09/07/2020


Después de meses de cuarentena, fue a partir de inicio de junio que el gobierno dio luz verde para que las actividades volvieran a reanudarse de forma escalonada, con personal reducido y en grupos, con el fin de no congestionar las áreas.

Uno de los sectores que regresaron es el de la construcción, el cual estuvo prácticamente en pausa por la contingencia sanitaria en México y que espera una mejoría con respecto al año pasado, aún con la situación actual. 

Para esto, tanto el Instituto Médico del Seguro Social (IMSS) como la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) dieron a conocer su protocolo de regresos a las obras, con el fin de que los trabajadores realicen sus labores brindados con la mayor seguridad posible y evitar que existan contagios en las áreas de trabajo.

 

El IMSS señala que los principales riesgos para obreros, ingenieros y arquitectos es el uso compartido de herramienta y maquinaria, el transporte para trasladarse a la obra y que, en muchos casos, se carece de un lugar específico para el lavado de manos.

Para esto, se ha recomendado que se aseguren todos los insumos para su desinfección, además de que las empresas constructoras han tenido que proporcionar el equipo de protección a su personal, como lo es el cubrebocas, el cual varía de acuerdo con la función que se ejerce en la obra (tela, quirúrgico o de construcción, sea el caso).


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

Aquellas empresas que no han podido garantizar una sana distancia efectiva entre sus trabajadores o el contacto con clientes y proveedores es constante, se les ha pedido que todos sus empleados utilicen lentes protectores o caretas, las cuales protegen rostro, ojos, nariz y boca.

Esto se ha facilitado un poco, debido a que los servicios en internet se volvieron en una herramienta elemental durante la cuarentena, algo que no ha sido una excepción en el mundo de la construcción. Empresas como Eurocimbras, Cimbramex y Ulma, por mencionar algunas, han vendido cimbras, andamios y puntales metálicos de forma digital, lo cual agiliza los procesos y disminuye el contacto físico.

Las obras han tenido que ser adaptadas de tal forma que exista un comedor, el cual debe estar debidamente limpio y lejos de cualquier zona de trabajo, para que se pueda disfrutar de los alimentos sin riesgo alguno.

El ingreso a las obras también ha tenido que hacerse distinto, con filtros en las entradas, en los cuales los cuerpos médicos toman la temperatura y revisan cualquier síntoma respiratorio. En caso de superar los 37.5 grados Celsius de temperatura, se tendrá que acudir a la orientación médica y llenar un permiso especial por Covid-19.

El protocolo también pide que todos los trabajadores porten su cubrebocas correctamente y no lo toquen, pues el contacto con los materiales como rocas, arena y grava es antihigiénico y puede ser perjudicial. Asimismo, se pide que antes y después de consumir alimentos y bebidas, los trabajadores se laven correctamente sus manos.

Por su parte, la CMIC también propone que se haga un seguimiento a los hábitos del hogar, cuidando la higiene desde casa y en el traslado, ya sea en transporte público o en un vehículo en particular.

También pusieron a disposición de las empresas un semáforo con el cual se podrán guiar para atender las medidas sanitarias y adaptar la forma de trabajo, de tal forma que los riesgos sean mínimos.

No todos regresan

De acuerdo con la asociación civil Sustentabilidad para México (SUMe), solo 500 empresas del sector de la construcción han podido regresar a sus actividades. 

Muchas de estas empresas tuvieron que regresar de acuerdo con su capacidad de respuesta, la cual incluyó una elaboración de protocolos sanitarios para la reanudación de actividades, la capacitación de su personal en materia de salud, la readecuación de los espacios de trabajo y sus procesos productivos, así como la debida implementación de los filtros de ingreso.

 

Sin embargo, estados como Morelos, Puebla, Baja California y Quintana Roo solicitaron que las actividades de la construcción sigan detenidas por lo menos dos o tres semanas, debido a que consideran que la situación por Covid-19 sigue grave, con el aumento de contagios.

Una de las principales razones es que existe la preocupación de que exista un contagio entre los empleados y las obras tengan que suspenderse de nuevo, lo que provocaría problemas de logística y el riesgo de que los insumos sean dañados, por lo que siguen a la espera de reanudar su trabajo.


Show Full Content
Previous Pin Parental representará incremento de homofobia en Aguascalientes
Next Atentado contra García Harfuch revela lista negra del gabinete, se mencionan Ebrard y Nieto

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Mejora la percepción de seguridad de los ciudadanos en Aguascalientes

03/10/2014
Close