Mueren antes de llegar al ventilador: La evidencia detrás de la fallida estrategia de salud pública contra el COVID-19 – LJA Aguascalientes
23/09/2020


Publicado originalmente en Tercera Vía


Con anterioridad en Tercera Vía hemos hablado de la peculiar situación del número de fallecidos por COVID-19 en México, en dos aristas:

  • El exceso de porcentaje de letalidad en comparación al promedio mundial, según los números reportados, y que podría ser consecuencia de un subregistro por falta de pruebas realizadas. Mientras estados como Aguascalientes o la CDMX tienen porcentajes más o menos sanos de pruebas por cada 100 mil habitantes, en lugares como Zacatecas  hay “pocos casos” de la mano de pocas pruebas realizadas.
  • El cambio tan drástico en fallecimientos durante el mismo período del año si comparamos 2019 contra 2020.

Por si fuera poco, está la peculiar situación del subregistro pero en fallecimientos por COVID-19 en la Ciudad de México.

Así es como México ha superado a Italia en muertes totales por COVID-19

Toma tu Semáforo Naranja: el número de muertes por COVID-19 en CDMX sería tres veces mayor al reportado

En Nexos han estado dando seguimiento al tema en la CDMX, comparando los datos con los últimos cuatro años. Así retomabamos su reporte a inicios de Junio 2020:

Una pieza de Nexos revela que hubo alrededor de 8 mil decesos más de lo normal en la CDMX de Enero al 20 de Mayo de 2020, si lo comparamos con el promedio del mismo período pero en los últimos cuatro años.

Esta anomalía, que podría explicarse porque estamos viviendo una pandemia justo en el grueso de los meses de la mencionada selección, contrasta con los 1832 decesos oficiales reportados por COVID-19. Es decir, si tomamos al pie de la letra dicha información, el aumento de casi 8 mil muertes tendría un exceso de mortalidad de 7,359 sí descartamos las del COVID-19.

¿Es posible que tengan otra razón las más de 7 mil que sobresalen en sólo 5 meses? ¿En otros países se ha visto? Nexos también consideró esto (en fechas específicas), y los datos dejan claro algo:

  • El exceso de mortalidad en Alemania durante el inicio y auge de la pandemia, coincide en un 97% con las muertes reportadas por Coronavirus.
  • En Francia es un 93% la coincidencia, 91% en Suecia y 87% en Bélgica.
  • Reino Unido sólo tiene coincidencia de 54% y, si vemos un patrón en esto, CDMX sólo tiene 25% de coincidencia.

El artículo más reciente, actualizado con los datos hasta finales de Junio 2020 decía así:

La curva de exceso de mortalidad en la Ciudad de México presenta un ascenso rápido y un prolongado descenso, algo que no se asemeja a ninguno de los datos de otras regiones. En otras ciudades de América Latina, como en Lima, Perú y Santiago de Chile, se observa un ascenso más progresivo, sin embargo todavía se desconoce la forma de su descenso. En ciudades o regiones como Guayas (Ecuador), Lombardía (Italia), la región de París (Île-de-France, Francia), Londres (Reino Unido), Madrid (España) y la ciudad de Nueva York (Estados Unidos), la curva es mucho más pronunciada tanto en la subida como en la bajada. 

El exceso de mortalidad en la Ciudad de México se encuentra, en términos absolutos, por encima del de Londres o de Madrid, que han tenido excesos de 10 066 y 16 191 decesos respectivamente.  En términos relativos, en porcentaje de variación contra años anteriores, el exceso de mortalidad de México a la fecha se encuentra por encima del de Londres, Santiago de Chile y la región de París.

Algo no es normal.


Con los datos presentados ayer en la conferencia de las 7PM (25 de Julio 2020) por Secretaría de Salud federal, algunos comentaristas y expertos (como uno de los autores de los artículos en Nexos) tienen apuntes sobre el exceso de mortalidad, pero en todo México.

La analista política Viridiana Ríos tiene una explicación más detallada, por si también quieres ese mismo dato pero explicado.

Para empezar, en 2020 llevamos 55% más muertes que en 2019. Porque COVID-19, tal como se explicó en las primeras 500 palabras de este texto.

¿Qué significa eso?

El exceso de mortalidad en México sería, con los datos de ayer (que aparte están sucios, ya que faltan 12 estados por reportar), de un exceso de muertes de 592 por millón.  Arriba estarían Ecuardor, Perú, España, Reino Unido, Italia, Belgica, y Holanda.

Ríos nos hace notar que Peru y Ecuador serían los únicos países que no han achatado su curva. Tal como México. Los tres latinoamericanos.

Ayer mismo, un artículo por un autor invitado en Forbes (al que la publicación cede espacio, pero no valida editorialmente) pone sobre la lupa el número de muertes de personas jóvenes en la CDMX:

Los datos, recopilados por Nathaniel Parish, rescatan lo siguiente:

  • Gente relativamente joven, de 41 a 60 años, es el 39% del total de fallecidos por COVID-19 en la CDMX.
  • Las personas de 61 años o más conforman el 53%.
  • El 29% engloba a las personas de 35 a 55 años (2450), asunto que llama la atención ya que parte de la comunicación del gobiero mexicano hablaba de que la población de riesgo eran principalmente adultos mayores o aquellos que padecen enfermedades como hipertensión o diabetes, no precisamente características de este grupo de edad.

Peor: según Parish, hay poca evidencia para demostrar que México sea el extraordinario caso donde (más que en otro país) las personas de 35 a 55 años tengan un grupo de condiciones especiales que los vuelven más propensos a morir por COVID-19.

La mitad de estos 2,450 no tenían asma, diabetes u obesidad. Mucho peor: 3/4 murieron antes de llegar a un ventilador, siendo que diariamente las entidades federativas (incluída la CDMX) y la federación presumen que no existe saturación hospitalaria.

¿No existirá la disponibilidad de camas por qué ni siquieran llegan a éstas, dado que los pacientes mueren?

Agrega Parish, que 2/3 del total de fallecidos por COVID-19 en la CDMX no fueron entubados antes de morir. Aunque tampoco era garantía: 72% de los que sí conectaron a un ventilador, murieron. Es decir: 72% hasta el 22 de Julio del 2020.

Esto nos deja sin palabras: los datos de Parish, que dependen del SINAVE, muestran que sólo dos pacientes en la CDMX fueron “curados” y sobrevivieron al COVID-19 con esa etiqueta luego de recibir tratamiento con ventilador.

Parish retoma los dichos ya conocidos por los lectores mexicanos:

  • Al principio de la pandemia, en marzo, hubo comunicación oficial que invitaba a seguir consumiendo en plazas y comercios.
  • No ha existido una llamada formal a utilizar tapabocas o seguir las medidas de sana distancia, una vez llegada “la nueva normalidad”.
  • El gobierno federal en su sistema de tratamiento, invita a quedarse en casa y tratarse en casa si hay sospecha seria del virus. Entonces, varios mueren si quiera antes de llegar a una cama, y mucho menos a un ventilador de hospital.

En cuanto a los mencionados pacientes fallecidos de 35 a 55 años, 70% no tenían diabetes. 71% no tenían asma. 69% no tenían obesidad.

Esto entra en un serio conflicto con el discurso de Hugo López-Gatell, el responsable científico del tema en la federación, quien a diario explica los fallecimientos por males que típicamente se relacionan con los mexicanos, como la obesidad e hipertensión por comer altas cantidad de grasa o consumir refrescos.

Si bien es cierto el problema de obesidad en México, los datos de la CDMX demuestran que casi 3/4 de los fallecidos no tenían ningún mal por los que López-Gatell justifica su estrategia, y más bien pasando responsabilidad a las costumbres de los mexicanos. “Pasar la culpa de las instituciones a los individuos es una característica del modelo neoliberal que AMLO tanto ha criticado”, menciona Parish.

PARA LEER, el artículo completo en Forbes

Vídeo Recomendado

Show Full Content

About Author View Posts

Francisco Trejo Corona
Francisco Trejo Corona

Coordinador en LJA.MX y Tercera Vía // @gonodropio en Twitter

Previous Menos cotos y más barrios / Pensar el hábitat
Next Pinta Violeta 021. Un podcast de LJA.MX/ Educación Sexual
Close

NEXT STORY

Close

Es necesaria la cultura sobre donación cadavérica en Aguascalientes

27/09/2019
Close