Nueva normalidad/Bajo presión  - LJA Aguascalientes
18/06/2024

Ya Dios dirá, sentencia con la mirada la dependiente del único local comercial que nunca bajó la cortina en esa cuadra, que no se contagió del desánimo de los otros locales cuyos dueños se vieron afectados por la ausencia de clientes durante los días de la Jornada Nacional de Sana Distancia. Atrás del mostrador de Libros y artículos religiosos ella se mantuvo firme, todos los días y en el mismo horario con la cortina levantada, incluso aquellos en que el templo de enfrente mantuvo sus puertas cerradas, durante todo ese tiempo ella siguió ofertando cirios, guías, cruces, cuadros, medallas y múltiples figuras de santos, vírgenes y cristos.

No cedió la vendedora de artículos religiosos, cerró el de las copias, bajaron cortina el café, la marisquería, el reparador de calzado, la de material para uñas, la dulcería, la fonda de comida venezolana, se alejaron de la calle la vendedora de tamales, incluso algunos locatarios del Mercado Reforma cubrieron con lona sus puestos… ella no, abrió todos los días, a pesar de que su actividad no fue considerada esencial durante la emergencia sanitaria. Por la forma en que entramos a la nueva normalidad a partir del 1 de junio, mirando la oferta de esos objetos, reconsidero si es necesario volcarse a la fe para así obtener una mínima certeza que permita transitar de forma segura estos tiempos de coronavirus.

Creo en el diálogo como lugar potencial de la transformación, de la manera que lo describe Martin Buber, una relación auténtica, inmediata, directa, que permite el encuentro con el otro, el diálogo descrito por el autor de ¿Qué es el hombre?, va más allá de la simple conversación, es un escenario que requiere de la comprensión mutua para generar una comunicación que hace énfasis en la colaboración, la horizontalidad y la participación. 

La forma en que los distintos gobiernos han lanzado a la población a la nueva normalidad no propició diálogo alguno, de manera unilateral se establecieron fases y plazos que no fueron explicados, sobre los que no se demandó conversación alguna, los cambios en la presentación de los indicadores sobre cómo nos afectaba la pandemia no dieron pie a la reflexión colectiva sino a la discusión sin sentido entre distintos actores políticos. Obedecimos cuando se nos obligó al confinamiento, en espera de las claves que nos permitieran un regreso seguro a un mundo distinto, no ocurrió, recibimos una etiqueta y la promesa de que todo estará bien. Estamos solos.

Martin Buber conceptualizó el diálogo de tal manera que se puede establecer tanto con palabras como con el silencio, porque trasciende el lenguaje para transformarse en una fuerza de creación, pienso en eso durante la caminata al mercado en el día uno de la nueva normalidad, me detengo frente al local de artículos religiosos y pienso si no valdrá la pena comprar una figura de un santo, de intentar una conversación con eso sé que obtendré silencio, a diferencia de los intentos de la ciudadanía con sus gobiernos, que sólo le han devuelto ruido.

Coda. En Medium, Barack Obama publicó el texto How to make this moment the turning point for real change, en relación con las protestas en varias ciudades de los Estados Unidos por el asesinato de George Floyd. Mientras el presidente Donald Trump en un discurso rabioso demanda a los gobernadores dominar y arrestar a los manifestantes y amenaza con recuperar el control de las calles mediante un despliegue militar, Obama propone argumentos y herramientas para que los activistas trasciendan de la protesta hacia la reforma de los departamentos de policía y el buen funcionamiento del sistema de justicia en todos los ámbitos, una de las conclusiones es “si queremos lograr un cambio real, entonces la elección no es entre protestas y política. Tenemos que hacer las dos cosas. Tenemos que movilizarnos para crear conciencia, y tenemos que organizar y emitir nuestro voto para asegurarnos de elegir a los candidatos que actuarán en la reforma”.

 

@aldan



Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous El primer best seller literario del mundo/ En la paz de estos desiertos 
Next Covid-19 en Aguascalientes: Una fotografía a través de PADeCI
Close

NEXT STORY

Close

Las Policías de Aguascalientes en números

15/11/2018
Close