 elementos en la prevención del suicidio

12/12/2018
Close