02/07/2020


Diseñar un proceso de selección que cumpla con criterios y ciertos requisitos, desde la convocatoria; deben ser transparentes

Jacqueline Peschard

 

Estimados amigos invisibles, la semana pasada en nuestro Estado estuvo plagado de temas diversos como el PIN parental en tema de educación, la nueva mayoría en el Congreso del Estado, las designaciones del Auditor Superior e integrantes del Consejo Consultivo del órgano garante en materia de transparencia, entre otros. Como lo anticipé y di a conocer el pasado 17 de marzo de este año en la columna titulada “Designación del Auditor Superior: La Convocatoria” https://bit.ly/2NA0trW o bien, en la columna del 25 de mayo titulada “Reforma Electoral y Designaciones: Trabajo Legislativo impostergable” https://bit.ly/31mBPTP en la columna del 17 de marzo, le di a conocer que se había publicado la Convocatoria para elegir al que fungirá como Auditor Superior, quien será titular del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de Aguascalientes -Osfags- por un periodo de siete años, a partir del día que rinda protesta y hasta el 22 de febrero de 2026. Manifesté en ese entonces que la Comisión de Vigilancia tendría un duro trabajo para elegir al mejor perfil y cuidar que no le ocurriera lo mismo que en la designación anterior, en donde, se tomaron su tiempo para la elección del Auditor, una vez elegido, renunció a las pocas semanas. 

Desde marzo revelé que, deberían evaluar y demostrar quién reúne la experiencia, la capacidad y los conocimientos para tomar las riendas de una institución que se ha visto envuelta en todo el ajetreo político es los últimos meses.

Desafortunadamente la convocatoria tuvo que ser suspendida por motivos de la contingencia en salud por la pandemia del Covid-19, sin embargo, se reactivó el pasado primero de junio cuando fue publicada en el Periódico Oficial del Estado, cuyo plazo para registrarse venció el 12 de junio, incluso los medios de comunicación cubrieron el cierre del registro.

Usted que da seguimiento semana a semana a esta columna le comenté que era de suma importancia poner énfasis en varios aspectos, sobre todo, la experiencia en el conocimiento de los temas, ante todo, en la experiencia probatoria para ocupar cada cargo, es decir, elegir al mejor perfil, por supuesto tomando en cuenta la paridad de género. 

Le comento esto porque el lunes pasado comenzó a circular la terna que conformó la Comisión de Vigilancia, la cual estaba integrada por dos hombres y una mujer -cumpliendo con la paridad de género-. Pues bien, una vez que la ciudadanía -la interesada por supuesto- conoció los nombres de la terna, en particular los organismos empresariales y el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, manifestaron la falta de transparencia en la “selección de la terna” para designar al titular del Osfags. Nótese que, al parecer, solo les importa defender los procesos de designación de los cargos que conlleva un poder político, le digo esto, porque también designaron a los integrantes del Consejo Consultivo del ITEA, y ahí no realizaron ningún comentario -tal vez no sabían que la propia Comisión de Vigilancia designaría a ciudadanos para estos cargos-.

Mi humilde punto de vista, por un lado, les doy la razón porque esta designación estuvo invadida de opacidad en todas las etapas de la convocatoria -mire Usted, se registraron 20 ciudadanas y ciudadanos para “competir” por esta posición -14 hombres y 6 mujeres-, en ningún momento dieron a conocer el CV en versión pública de los aspirantes, mínimo su trayectoria, si cumplía o no con los requisitos que señalaba la convocatoria, no dieron a conocer el calendario de entrevistas de los aspirantes, mucho menos transmitieron dichas entrevistas, tampoco realizaron el ejercicio de la rendición de cuentas, es decir, que al emitir el voto cada legislador debió decir el porqué de su voto por el candidato que eligió -aquí es donde insisto que debemos trabajar una Política Estatal de Designaciones, para que existan las reglas claras para las designaciones que están por venir. Por otro lado, a manera de sugerencia, tanto los organismos empresariales, como el CPC del Sistema Estatal Anticorrupción deberían involucrarse y dar seguimiento en las etapas de las convocatorias desde su publicación. Es decir, para brindar certeza y máxima publicidad deben estar atentos y presentes en cada etapa de las convocatorias que emita el Congreso del Estado para designar cargos públicos.

Lo anterior permitirá que, en todo proceso de designación estatal se cumplan con ciertos requisitos para los que se está concursando, desde la publicación de la convocatoria, en la cual, deben actuar con transparencia, es decir, deben de enunciar cada etapa y estás deben ser claras y detalladas, incluidas versiones públicas de documentos, fechas, horarios, transmisiones en vivo y sobre todo la publicación de cédulas para que la ciudadanía pueda corroborar el por qué cada integrante de la autoridad que emitió su voto a favor.

Como Usted ve, los integrantes del Poder Legislativo, los organismos empresariales y el CPC del SEA tuvieron en sus manos un ejercicio interesante de transparencia y rendición de cuentas, que pudo ser precedente estatal para los siguientes ejercicios de designaciones y nombramientos, si realmente queremos -si es que existe voluntad política- pasar de la opacidad a la transparencia en estos ejercicio, deberán de elegir a los mejores perfiles acompañados del principio de máxima publicidad poder combatir a la corrupción en nuestro estado, de lo contrario seguiremos teniendo instituciones de “cuates y cuotas”.


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

Ya sabe, alguien lo tiene que decir. Y no dejar que unos lo hagan y los demás lo permitamos.

 

politologouaa@gmail.com

@chazito14


Show Full Content
Previous Lo que el coronavirus nos robó III/ Imágenes de Aguascalientes 
Next Defender la democracia/ Matices 

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

En enero, la recaudación del predial creció 19.15% en Calvillo

06/02/2020
Close