04/07/2020


El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó toda crítica a su plan de reactivación económica y anunció que continuará refiriéndose al tema con la idea de persuadir de que es lo más conveniente.

“Aunque no les guste a los organismos financieros internacionales, a las calificadoras, a los defensores del modelo neoliberal, aunque digan en Proceso que estamos asfixiando la economía nacional, son visiones distintas”, dijo.

La alusión al semanario Proceso que en su edición de esta semana aborda la cuestión económica llevando en portada el titular “AMLO asfixia la economía”, anuncio de una serie de trabajos en los que se plantean los riesgos de centrarse en el plan de ayudas sociales y la reticencia del Ejecutivo a realizar una reforma fiscal.

El ejercicio de comunicación presidencial de este lunes, abundó en planteamientos de naturaleza económica en lo general, a partir de una defensa de su modelo centrado en la dispersión de ayudas sociales a los sectores menos favorecidos, considerando que a partir de eso se activará la economía ante la crisis derivada de la pandemia por coronavirus y en la reiteración de que eso ayudará a las clases medias porque habrá más consumo, así como a las clases altas que ahora, según él, pueden hacer negocios sin corrupción.

En defensa de su propuesta de “economía moral”, ejemplificó con la deuda adquirida por el gobierno de Mauricio Macri en Argentina, para afirmar que un país puede verse perjudicado si contrata deuda para sortear una crisis económica.

Aunque evitó usar el nombre del hoy exmandatario argentino, se refirió a las medidas adoptadas por el gobierno del país sudamericano hace cinco años.

“Nosotros no vamos a hacer eso, no vamos a actuar como se decidió hace cinco años en Argentina, aunque no les guste a los organismos multilaterales o a las calificadoras”, dijo.

La declaración de López Obrador es inusual pues de manera reiterada ha dicho en las últimas semanas que no le gustan los comparativos con lo que ocurre en otros países y, esta vez, en medio de críticas del sector privado y las recomendaciones de organismos multilaterales, volvió a su crítica sobre “el neoliberalismo”.

Luego, defendiendo su propio modelo expuesto como “una economía moral” que, si bien, comparó con el “New deal” implementado por el estadounidense Franklin Delano Roosevelt, que hizo frente a la “Gran Depresión” de 1929, insistió en que el suyo es un modelo mexicano centrado en ayudar a los más pobres, una ecuación distinta, afirmó, para luego volver a diferenciarse con el pasado en el que se apoyaba a los más ricos “como si la riqueza fuera contagiosa”.

En el contexto, el presidente de México sostuvo que el anterior gobierno argentino acató el modelo neoliberal contratando deuda, convirtiéndose en un “barril sin fondo”, ante la debilidad económica y financiera de ese país que ahora debe renegociar.

“En estos días está la negociación sobre la deuda de Argentina y hasta donde sé, y ojalá se llegue a un acuerdo, tiene que haber cuando menos una quita de la deuda argentina del 50% para que pueda salir, porque si no, no tendría capacidad de pago, no tendría solvencia”, dijo.


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

Así, en diferentes momentos de la conferencia de prensa, el mandatario mexicano defendió su plan económico reiterando que no contratará deuda, no hará condonación de impuestos, ni rescates financieros.

“No les gusta, pero para el sector productivo es lo mejor, que tengamos finanzas públicas sanas y que no nos endeudemos”.

Añadió: “Voy a estar repite y repite cuál es este modelo nuevo porque quiero persuadir a los sectores de más ingresos que es lo que nos conviene a todos, si seguimos de esta manera vamos a lograr la recuperación y a las pruebas me remito, acepto el desafío”.

Proceso/Arturo Rodríguez

 


Show Full Content
Previous LJA 26/05/2020
Next ONG exigen certeza sobre presupuesto para atender violencia contra las mujeres en el hogar

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Realizan pruebas piloto para instalar tuberías sin zanja

03/06/2017
Close