09/07/2020


  • Piden apoyo al Centro de Justicia para Mujeres y exigen ser atendidas como tales
  • Se niegan a apoyar intereses personales de quienes les ofrecen apoyo

 

Cinco mujeres trans que fueron violentadas sexualmente por policías municipales se presentaron al Centro de Justicia de las Mujeres (CJM) para pedir ayuda psicológica y denunciar a sus agresores y por el incremento en los niveles de violencia del que constantemente son blanco por parte de estos servidores públicos, expuso la activista Wendy Soto del grupo Fangoria Nice.

Son cinco mujeres las que sufrieron abuso sexual por parte de policías preventivos en la salida a la carretera a San Luis Potosí, así como en el Boulevard Guadalupano, en donde las obligaron a hacerles sexo oral, les quitaron el dinero y las llevaron al C4 a pesar de que no se presentó ningún denunciante. Lo anterior las obligó a hacer una denuncia colectiva por parte de 15 mujeres, ya que en lo individual decidieron no hacerlo por miedo, a pesar de que las agresiones son sistemáticas.

Manifestó que por fortuna cuentan ahora con el apoyo de un colegio de abogadas quienes les asesorarán con las denuncias y les abrieron el camino para que las reciba la directora del CJM, lugar donde esperan recibir el servicio que requieren.

La petición ante el Centro de Justicia para Mujeres es que las mujeres trans sean atendidas como tales y puedan recibir tratamiento psicológico, al sentirse vulnerables ante los constantes abusos sexuales y de autoridad.

Observó además la falta de apoyo por parte de la administración municipal capitalina, en donde por un lado dicen que apoyarán a todas las personas que se acerquen, y por otra rechazan hacerlo y discriminan a las mujeres trans, “si la alcaldesa no se presta a platicar con nosotros para saber qué está pasando, no queremos ser utilizadas, queremos que la sociedad vea cómo actúa la seguridad pública con nosotras, como un grupo minoritario. Estamos hartas de que las autoridades y los elementos de la Seguridad Pública del municipio nos estén hostigando, nos roban, abusan de nosotras, nos llevan al C4, se ensañan, hay redadas cuando nosotros denunciamos, entre más denuncias, más redadas”.

Wendy Soto insistió que prefieren buscar los apoyos solas, pues hay quien las busca con otras intenciones, como es el caso de Salma Luévano, quien selecciona a las personas que ayuda y si no hacen lo que ella les pide las corre.

“Yo soy sexoservidora y desgraciadamente por la pandemia no hay clientes ni dinero para comer, y fui con Salma y se portó muy déspota; varias compañeras igual, también fueron y también las corrió, hasta a compañeras con alguna discapacidad, nos dijo que no había apoyo, nos cerró la puerta y nos rompió los papeles en la cara”, manifestó otra de las chicas presente.


Show Full Content

About Author View Posts

Claudia Rodríguez Loera
Claudia Rodríguez Loera

Reportera en La Jornada Aguascalientes.

Previous Sólo 2 municipios y 1 gobernador han presentado controversia constitucional por militarización
Next Morena en Aguascalientes, partido acéfalo y con problemas internos

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Último concierto de la primera temporada de la OSA

24/03/2017
Close