16/07/2020


La contingencia sanitaria originada por el Covid-19 ha desacelerado gran parte de la actividad económica mundial e impactado negativamente a decenas de países, no solo en términos de salud sino también en materia de empleo, inversión, educación, etcétera; y aún no se conoce con certeza cómo se desarrollará la “nueva normalidad” ni sus implicaciones en otros campos. Es previsible que en la nueva normalidad muchas dinámicas que han surgido o se han consolidado durante la contingencia permanezcan cuando pase, y que podrían contribuir a elevar la competitividad de países y ciudades, como una mayor proporción de trabajo y comercio en línea, la capacitación a distancia, y la alta tecnología.

No obstante, aún es difícil saber con qué velocidad se reactivarán las economías, qué sectores resultarán mejor o peor posicionados, o quiénes enfrentarán mayores desafíos, por ejemplo, para encontrar un empleo o una oportunidad de inversión. En ese contexto, y considerando la innegable desconfianza e incertidumbre que actualmente genera el gobierno federal, estados prósperos como Aguascalientes deberán actuar con mayor apertura, pragmatismo, estrategia e inteligencia para dinamizar su economía y asegurar mayores oportunidades de desarrollo en los próximos años. ¿Que podría hacer un estado como Aguascalientes ante un escenario incierto? Veamos. 

Un estado como Aguascalientes podría esforzarse con mayor decisión para atraer o movilizar inversión privada en sectores mucho más innovadores. No hay duda de que la industria automotriz es un pilar fundamental de la entidad, pero también es innegable que las nuevas industrias de mayor valor agregado no se encuentran necesariamente en la manufactura, sino en aquellas relacionadas con el conocimiento y la innovación, como las tecnologías de la información y la comunicación, las industrias creativas y médicas, entre otras que dependen en gran medida de recursos humanos especializados y altamente calificados. 

El éxito de ciudades como Boston, Estados Unidos, por ejemplo, se debe en parte a su capacidad para formar o atraer talento que acelere la creación y transferencia de conocimiento, del cual surgen nuevas ideas, inversiones y emprendimientos. Esas ciudades además son conscientes de que los recursos humanos necesarios para las nuevas economías ya no sólo buscan buenos empleos sino también buenos lugares para vivir, trabajar y disfrutar. En ese sentido, los gobiernos subnacionales pueden hacer una gestión mucho más sofisticada del desarrollo urbano, la infraestructura, la vivienda, el transporte y la movilidad, los servicios, y la cultura, con la finalidad de elevar el atractivo y la competitividad de un estado o una ciudad para formar y atraer el talento y las inversiones necesarias para consolidar nuevos sectores económicos que generen mayor prosperidad y certidumbre a futuro. 

Aunado a lo anterior, Aguascalientes cuenta con excelentes instituciones de educación superior, como la Universidad Autónoma de Aguascalientes, el Instituto Tecnológico de Aguascalientes, el Tecnológico de Monterrey o la Universidad Tecnológica El Retoño, entre otras, que son indispensables para la conformación de ecosistemas de innovación para el desarrollo económico local. La sinergia entre instituciones de educación superior e investigación con empresas, startups, etcétera, ha sido sumamente importante en el éxito de otras ciudades como el área de San Francisco y Palo Alto, en California, donde las universidades y los centros de investigación, además de formar recursos humanos altamente calificados, colaboran de manera directa con el sector privado para desarrollar sectores como el tecnológico, cibernético, entre otros. 

Por otro lado, la cooperación entre gobiernos subnacionales alrededor del mundo es cada vez más habitual, es decir, con mayor frecuencia estados y municipios intercambian conocimiento sobre una gran cantidad de temas para aprender de la experiencia previa de quienes hayan implementado alguna política o programa exitoso, lo que puede informar la toma de decisiones y acelerar el diseño e implementación de iniciativas de desarrollo económico local. En ese sentido, Aguascalientes puede aprender acerca de cómo los gobiernos de ciudades como Medellín, Santiago de Chile, Seattle, Toronto o Singapur, han emprendido esfuerzos importantes para potenciar sus ventajas comparativas en el escenario internacional, y la manera en que han llevado a cabo diversas iniciativas para desarrollar nuevas economías a nivel local. En ese sentido, muchas ciudades en el mundo cuentan con estrategias eficaces de promoción, e incluso han apostado por crear una “marca” sólida con la cual puedan mostrar sus ventajas en términos de calidad de vida, seguridad, eficiencia, confianza, etcétera.  

Finalmente, es importante que los gobiernos estatal y municipales de Aguascalientes actúen de manera más proactiva y estratégica para navegar en un escenario incierto, y contrarresten la desconfianza e incertidumbre que genera el gobierno federal con políticas, instituciones y procesos administrativos eficientes, eficaces y transparentes, que eleven la competitividad, confianza y calidad de vida en el estado y la ciudad para impulsar el desarrollo económico en los próximos años. Lo que no hagamos nosotros mismos, nadie más lo hará.

 

fernando.granados@alumni.harvard.edu / @fgranadosfranco

Vídeo Recomendado


Show Full Content
Previous Anacronía, miopía e inmoralidad ambiental en el gobierno
Next Así, no/ Bajo presión

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Bomberos dan capacitación a empresas de Aguascalientes

11/12/2019
Close