Opinión

La aristocracia olímpica y porfiriana de bronce/ Marca textos 

El Porfiriato, es un capítulo de la historia mexicana con muchos relieves y claros oscuros. El poder estuvo bajo el control del militar nacido el 15 de septiembre de 1830 en Oaxaca de Juárez, Oaxaca: José de la Cruz Porfirio Díaz Mori o Porfirio Díaz. Quien ocupó la presidencia de México por 35 años. Fue Gobernador de Oaxaca, Secretario de Fomento, Colonización e Industria, Gobernador del Distrito Federal. Fallece el 2 de julio de 1915 a la edad de 84 años en París, Francia. Sus restos descansan en el Cementerio de Montparnasse, en dicho campo santo francés descansan los restos de grandes intelectuales, políticos artistas, escritores franceses y extranjeros. 

En abril de 1881 Porfirio Díaz, se casó con Carmen Romero Rubio, provenía de una familia de abolengo, de alto estirpe, condición, alto linaje, alcurnia en la alta sociedad mexicana de aquella época.

El Porfiriato abarca del 28 de noviembre de 1876 al 25 de mayo de 1911. En este periodo floreció la cultura, la literatura, la pintura, la música y la escultura. El desarrollo de la ciencia: se fundaron institutos, bibliotecas. Argumentando que con los avances científicos lleva al país a tener cambios positivos en la estructura económica.

El Porfiriato se caracterizó por contar con la inversión extranjera, los empresarios explotaron a más no poder los recursos naturales, que los mexicanos no pudieron desarrollar en el siglo XIX por las guerras civiles. Se construyeron 19 mil kilómetros de vías férreas, se instaló la red telegráfica y telefónica, capitales extranjeros en minería, agricultura, petróleo, en el rubro del transporte, en la generación de electricidad, se incrementó la actividad marítima y portuaria. Se dio paso a la industria de la transformación: calzado, vino, alimentos, textiles, cigarros, químicos, loza, vidrio, cemento etc. Se impulsó la industria nacional, el país en esta etapa dependía económicamente de los capitales extranjeros.

El Porfiriato se caracterizó por el uso de la violencia y represión contra sus adversarios, el Ejército Mexicano sofocó, reprimió por la vía de las armas rebeliones y levantamientos campesinos. Se creó el cuerpo de los Rurales, era una división de la policía vestida de civil, cuya tarea era detectar opositores al régimen y fusilarlos. Era su cuerpo de Élite de Porfirio Díaz, mejor pagado y entrenado que el ejército, su herramienta favorita para pacificar a la nación. 

Porfirio Díaz controló a la prensa, fue su objetivo primordial en su administración, con su famosa Ley Mordaza, donde decía que todo periodista podía ser aprendido, llevado a prisión y sometido a juicio por denuncias de cualquier ciudadano.

Era el pan de cada día en el Porfiriato el despojo de tierras, explotación laboral indígena, el exterminio de los Yaquis en Sonora y Chihuahua, Mayas en Yucatán. Implantación del pago del salario en especie con las famosas tiendas de raya, donde el costo de los artículos de primera necesidad oscilaba con precios elevados, por lo que los indígenas vivían endeudados con el patrón.

Aumento de inversiones extranjeras, abuso de poder, alza en los precios de la canasta básica, descontento popular y de la clase obrera contra Porfirio Díaz y sus allegados, una vasta desigualdad social. Ingredientes propios para el Derrocamiento de Porfirio Díaz.

Dentro de estos claros oscuros del Porfiriato, en el ámbito deportivo. Se gestó una hazaña olímpica para México a cargo de los Porfiristas Olímpicos: Los Hermanos Escandón y Barrón: Manuel, Eustaquio, y Pablo (hizo carrera militar y fue jefe del Estado Mayor del Presidente Porfirio Díaz, diputado, Gobernador de Morelos con pésimos resultados en su gestión, donde prevaleció, sobresalió la prepotencia, superioridad y abusos de poder hacia el pueblo; participó en la Revolución Mexicana). Eran parte de la Aristocracia Porfiriana.

Los Hermanos Escandón y Barrón estudiaron en Inglaterra y Francia, ya que sus padres al ganar Benito Juárez, huyeron a estas tierras europeas. Su padre Antonio Escandón como la Familia Escandón contaba con grandes tierras agrícolas en Morelos y Veracruz, eran dueños del Tren México- Veracruz, propietarios de minas y varios terrenos en la CDMX, fundadores del Banco de Londres y México. Al fallecer Antonio Escandón les heredó a sus hijos 5 millones de pesos- oro y bastas propiedades.

Don Antonio Escandón regaló la famosa estatua de Colón, ubicada actualmente en el Paseo de la Reforma en la CDMX.

Los Escandón tenían una estrecha relación con la primera dama esposa de Porfirio Díaz: Carmela Romero Rubio. De esta finísima amistad aristocrática los Escandón tuvieron su auge político, social y económico.

Los Hermanos Escandón y Barrón, en el año de 1892, se hicieron de un castillo ubicado a las afueras de la Ciudad de París: El Chateau Coubert, un terreno de 502 hectáreas. Entre las diversas instalaciones y comodidades. La casa contaba con un lugar para la práctica de la caza y campos de polo. A Manuel Escandón y Barrón le apasionaba el Polo. Los tres hermanos les daba el gusto por cabalgar.

Llegaron las Olimpiadas de París de 1900, los hermanos Escandón y Barrón deciden inscribirse a la justa olímpica para competir en la disciplina de Polo, el reglamento olímpico decía que deberían ser equipo de cuatro integrantes. Los Hermanos Escandón y Barrón invitan a su amigo y socio estadunidense: William Hayden Wrigth. Bautizando a su equipo de Polo como: Norteamérica.

Fueron cinco los equipos que compitieron en el Polo en las Olimpiadas de Paris 1900 (del 14 de mayo al 28 de octubre de 1900), teniendo como escenario el Bosque Boulugne, en Bagatelle Polo Club. Se llevó a cabo un Round Robin inicial (todos contra todos). El equipo de los mexicanos Escandón y Barrón cayó en las semifinales 8 a 0 ante el conjunto de Rugby (formado por franceses e ingleses). Adjudicándose el tercer puesto y la medalla de bronce.

De esta manera los Hermanos Escandón y Barrón fueron los primeros medallistas mexicanos en ganar una justa olímpica y colgarle la presea de bronce (en aquel tiempo les dieron como premio una charola de plata). México ocupó el puesto número 20 en el medallero de París 1900. Fue hasta el año 2001 que el Comité Olímpico Internacional (COI) reconoció la medalla de bronce ganada por los Hermanos Escandón y Barrón.

En este 2020, se cumplen 120 años de la hazaña deportiva de los primeros medallistas olímpicos mexicanos: Manuel, Eustaquio y Pablo Escandón y Barrón. Polistas, empresarios y políticos gracias a Don Porfirio Díaz.

Les dejo la recomendación cinematográfica para estos tiempos del Covid-19: ¡Hay que tiempos, señor Don Simón!. Filme mexicano con un toque de comedia, grabada en el año de 1941, bajo la dirección de Julio Bracho. Con la participación de los actores: Joaquín Pardave, Arturo de Córdova y Mapy Cortés. Es una fotografía satírica y burlona del México en la época del Porfiriato, a principios del siglo XX. 

Excelente fin de semana.



The Author

Carlos Oros

Carlos Oros

No Comment

¡Participa!