Escenarios/ Opciones y decisiones  - LJA Aguascalientes
04/08/2020


Se trata apenas del inicio de una conversación, pero ya está aquí el debate acerca de qué mundo va a ser emergente, al concluir las duras cuarentenas a las que casi el mundo entero se vio sometido. En realidad, es prácticamente imposible que una sola mente o un solo corporativo abarquen el todo de posibilidades que habrá de arrojar como resultado la experiencia causada por la presente pandemia que nos aqueja. Como explicaría un análisis que se precie de responsable, se trata de un asunto con múltiples aristas, de naturaleza pluritemática, multilineal y, por tanto, multicausal. De tal suerte que al aventurarnos a indagar o explorar imaginativamente algunas alternativas, lo hacemos conscientes de que acerca del gran panorama a observar, acaso atinamos a ver certeramente algún o algunos puntos relevantes y significativos, y este acotamiento resulta tan oportuno como honesto. 

Con tal marco de referencia, he optado por acercarme a uno de esos escenarios probables de la “nueva normalidad”. Buscando un tanto al azar, me he topado con la propuesta en la red LinkedIn, hecha por el autor Bernard Marr, Bm, de la marca Bernard Marr & Co. Intelligent Business Performance, UK. En su canal: https://bit.ly/2TrHD9V . He aquí su esbozo “a pulgar alzado”.

Nueve predicciones para un Mundo Post-Coronavirus.

1ª.- Covid-19 ha hecho a la mayoría de nosotros hiper-conscientes de cada superficie a tocar, que pudiera transmitir la infección. Por ello, en un mundo post-covid-19, se espera que tengamos muchas menos pantallas y sí más interfaces de voz, así como interfaces de aparatos de visión.



2ª.- Infraestructura digital reforzada. El Covid-19 ha ocasionado a que la gente se adapte a trabajar desde casa y en aislamiento. Mediante la obligación a nuestra fuerza colectiva de encontrar soluciones digitales para muchas de las tareas cotidianas, ha permitido a muchos de nosotros ver las posibilidades de continuar algunas de estas prácticas, en un mundo post-Covid-19.

3ª.- Mejor monitoreo al usar “internet de cosas”, IOT, y Big Data. Ahora vemos el poder de los datos en una pandemia, en tiempo real. Las lecciones que estamos recibiendo de esta experiencia habrán de reportar cómo monitoreamos pandemias futuras, mediante el uso de la tecnología del “internet de las cosas” y Big Data.

4ª.- Desarrollo de drogas potenciadas por IA. La Inteligencia Artificial es un socio ideal para el desarrollo de drogas, porque puede acelerar y complementar las tareas humanas. Nuestra realidad actual dará a conocer esfuerzos futuros para desplegar la Inteligencia Artificial en el desarrollo de drogas/medicamentos.

5ª.- Telemedicina. En lugar de acudir al doctor o al centro de salud, el cuidado a distancia facilitará los servicios clínicos, sin una visita en persona. Algunos proveedores de cuidado a la salud ya habían incursionado en ello antes de Covid-19, pero ha incrementado el interés ahora que el distanciamiento social ha sido obligatorio en muchas áreas. 

6ª.- Mayor Compras En línea. Aunque existen muchos negocios que sentían que ya habían descifrado el código de comprar en línea; el Covid-19 impuso dichos sistemas como nunca antes, en tanto que la mayoría de las compras se ejercieron En Línea. Después del Covid-19, los negocios que quieran permanecer competitivos habrán de imaginar modos de tener servicios en línea, y así habrá mejoras en la Logística de sistemas de entrega, para satisfacer incrementos en la demanda. 

7ª.- Mayor apoyo en la Robótica. Durante la pandemia, han sido utilizados robots para la entrega de mercancías, incluso para adquirir vitaminas/suplementos en un sistema de cuidado de la salud, y para mantener industrias trabajando. Las compañías ahora se dan cuenta de cómo los robots pueden apoyarlas, y de jugar un role importante en un mundo post-Covid-119, o en una futura pandemia. 

8ª.- Más eventos digitales. Los organizadores y participantes en eventos presenciales que se vieron forzados a cambiar a lo digital, se dan cuenta de los pros y contras de ambos. Podremos ver un alza aguda en eventos híbridos, en donde parte del evento será presencial y otras se desarrollarán digitalmente. 

9ª.- Incremento de los E-Sports/ E-Deportes. Los eventos deportivos, las organizaciones y los fans han tenido que sortear la realidad de que sus entretenimientos favoritos hayan sido suspendidos o inclusive la cancelación de una temporada completa debido al Covid.19, por lo que los Esports han estado en ascenso. A diferencia de los Deportes principales en vivo, los eventos E-deportivos pueden fácilmente ser transmitidos en línea.

En suma, el Covid-19 probablemente haya recargado nuestros sistemas y nuestra paciencia, pero también ha impulsado nuestra resiliencia y ha permitido el desarrollo de soluciones nuevas e innovadoras, desde la necesidad.

Obviamente, incluso en su propia tierra y en opinión de propios coetáneos y colegas del Reino Unido y otras latitudes del primer mundo, le han encontrado bemoles a su pulcro pentagrama. Pero, sin duda abre un abanico de posibilidades que se acercan y están en consonancia con el mundo afectado que, supuestamente, estamos por dejar atrás, como alejándonos de una pesadilla, para querer ver la nueva luz de la promisoria mañana. Con este talante, pues, me acerco a su propuesta, al tiempo que adelanto algunos comentarios que considero pertinentes, sobre todo observando presencialmente nuestro país, ubicado entre aquellos diplomáticamente llamados en vías de desarrollo, estancados en la recesión económica y la pobreza, y a no dudar dependientes de los países centrales y dirigentes de la economía capitalista global. 

Comienzo por hacer algunas notas sobre el enfoque y contenido de nuestro objeto de análisis. En efecto, el enfoque de Bernard Marr es primariamente informático, centrado en la tecnología digital y desde la óptica de un negocio de asesoría para empresas altamente tecnificadas desde la Inteligencia Artificial. Se planta centralmente en la llamada Era del Conocimiento, IA. 

Desde su visión del mundo, digitalmente estructurado, es válido anotar que es posible transitar de las pantallas táctiles a otros dispositivos manejado por pura voz, tacto versus oído. El tránsito al trabajo “en casa” y On-Line, efectivamente, podrá crecer. Lo que para países como México habrá de suceder más paulatinamente que en aquellos países centrales que poseen ya una cultura digital más avanzada. Yo he observado en nuestro cuadro empresarial dominante, una seria reticencia a dar órdenes a distancia, y sí en cambio a mandar presencialmente a cada unidad de trabajo e individuo, en cuanto le es posible. Nuestros empresarios nacionales son celosos custodios de su poder decisorio, in situ, y muy reacios a delegar -incluso en subordinados inmediatos de confianza- sus más caras opiniones sobre el trabajo específico de cada trabajador. Mandar “a distancia”, a una gran mayoría de CEO’s a la mexicana le parecerá remoto a su sentido personalista de autoridad. La empresa, aquí, sigue siendo una “ínsula” representativa del poder real del dueño. Los “otros”, los subordinados y empleados, no están para emprender, están para acatar obedientemente. 

El salto mortal “al internet de las cosas” o a sondear en el amplio mar del Big Data, es sólo para perfiles muy avezados a las tecnologías de la información; baste citar el aparente “desmantelamiento” del gobierno federal actual, incluso de los sofisticados sistemas de información que prevalecieron en administraciones pasadas y por los que se invirtieron sumas millonarias en materia de Seguridad Pública y Seguridad Nacional, hoy, probablemente el Ejército, a Armada de México o del Aire son los usuarios naturales de tan sofisticados sistemas digitales; debido a ello las centrales de inteligencia seguramente descansan en los institutos militares. Resultó irrisorio el recorte salvaje de dispositivos y sistemas de cómputo inducido en oficinas gubernamentales y especialmente de centros de investigación como del Conacyt, a la toma de posesión de su flamante directora.


De la telemedicina y desarrollo de drogas, probablemente veamos un avance; ojalá que nuestros principales centros de investigación científica logren su autonomía y real distancia –también digital- de la burocracia gubernamental no ilustrada, mucho menos proclives a o por la nanotecnología y sus aplicaciones. El reto al sector económico privado consistirá precisamente en dotar al país con estos recursos indispensables del desarrollo global, a su real acceso y consistente aplicación para el desarrollo tecnológico. Por hoy, se está imponiendo el lápiz y la letra escrita de decretos y carpetas ejecutivas, divulgadas en conferencias televisadas.

La sociedad civil, en su conjunto, los ciudadanos tenemos el derecho a la libertad de seguir creando, accesando y aplicando – a nuestras posibilidades- los nuevos meta-productos de la Inteligencia Artificial y su infraestructura propia, en la medida de nuestro crecimiento personal, conocimiento científico y tecnológico. La dialéctica y retórica ideológica de polarización necesaria entre pueblo pobre y estratos ricos, es simplemente falsa e inaceptable.

El recurso a los mega datos que hace con toda pertinencia y tino el Lic. Fernando Herrera, en su colaboración de este jueves, en este mismo diario, ¿Qué nos ha dejado la pandemia? (Fuente: LJA.MX, jueves 21/05/2020. https://bit.ly/2TtK2AI ). Nos describe en un puño bien apretado, (al estilo del conocido espíritu agudo crítico francés, al enunciar un discurso: “soyez court mais bréf..”/”sé corto, pero breve…”), los efectos reales y constatables que están emergiendo desde la dupla de pandemias, sanitaria y económica, que están constriñendo el cuerpo total de la nación mexicana, al tiempo que indica los puntos resolutivos a los que habremos de afrontar. En sus palabras: “La pandemia, hay que decirlo, ha puesto a prueba los sistemas de salud, la capacidad de reacción de los gobiernos y las normas culturales de las sociedades de todo el mundo. Aguascalientes, desde mi punto de vista, ha transitado del comportamiento ejemplar en todos los sentidos (cuarentena, aplicación de pruebas, controles de movilidad, atención médica, etcétera) a un relajamiento o suerte de hartazgo social, en el peor punto de la pandemia”.

franvier2013@gmail.com

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Soy una guerrera del teatro…Pilar Pellicer/ La escena 
Next La aristocracia olímpica y porfiriana de bronce/ Marca textos 

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Fiscal reconoce la necesidad de un apoyo más amplio de la Federación

08/09/2017
Close