Justicia/ Yerbamala  - LJA Aguascalientes
03/10/2022

La palabra justicia alude en su origen, a una noción religiosa romana relacionada con Júpiter. De ahí surgen iurare y iuramentum (jurar, juramento). Por otra parte, justicia tiene que ver con la raíz sánscrita yoh: “Vínculo “obligatorio”. Si atendemos a la etimología latina, encontramos que jus, significa derecho, en una noción más o menos equivalente a “lo justo”, donde los romanos ya distinguían claramente entre lo moral (fas) de lo legal (jus). Se comprenderá de lo expuesto, que la noción de justicia tiene entonces orígenes y dimensiones éticas, morales, religiosas, filosóficas y legales muy diversas según el tiempo y la cultura de la que se hable, pero en términos generales se puede decir que lo que es justo para unos no necesariamente lo es para otros, y viceversa.

Con estas ideas en mente, podemos pensar en torno a la realidad actual, donde por ejemplo, en 2018, de los 33 millones de delitos que se cometieron en México, solo 3.5 millones fueron denunciados al Ministerio Público (MP), y solo en el 6.8% del total el MP inició una carpeta de investigación. De ellos, solo en 109 mil casos fueron puestos los responsables ante un juez para ser juzgados. Todo esto, en un país con 128 millones de habitantes (WJP citando a ENVIPE, 2019). Es decir, que el sistema de administración e impartición de justicia penal en México funciona como un enorme embudo, donde solo llega a juicio la mínima parte de los delitos que se cometen. Se comprenderá fácilmente de las cifras citadas, la magnitud del problema de impunidad que enfrenta la justicia en México. Veamos ahora algunos ejemplos sobresalientes de los que tuvimos noticia recientemente:

Sin duda es de celebrarse que el gobierno y su fiscalía especial avancen en la investigación del caso de los 43 estudiantes desaparecidos hace ya 6 años en Guerrero, aunque es dudoso, como sostienen alegremente en los últimos días diversos funcionarios de la 4T, que la verdad histórica inventada por el gobierno de Peña y su corrupto procurador de justicia, se acabe de derrumbar, porque que era una mentira monumental ya todos lo sabíamos ante las conocidas y públicas conclusiones del grupo de expertos de la OEA, primero invitados y luego echados por el mismo gobierno de Peña. ¿Se está haciendo justicia en este evidente caso de desaparición forzada? Dudoso decirlo por el momento, rumbo al final del segundo año del actual gobierno. ¿Qué significado tendría hacer justicia para las familias de los muertos y desaparecidos en este caso?

¿Que significaría en términos de justicia ambiental paralizar las obras de megaproyectos que vulneran la autonomía indígena en todo el país así como el derecho fundamental a la salud de millones de mexicanos? Ejemplos sobran: desde los campos de “energía limpia” del Istmo de Tehuantepec hasta los “jales” mineros desbordados que contaminaron gravemente el río Bacanuchi en Sonora. Pero hay muchos ejemplos más.

Así también podríamos hablar de los millones de pesos que acaba de recibir una jueza federal por liberar a un conocido detenido, según grabaciones dadas a conocer públicamente. Liberó dicha señora a un tal “Mochomo”, que casualmente, está relacionado con la indagatoria del caso de los estudiantes desaparecidos. ¿Qué será lo justo para esta jueza corrupta y el resto de servidores públicos involucrados? ¿Cuántos casos más hay en el país de jueces venales y corruptos? Por contrapartida, ¿a qué se refiere el ministro presidente Zaldívar cuando sostiene públicamente que la reciente ejecución a sangre fría –no es la primera- de un juez federal y su esposa son “crímenes de estado”?

Veamos otros ejemplos interconectados: se acusa al ex director de Pemex (y ex coordinador de la campaña presidencial de Peña) de delincuencia organizada y otros delitos contra el patrimonio de la paraestatal que involucran el uso indebido de muchos millones de dólares, valiéndose de una red de complicidades que llega hasta Brasil y España (el famoso caso Odebrecht). Así se detuvo a la diversos familiares del prófugo, todos también, prófugos de la justicia. Dicho señor, de apellido Lozoya, fue capturado recientemente en las inmediaciones de una lujosa urbanización del levante español. ¿Se piensa llegar hasta las últimas consecuencias? Bien decía el abogado Coello Trejo que el tal señor Lozoya “no se mandaba solo” cuando cometió los crímenes que se le imputan. ¿Que significaría esto en términos de hacer justicia?

Caso análogo y muy relevante representa la muy reciente detención en Florida del exgobernador de Chihuahua, prófugo desde 2017, a quien se reconoce como uno de los hombres más ricos de su estado desde que fue gobernador, y a quien se le imputa la autoría y complicidad en una red de desvíos de recursos públicos millonarios para financiar las campañas del partido gobernante durante el sexenio anterior, con pleno conocimiento y colaboración de la Secretaría de Hacienda (por la que pasó, por ejemplo, el ex candidato presidencial Meade). 

Como se ve, los hilos de las diferentes tramas corruptas parecen conducir todos, no casualmente, a las mismas personas.

Y para que no se piense que los pactos mafiosos eran solo cosa de tres colores, ahí está también el relevante asunto del ex secretario de Seguridad Pública en tiempos del gobierno del panista Calderón, famoso detenido que se dispondría a “cantar” desde su detención gringa ante la perspectiva de ser juzgado por narcotráfico y otros delitos graves y obtener por sus delitos una condena de cadena perpetua, como la que ya recibió un famoso sinaloense experto en proyectos de ingeniería subterránea.


¿Quiénes son los ofendidos en estas y otras tramas corruptas, fraguadas a través de lo que se conoce como “pactos de silencio y de impunidad? Omertá, le llaman los sicilianos, inventores y desarrolladores avanzados del término “mafia”. 

¿Qué significaría hacer justicia? ¿Llegará por primera vez el brazo de la justicia en la historia de este país hasta los máximos responsables? el tiempo lo dirá. Por lo pronto valga recordar aquella máxima que reza: “justicia demorada es justicia denegada”.

P.S. Es tiempo para la quincenal Yerbamala de un breve receso veraniego. Pero con la inestimable venia del director y destacado equipo que le acompaña, volvemos en septiembre. 

@efpasillas


Show Full Content
Previous Rodada/ Bajo presión
Next A propósito de Morricone/ El banquete de los pordioseros 
Close

NEXT STORY

Close

Morena se llevó lo peor del PRD, afirma dirigencia local

04/07/2017
Close