París bien vale una reelección/ Agenda urbana – LJA Aguascalientes
15/08/2020


El pasado 28 de junio, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, fue reelecta con 50.2 por ciento de las preferencias para un segundo período al frente de la ciudad, con lo cual se mantendrá en el gobierno de la capital francesa hasta 2026. En su primer período, Hidalgo impulsó un programa de gobierno sumamente ambicioso para posicionar a París como una ciudad líder en el combate al cambio climático, y en la agenda de ciudades sostenibles, humanas e incluyentes a nivel mundial. En ese sentido, en sus primeros seis años, impulsó políticas públicas, programas e inversiones encaminadas a reducir el uso del automóvil como una de las principales medidas para disminuir tanto la congestión vehicular como la contaminación del aire. En 2016, por ejemplo, transformó 3.3 kilómetros de la emblemática avenida Georges Pompidou, construida en 1967 al margen del río Sena, en un espacio permanentemente libre de automóviles para destinarlo a ciclistas y peatones. Igualmente, en sólo cinco años, la alcaldesa logró construir más de 350 kilómetros de ciclovías, lo que ha hecho de París una de las ciudades más amigables para utilizar la bicicleta: según el gobierno de la ciudad, entre 2018 y 2019, el número de personas que utiliza la bicicleta aumentó 54 por ciento, mientras en algunas calles importantes el número de ciclistas se ha duplicado o triplicado; incluso, se estima que desde 2010 el número de viajes que se realiza en automóvil ha disminuido 5 por ciento.  

Las decisiones de Anne Hidalgo, una política de origen español y emigrada a Francia cuando tenía dos años, para combatir el cambio climático y mejorar la calidad de vida en la ciudad, la han enfrentado con grupos de interés como el lobby automotriz o sectores de la población más conservadores que rechazan inversiones en transporte público e infraestructura peatonal y ciclista. No obstante, demostró estar dispuesta a defender incluso por la vía legal acciones como la peatonalización de algunas avenidas que en un inicio motivaron cierto rechazo u oposición. En ese contexto, su reelección muestra que las acciones encaminadas a hacer de las ciudades lugares más sostenibles, humanos e incluyentes no sólo pueden generar beneficios económicos, sociales y ambientales, sino que incluso pueden ser rentables electoralmente, especialmente cuando las decisiones de un gobierno se toman con suficiente sustento técnico e implementan con habilidad política y una gestión social eficiente. 

Durante su campaña reciente, Hidalgo anunció acciones aún más ambiciosas, como la intención de ampliar la infraestructura ciclista a todas las calles de París, o eliminar 72 por ciento del estacionamiento en la vía pública en la ciudad, es decir, alrededor de 60 mil lugares de estacionamiento, tanto para gestionar la demanda vehicular como para destinar ese espacio a modos de transporte más sostenibles –incluyendo el transporte público, la bicicleta y la caminata– y utilizarlos como nuevos espacios públicos. Además, en enero de este año, presentó el plan Ciudad de quince minutos, que busca lograr que toda la población encuentre lo que necesita a una distancia de no más de ese lapso de sus viviendas, preferentemente a pie, en bicicleta o transporte público, como escuelas, oficinas, supermercados, restaurantes, cines, teatros, parques, etcétera. Ello implicará aumentar considerablemente la inversión en infraestructura para la movilidad sostenible e impulsar estrategias de vivienda y desarrollo urbano que permitan a las personas habitar barrios más completos e integrales. 

La reelección de Anne Hidalgo aporta lecciones interesantes para ciudades como Aguascalientes, donde no pocos políticos suelen evitar agendas diferentes e innovadoras –como impulsar con mayor decisión la movilidad sostenible– porque suponen que modificar el statu quo les generará inevitablemente pérdidas electorales. No es así. El caso de París muestra que, cuando existe un manejo efectivo, estratégico e inteligente de la comunicación y los asuntos político-electorales, las propuestas en favor de mejores ciudades también arrojan votos. Además, el primer período de Hidalgo al frente del gobierno de París muestra que los beneficios de acciones polémicas, pero que mejoran la calidad de vida de la ciudad, son mayores a los posibles costos políticos, algo que bien podrían aprender políticos y funcionarios que prefieren la parálisis para evitar situaciones complejas o ceder sus convicciones para encadenarse al puesto. 



En conclusión, la reelección de Anne Hidalgo muestra que, al igual que en muchas otras ciudades en el mundo, los votantes están apostando cada vez más por nuevos planteamientos que mejoren su vida y bienestar. En Aguascalientes, los candidatos a las presidencias municipales el próximo año y quienes aspiren a la gubernatura en 2022, están obligados a ofrecer programas ambiciosos e innovadores que superen los lugares comunes o las propuestas triviales. ¿Será? 

 

fernando.granados@alumni.harvard.edu / @fgranadosfranco

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous A sus órdenes Mr. Trump
Next La fábula de los cangrejos/ De imágenes y textos 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Jazmín azul, un tranvía llamado Blanchett

12/01/2014
Close