Lo bello y lo feo/Imágenes de Aguascalientes  – LJA Aguascalientes
24/09/2020


¿Desde hace cuánto tiempo nos preocupamos por nuestro patrimonio arquitectónico? ¿De cuándo data nuestra conciencia a propósito de su valor y de la necesidad de preservarlo e incrementarlo? 

Quizá se trate de preguntas un tanto irrelevantes, en el contexto de una sociedad con necesidades más apremiantes que el cuidado de esta riqueza. Y sin embargo, señora, señor: estoy convencido de que tenemos derecho; necesitamos vivir en un lugar agradable al espíritu; a los ojos; una ciudad que al recorrerla; al experimentarla, nos haga sentir satisfechos y orgullosos de vivir en ella. Una urbe, en fin, en la que nos sintamos cobijados, y de la que nos sintamos parte.

Esta es, creo, una de las principales funciones del patrimonio arquitectónico: agradar a quien lo contempla; a quien lo habita y, en esta medida, mejorar su vida.

Pero cuesta trabajo… Cuesta mucho dinero, rescatar el patrimonio de todo lo que lo ensucia, tal y como se observa en esta imagen, que corresponde al edificio que se encuentra en la esquina nororiente de las calles Primo Verdad y Morelos, la antigua sede del comercio de ropa Las Fábricas de Francia –bello nombre- del Barcelonette don Emilio Berlié, cónsul honorario de Francia en Aguascalientes.

Sí, cuesta mucho dinero, pero de entrada se requiere de una conciencia. Quizá si esta datara de la época en que se tendieron estos cables –progreso sucio; sucio progreso-, habrían sido debidamente enterrados. Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a [email protected].

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Gobierno del Estado de Aguascalientes reanudará actividades a partir de hoy 1 de junio
Next Tres artefactos La escuela de los opiliones 
Close

NEXT STORY

Close

El síndrome del zopilote / Enredos financieros

04/02/2016
Close