07/07/2020


Irresponsables, conservadores, ignorante y miedosos, así de duros son los calificativos que les propina la abogada y educadora sexual, Marcela Martínez Roaro, a los diputados en una carta severa por la aprobación del PIN Parental, acompañamos la llamada de atención de la maestra Marcela Martínez Roaro, son una vergüenza los diputados locales, en Aguascalientes, la iniciativa que incluyó el PIN Parental en la reforma a la Ley Estatal de Educación, fue presentada por Karina Banda Iglesias, de Encuentro Social, pero no se puede culpar sólo a la diputada de ese partido mocho, el cambio que privará a las niñas y niños de recibir contenido educativo en materia de sexualidad, fue aprobado por unanimidad, todos los partidos representados en el Congreso levantaron perversa o supinamente la mano, a la mayoría conservadora de Acción Nacional les sirvió que Karina Banda les pusiera el plato en la mesa, así, sin ensuciarse las manos aprovecharon la oportunidad, ¿y el resto de los partidos?, ¿cómo es que están trabajando los del PRI, Morena y PRD?, resulta increíble la ignorancia sobre su responsabilidad de los diputados; los priistas están dormidos, es evidente, nada que no les sirva para dirimir sus abyectas luchas internas les interesa; al perredista Jorge Saucedo Gaytán todo se le va en la búsqueda de los reflectores, bueno para alabar las iniciativas progresistas en otras entidades federativas, pero cuando se trata de Aguascalientes, escurre el bulto; mientras que los diputados de Morena, bueno, ¿qué se puede esperar de ellos?, llegaron a Palacio Legislativo bajo las faldas de Andrés Manuel López Obrador y en alianza con Encuentro Social, es evidente que José Manuel González Mota, Heder Pedro Guzmán Espejel, Erica Palomino Bernal, Cuauhtémoc Cardona Campos y Natzielly Teresita Rodríguez Calzada sólo llegaron a servirse del erario, no les preocupa lo que aprueban pues no tienen que rendirle cuentas a nadie, sí, ya sabemos que Rodríguez Calzada y Elsa Amabel Landín se “disculparon” porque no hubo debate sobre el tema, pero esa confesión sólo las exhibe como las cínicas que son, no tienen perdón… ah, no, nos informan que ya fueron perdonadas por la mano que mece la cuna, que el obispo y los del Frente Nacional por la Familia las esperan para confirmar su compromiso con ellos, para ahora que necesiten votos de nuevo.

Recular es de sabios. El nada honorable Congreso local tiene la oportunidad de recular en sus reformas a la Ley de Educación, sí pueden corregir su tremenda metida de pata, tal y como hizo la Secretaría de Hacienda con los recortes del 75 por ciento al gasto operativo de los Centros Públicos de Investigación de Conacyt que la extinción de fideicomisos había puesto en duda, como informó Sergio López Ayllón, director del CIDE. Al respecto, ¿qué necesidad hay de tanto susto?, ¿no sería más sencillo que ante la duda de mal manejo de recursos se aplicaran auditorías, para las cuales hay una normatividad, y no meter a todas las instituciones en la misma canasta del “sospechosismo” de la corrupción? En un contexto en el que es urgente fortalecer la ciencia y la tecnología mejor salen las amenazas, así no se puede. “Creo que debemos reconocer ampliamente las gestiones de la Directora General de Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, el Titular de la Unidad de Articulación Regional y Sectorial, Alejandro Díaz, y al Oficial Mayor, Noé Ortíz, así como de sus equipos de trabajo”, dijo en un comunicado López Ayllón. Ojalá y para la otra los análisis y las negociaciones se realicen antes de tomar una determinación de tremendo calado.

Hacerse ojos de hormiga. Ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación validó la disposición del Código Penal de Aguascalientes en el artículo 107 para sancionar el delito de lesiones dolosas cometidas por razones de género con prisión preventiva oficiosa, algo que fue festejado por una gran número de personas en el estado, incluyendo a la titular del Instituto Aguascalentense de las Mujeres, Nancy Gutiérrez, quien en marzo, recién nombrada en el puesto, se ofreció para “dar soporte al trabajo legislativo” formal y de investigación a fin de disminuir y erradicar la violencia de género, y en ese momento sugirió que se realizaran cambios en el artículo 107, además de añadir castigos más severos para aquellos casos donde las víctimas fueran mujeres. Lo dijimos en su momento y ahora con la disposición lo traemos a colación porque no hay Nueva Normalidad para las mujeres, todo sigue igual, como el hecho de que aumentar los castigos, antes, durante y después de la pandemia, no erradica ninguna violencia de género si no hay un fuerte trabajo legislativo de prevención y educación; de qué sirve tener al agresor en la cárcel cuando lo que de verdad importa es que su víctima no fuera eso, víctima, de que no existieran esos golpes o feminicidios, ¿para qué quieren penas de 40 o 70 o mil años en la cárcel para el feminicida cuando ya asesinó, cuando ya hay una menos, una mujer más asesinada?; las iniciativas que se enfocan en la punición son las más utilizadas en los congresos de todo el país para hacerse ojos de hormiga y decir que trabajan “para erradicar la violencia de género” pero no trabajan ni discuten políticas públicas efectivas en prevención, en reconocer el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, una forma de violencia que ha sido minimizada por la criminalización a las mujeres que deciden interrumpir el embarazo, porque por supuesto que obligar a las mujeres a tener hijos es violencia institucional y estructural, mientras los estereotipos y roles entre la población se siguen reproduciendo, mientras no hay otras formas de conceptualizar el empoderamiento, palabra tan gastada, de las mujeres más que con los préstamos de dinero o los talleres que terminan también reforzando su lugar histórico, de cuidadoras y en la casa. Bien, oootra pena más a los agresores, y ¿cuándo van a poner a funcionar el Instituto de Investigaciones Legislativas para enfocarse en la prevención y educación? Porque tanto la ahora no tan recién llegada al IAM, Nancy Gutiérrez, como las y los diputados de la mal llamada Legislatura de la Paridad de Género, como la priista Elsa Amabel Landín y la morenita Natzielly Teresita Rodríguez Calzada quienes aceptaron que se los madrugaron “los del PAN” y legislaron con las rodillas la Ley de Educación para quitarle la perspectiva de género con el PIN Parental, ahora todos ellos y ellas deberían saber que los instrumentos jurisdiccionales punitivos y reparadores, no sirven si no vienen con la creación y reforzamiento de los instrumentos de prevención y educación. Porque para variar, ¿saben qué? De qué sirve que la ley diga una cosa, cuando la impunidad hace otra, y deja libres infinidad de veces a los agresores, a los asesinos, y poquísimas veces, nunca, repara los daños a las víctimas.

La del estribo. En la mañanera, la lluvia por la depresión tropical, le recordó al presidente Andrés Manuel López Obrador su infancia: “Me recuerda cuando era yo niño, que las láminas de zinc cuando llovía arrulla la lluvia así, ya después cuando se es grande y se tiene una responsabilidad cuando llueve muy fuerte ya no duerme uno bien, ya da preocupación”, le dijo a los reporteros… la lluvia, y nosotros pensando que lo que puede quitar el sueño son los más de 12 millones de desocupados, nos merecemos un: ternuritas.

 

@PurisimaGrilla


Show Full Content
Previous Carta a las y los legisladores de Aguascalientes
Next En el fondo de la transparencia

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Realizarán estudio de acústica a la Sala de Conciertos de la OSA

31/08/2017
Close