16/07/2020


Estimado lector, cuando el mismo sistema nos orilla a tomas las cosas a la ligera y pone entredicho nuestra capacidad de abstracción de la información, cuando el jefe que despacha en Palacio Nacional no aguanta “vara” y todo se lo toma personal, cuando el líder de la cuatro te desacredita las manifestaciones que se llevan a cabo en su contra, con el argumento de que todos los vehículos que participaron eran de lujo… cuando la pandemia está en los picos más altos en nuestro país y observamos las imágenes que se difunden por los medios tradicionales y digitales del eterno candidato a la presidencia de la República sin cubre boca, cuando no entendemos las contradicciones, la constante polarización que éste personaje ocasiona y sin empacho promueve, entonces es momento de voltear, aunque sea por hoy, al ocio informativo y dejarnos llevar por la oleada de noticias basadas en conspiraciones, será divertido querido lector.

Primero, acordemos usted y yo qué entendemos por eso de las teorías de la conspiración. Yo encontré que se refiere a hipótesis alternativas o diferentes a las oficiales que tratan de explicar (con otros datos) un acontecimiento polémico de relevancia histórica, social, económica, obviamente política a través de operaciones secretas de grupos de poder, o mafias de poder como diría don ya sabe quién. 

Pero y entonces, cómo funciona todo esto de las teorías alternativas a la realidad, bueno primero deberíamos identificar a qué realidad nos referimos, no es lo mismo pasar la crisis mundial del COVID en un país emergente como el nuestro que estar en una nación desarrollada, para no ir tan lejos, la realidad cambia de una ciudad a otra dentro de nuestra misma patria. 

Una teoría de la conspiración, además de parecer una cortina de humo debe tener un fin muy preciso; David Aaronovitch un destacado periodista británico docto en el tema dice que para que un argumento como estos funcione debemos tomar en cuenta los siguientes pasos, ahí le van estimado lector, espero que para el final de la lectura de esta columna tengamos la receta perfecta y podamos crear una que otra de esas teorías de la conspiración y nos hagamos famosos, por cierto y antes de continuar ¿No le gusta más el término famoso que viral? Viral en las redes, qué es eso, el uso del lenguaje en la jerga de las redes sociales y los nuevos medios digitales merece un análisis a detalle, pero bueno, ya habrá ocasión para plantear una hipótesis al respecto. Continuando con los puntos que propone Aaronovitch, el primero es seleccionar un acontecimiento con gran repercusión, como la pandemia actual, la muerte de algún personaje famoso, un hecho histórico como la llegada del hombre a la luna, el atentado al WTC aquel 11 de septiembre en la ciudad que nunca duerme, en fin, usted elija su preferido. 

El siguiente punto es señalar a un culpable, pero no cualquiera; funciona muy bien identificar a un grupo poderoso y oculto, como la mafia del poder que no dejaba llegar a don Andrés al poder por tantos años, pobre hombre, cómo sufrió. Hoy los elegidos a ser señalados como los poderosos culpables son los vecinos del norte y los chinos; no era famoso, pero ahora ya lo es, George Floyd y los disturbios que se han suscitado derivado de su muerte ¿Quién está detrás de todo esto? O que tal los enemigos por excelencia de los gringos, me refiero a los rusos durante la guerra fría, el personaje antagónico y su presencia en la carrera espacial de finales de los años sesenta ¿La NASA alunizó a Neil el del brazo fuerte o fue Kubrick quien filmó un montaje para que el mundo fuera testigo del éxito del programa espacial de los Estados Unidos? ¿El Nueve 11 fue un autoatentado? Entonces ya tenemos dos ingredientes básicos, el acontecimiento y un culpable oculto, poderoso. Ahora el siguiente punto a tomar en consideración es que nuestra hipótesis esté relacionada con otros hechos de la historia para así darle veracidad; es decir, tener una coartada que nos otorgue por lo menos el beneficio de la duda; créame estimado lector, en estos tiempos donde la tecnología nos permite hacer muchas cosas que antes no podíamos, será más sencillo y convincente truquear, intervenir, manipular imágenes fijas o en movimiento con tal de tener la evidencia, piense en todos los videos que circulan en la red de redes donde podemos observar objetos voladores no identificados surcar los cielos de prácticamente todas las naciones y en algunos hasta sus tripulantes nos dicen adiós o nos hacen la batiseñal. Por último (la cereza del pastel) la duda, la incertidumbre, el miedo; nosotros como espectadores somos más receptivos o prestamos más atención si nos hacen creer que, de no triunfar la verdad, nuestra verdad, la verdad de la conspiración, entonces algo terrible pasará. 

Con estricto rigor entonces podemos argumentar que ninguna teoría de la conspiración cuenta con un sustento probatorio o racional. 

Si no quiere ver más de lo mismo, está cansado de la terquedad de don Andrés, por distracción y entretenimiento ahora que han regresado al escenario mundial, revise a los Anonymous y aplique su manual para identificar teorías de la conspiración. 

Si usted como yo percibe que esta crisis se tornó hacia la saturación y credibilidad mediática convirtiendo esto en una amenaza psicológica, entonces distraiga su atención le hará bien. Dicen por ahí que el buen rey del rock vive en Argentina, además de que lo contrataron como extra ya hace muchos años en la película “Mi pobre angelito” busquémoslo, aun es tiempo de conseguir su autógrafo; o que me dice del rey lagarto, según su compadre Ray Manzarek, muchos años antes de morir, previo a una entrevista para televisión me dijo que el buen Jim vivía en Ajijic Chapala junto con todos los gringos viejitos jubilados, el rey del pop hace unos años editó material nuevo a nombre de su hermana Janet, The great forever, y así como estos ejemplos seguro encontrará miles y miles que lo pueden distraer de esta incómoda cotidianeidad mediática. 

Por cierto, Pedro infante está vivo… tiene 103 años.  

 

ericazocar@hotmail.com

@ericazocar

Vídeo Recomendado


Show Full Content
Previous Fantasía profeta/ A lomo de palabra
Next No regalen el tesoro público/ Cocina Política

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

De rebote

01/09/2016
Close