Ciclo escolar 2020-2021 a distancia ¿podremos lograrlo?/ Alegorías Cotidianas  – LJA Aguascalientes
21/09/2020


Lo esperábamos, cierto es, el regreso a clase del ciclo escolar 2020-2021 tal como terminamos el anterior, la diferencia es que ahora tenemos una experiencia previa y esto nos facilitará el proceso pedagógico a muchos de nosotros.

Cuando terminó el año escolar 2019-2020 mi hermana me comentaba que mi sobrino corría a esconderse cuando veía que el material de la escuela ya estaba sobre la mesa y era hora de iniciar la clase. Mamá e hijo estaban “fastidiados” de las actividades. Recibían las instrucciones por WhatsApp y llenaban el cuaderno de trabajo que tuvieron que imprimir, ahora volverá la tortura.

La cuestión con la educación en casa es que los padres no están capacitados para enseñar y, además, tienen también que hacer sus actividades cotidianas sea el hogar o trabajar además que en la mayoría de las familias hay más de un estudiante por lo que para los padres es difícil hacer el seguimiento oportuno sin una rutina o plan de acción.

Mire que en mis años de maestra he notado que para algunos profesores es difícil el crear las currículas y las secuencias didácticas, imagine usted lo que es para alguien que nunca se ha dedicado a eso.

La educación entonces será vía televisión a partir del 24 de agosto para la educación básica, como bien lo dijo el expresidente Felipe Calderón era la oportunidad de llenar al país de banda ancha y en su lugar se pagarán millones de pesos a las televisoras para crear y trasmitir contenido.

Cierto es que no solo es cuestión de banda ancha sino también de dotar de equipos a docentes y familias. Mire, yo trabajo para una universidad pública y aunque tenemos una plataforma no nos es posible el que todos los estudiantes tengan internet en casa o una computadora por lo que toman sus clases en videoconferencia o en línea en sus teléfonos y en esos mismos aparatos resuelven exámenes y hacen tareas. La fortuna es que ahora los teléfonos celulares pueden estar dotados de Word y los programas básicos para trabajar, limitadamente. 

Tenemos que esclarecer algo, la educación a distancia no es únicamente el tener clases por videoconferencia o en línea sino que también refiere a la educación que tiene que llevarse sin infraestructura a las comunidades donde no hay electricidad o internet y por ende ninguna tecnología, por asombroso que nos parezca, México aún tiene ese tipo de comunidades, lugares necesitados de todo lo que el mundo moderno provee. 

Lo que hacemos, mientras transcurre la pandemia, no es educación a distancia ni en línea sino Enseñanza Remota de Emergencia (ERE) pues esperamos volver a lo que hacíamos antes cuando termine la contingencia.

La Enseñanza Remota de Emergencia nos hizo cambiar de modalidad para poder dar acceso a la educación durante la crisis por ello podemos decir que educación a distancia no necesariamente significa que estará el educando del otro lado de una computadora o un teléfono, sino que también puede ser atendido por un instructor, sea el padre de familia o un profesor. 

Los resultados y el sentir quizá no fueron los mismos en los diferentes niveles de educación, para preprimaria, primaria y secundaría fue muy complicado. Si preguntamos a los profesores o padres de familia estos se sienten abrumados. Algunos padres de familia prefieren no inscribir este año a sus hijos que pasar nuevamente por la experiencia de intentar educar en casa cual sea la vía o bien por el riesgo de que en algún momento regresen a las aulas y que su salud no pueda estar garantizada y si a esto le sumamos la falta de empleo muchas instituciones tendrán bajas considerables impactando principalmente a las privadas que no cuentan con subsidios.

La educación a distancia no llegó para quedarse, es solo una transición que nos marcará a todos. En los estudiantes puede favorecer la autonomía del aprendizaje y en los docentes a reforzar nuestro enfoque pedagógico, planeación, diseño y desarrollo sobre todo en no tener un estilo centrado en el docente sino en lo que se desea obtener como resultado de aprendizaje, eso es lo verdaderamente importante.

Ahora que tendremos tele aprendizaje es necesario que los padres de familia tengan una capacitación para que se vuelvan instructores en casa, que les den consejos sobre establecer horarios y rutinas y quizá hasta una línea de ayuda psicológica, por si se desespera y quiere encontrar la chancla que los hijos escondieron.

Lo preocupante es la comprensión de las actividades para que los estudiantes, en general, logren satisfactoriamente el resultado de aprendizaje es decir que lean, que sumen y desarrollen todas las habilidades que los hacen competentes laboral y personalmente.

Constantemente pienso en unos años, cuando los estudiantes de la era de la pandemia lleguen a las universidades ¿Cuáles serán nuestros retos en el aula? Si nuestras materias se convertirán en cursos remediales de lo que no aprendieron o si tendrán las habilidades suficientes para continuar con estudios de educación superior.

En unos meses podremos tener las primeras impresiones de la enseñanza por televisión, si funciona o no y cómo impacta en los educandos y a cuantos mexicanos les interesa realmente la educación, en realidad.

Traer los lugares de trabajo y estudio a casa ha cambiado las dinámicas familiares y sociales pero la estructura de la educación es la misma, lo importante entonces es educar con o sin escuela, con o sin tecnología, con o sin pandemia, en realidad, para México el reto siempre será el mismo.

 

Laus Deo


@paulanajber

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Los conflictos de intereses/ Recomendaciones del Sistema Estatal Anticorrupción 
Next Exigen a Alfonso Ramírez Cuéllar emitir convocatoria para renovación de dirigencias
Close

NEXT STORY

Close

No basta con buenas intenciones, sino dar soluciones por el estado

06/02/2016
Close