09/07/2020


Sin experiencia en el tema, Roberta Blázquez Martínez se embolsó medio millón de pesos en la Secretaría de Relaciones Internacionales del Verde Ecologista. Una especie de “beca” que reciben personas cercanas a Jorge Emilio González Martínez.

Sin experiencia previa en temas internacionales ni una carrera académica que la respalde en el tema, Roberta Fernanda Blázquez Martínez, prima de “El Niño Verde”, logró hacerse de un sueldo de poco más de medio millón de pesos, que salió del erario público, en la Secretaría de Relaciones Internacionales del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) durante todo 2019.

Roberta Fernanda es familiar de Jorge Emilio González Martínez, expresidente nacional del PVEM e hijo del fundador del partido, Jorge González Torres, por el lado de los Martínez. Ambos comparten árbol genealógico con Emilio Martínez Manautou, quien fue secretario de la Presidencia de México con el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz y posteriormente gobernador de Tamaulipas de 1981 a 1987.

El currículum de la burócrata es muy corto, según la última versión pública que data de 2019 y que está alojada en el sistema Ipomex (Información Pública de Oficio) del instituto de transparencia del Estado de México: su grado máximo de estudios es una Licenciatura en Administración de Empresas y su experiencia laboral se reduce a dos renglones como integrante de la Secretaría de Organización de PVEM desde 2009 hasta el año pasado.

Actualmente se desempeña como consejera del PVEM en el Estado de México, donde el partido solo tiene dos diputados. Uno de ellos, el “coordinador del grupo parlamentario”, es parte de su familia: José Alberto Couttolenc, de 34 años, hermano de María Couttolenc, exesposa de “El Niño Verde”.

 

La limitada trayectoria de Roberta Fernanda no impidió a la cúpula del PVEM pagarle como proveedora de servicios por fuera de la nómina y con recibos de honorarios la cantidad de 520 mil pesos en 2019, de acuerdo con los informes públicos de la Secretaría de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional del partido político que creó su familia.

Fuentes cercanas al PVEM que actualmente trabajan en la Cámara de Diputados contaron a EMEEQUIS que Roberta Fernanda Blázquez Martínez forma parte de un grupo compacto de cercanos a “El Niño Verde”, quienes suelen recibir contratos con duración hasta un año como proveedores de servicios, pese a su mala reputación o su falta de experiencia, como una especie de “beca” que les asegura ingresos mientras la familia atiende sus negocios privados.

Entre ellos está, por ejemplo, Leonardo Álvarez Romo, exlegislador capitalino, conocido por sus constantes faltas a la entonces Asamblea Legislativa del Distrito Federal –y cuya exesposa estuvo implicada en el secuestro y muerte del hijo de la activista Isabel Miranda de Wallace–, quien el año pasado cobró 260 mil pesos en un puesto duplicado: “Secretario de Relaciones Internacionales”.

Y la también exdiputada Esveida Bravo, cuya lealtad jurada desde 1971 al padre de “El Niño Verde” ha sido recompensada con un sueldo –el año pasado– de 263 mil pesos por su trabajo como “Afiliación Delegación Tlalpan-Coyoacán”, a pesar de que estudió hasta primero de secundaria y que ha dicho públicamente frases como “quizás no he sido muy brillante”, según la investigación “La negra historia del Partido Verde” publicada en el 2000 por el diario Reforma.

MUCHAS FALTAS Y POCOS RESULTADOS


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

Roberta Fernanda, contaron las fuentes consultadas que pidieron el anonimato para no perder su trabajo, tiene el mismo estilo a la hora de trabajar que muchos de sus compañeros de partido: muchas faltas y pocos resultados, pero puntual para cobrar su cheque que mes con mes que sale de las arcas públicas.

Es el ejemplo que dejó su primo, “El Niño Verde”, en su breve paso por la Cámara de Diputados entre 2018 y 2019: tras llegar a San Lázaro como plurinominal en las elecciones que dieron el triunfo presidencial Andrés Manuel López Obrador, Jorge Emilio González Martínez se convirtió en el legislador más faltista entre sus compañeros, pues solo asistió a cuatro de las 44 sesiones del primer periodo ordinario y apenas presentó una iniciativa de ley.

 

Sin revelar sus motivos públicamente, el 9 de abril de 2019 solicitó licencia a su cargo por tiempo indefinido y dejó en su curul a Jorge Corona Méndez, exsecretario del expresidente Enrique Peña Nieto.

Desde entonces, “El Niño Verde” ha estado fuera de los reflectores de la vida pública, pero su familia y sus amigos siguen beneficiándose del poder que alcanzó como el junior más conocido de la política nacional.

 

@oscarbalmen 


Show Full Content
Previous 103 trabajadores de la VW de México dan positivo a covid-19
Next El error de Gatell. “El 18 de mayo ocurrió su waterloo”

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Avanza proyecto para generar valor a los productos lácteos   

23/01/2020
Close