Cuando rapear es delito – LJA Aguascalientes
21/09/2020


APRO/Alejandro Gutiérrez

 

Valtònyc, el rapero mallorquín reclamado en extradición por España a Bélgica para que cumpla una condena de prisión por enaltecimiento al terrorismo e injurias a la corona, está convencido de que la justicia española tiene dos raseros: el que se aplica sin cortapisas a los críticos del régimen, como es su caso, y otro condescendiente con el rey emérito Juan Carlos de Borbón, actualmente investigado tanto aquí como en Suiza por delitos relacionados con una supuesta comisión que recibió por la obra del tren de alta velocidad (AVE) de La Meca a Medina.

“Que en España hay dos justicias lo demuestra que seamos 18 raperos condenados a prisión en el Estado español por injurias (a la corona) cuando no hemos dicho ninguna mentira. Que el monarca es un mafioso y un ladrón ha quedado demostrado”, dice Valtònyc por escrito a Proceso desde Bélgica.

El músico y compositor se asentó en Bélgica en mayo de 2018 tras conocerse el fallo del Tribunal Supremo español que ratificaba la condena, impuesta por la Audiencia Nacional, de tres años y medio de prisión por enaltecimiento al terrorismo e injurias a la monarquía en las letras de sus canciones.

“¿En qué país democrático del mundo es un delito de terrorismo o de injurias a la corona rapear?”, cuestiona Valtònyc, y explica: “(los 18 raperos condenados) compartimos que todos somos de izquierda, comunistas y anarquistas”.

Al menos el delito de injurias a la corona, tipificado en el artículo 491 del Código Penal, prevé penas de cuatro a 24 meses de prisión. En marzo de 2018 una mayoría en el Congreso, compuesto por las bancadas del PP, PSOE y Ciudadanos, votó contra una propuesta de ley impulsada por Esquerra Republicana de Catalunya para despenalizar ese ilícito y a quien ultraje a España.

En julio pasado el gobierno de Pedro Sánchez informó al comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas su intención de revisar este delito, criticado por organismos como Amnistía Internacional. En abril de 2018 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo hizo pública la sentencia de Enric Stern y Jaume Roura, penalizados por quemar fotografías del rey durante una protesta en Girona. Según el tribunal, la quema de fotos del rey no constituye un delito sino una forma de libertad de expresión política.

 

Juan Carlos en la mira

Con este antecedente, en septiembre próximo habrá dos vistas judiciales –a más de mil 550 kilómetros de distancia una de otra y sin relación alguna–, que tienen como común denominador al rey emérito Juan Carlos de Borbón.

En el primer caso, un tribunal en Gante, Bélgica, decidirá sobre la extradición de Valtònyc a España por el contenido de sus letras, donde el rapero habla sin tapujos sobre el monarca. En una primera instancia la justicia belga negó la extradición por considerar que el compositor ejercía su libertad de expresión, pero esta fue recurrida por España a través del fiscal belga y será resuelta en la vista del próximo 8 de septiembre.

La otra vista –ajena al caso del rapero– llevará a la expareja del rey, Corinna Larsen, a declarar como imputada el 28 de septiembre, ante el Juzgado Sexto de Instrucción de la Audiencia Nacional, una vez que el magistrado Manuel García Castellón decidió reabrir la llamada pieza Carol, que se instruye en la megacausa Tándem contra José Manuel Villarejo, el excomisario de la Policía Nacional.

Esta instrucción judicial es por los indicios de delito que se desprenden de unas grabaciones subrepticias que le fueron incautadas a Villarejo, en las que Larsen le cuenta al policía que el monarca quería usarla como testaferro para ocultar las comisiones millonarias que había cobrado como intermediario en la construcción del AVE. Las grabaciones, difundidas por los medios digitales OKDiario y El Español en 2018, se convirtieron en la pieza angular que destapó los oscuros manejos de una parte de la fortuna del monarca, uno de los secretos mejor guardados en España. Seis años antes The New York Times estimó que la fortuna del monarca era de casi 2 mil millones de euros.

Las grabaciones motivaron al fiscal anticorrupción de Suiza, Yves Bertossa, a abrir las diligencias, pues Corinna Larsen refiere instituciones bancarias de ese país y a dos personajes fundamentales en el manejo de ese dinero: el gestor de fondos Arturo Fasana y el abogado Dante Canónica.

Bertossa ordenó registros en los despachos ginebrinos de ambos personajes. En el de Fasana encontró documentación que tiene contra las cuerdas a Juan Carlos de Borbón, porque apareció el acta de constitución de la fundación panameña Lucum, una estructura offshore con cuentas bancarias en Suiza, donde presuntamente ocultó el dinero que recibió de Arabia Saudita, entre otros instrumentos opacos. Los documentos tienen la firma del viejo monarca.

El fiscal imputó a Larsen, Fasana y Canónica por blanqueo agravado de capitales. Y el monarca está en la mira. Asimismo indaga si los 65 millones de euros que el monarca donó en 2012 a Larsen proceden de la misma comisión de 100 millones de dólares pagada por el rey saudita Abdalá bin Abdulaziz al-Saúd en 2008 por supuestas gestiones para que las empresas españolas hicieran las obras del AVE a la Meca.

La prensa española publicó recientemente testimonios, ahora en poder de Bertossa, que señalan al monarca retirando fuertes sumas de dinero en bancos suizos, de su abogado movilizando maletines por el aeropuerto militar de Torrejón, del testimonio de Larsen asegurando que el rey emérito tenía una máquina para contar el dinero en la Zarzuela, desde donde ordenó la creación de una estructura financiera para ocultar su fortuna.


El viejo monarca le anunció el lunes 3 a su hijo, el rey Felipe VI, su decisión de marcharse de España como consecuencia de las informaciones surgidas en torno a su fortuna. Dos semanas después se supo que está en los Emiratos Árabes Unidos, país con el que Suiza no tiene tratado de extradición, según publicó el periódico digital El Confidencial.

 

“Todo está documentado”

Sobre este movimiento del rey emérito, Valtònyc es contundente: “Que haya aprovechado en plena pandemia para huir de sus responsabilidades, es sorprendente hasta para el monarca que lleva desde que nació haciendo de las suyas. Disparó a su hermano por el trono, fue el hombre de confianza del dictador Francisco Franco y continuó su legado sin la valentía de decirlo.

“Fue él quien organizó un golpe de Estado falso (el 23-F) para que la gente lo considerara un demócrata, cuando España de democracia no tiene nada ni lo tendrá hasta que cada víctima de la dictadura franquista sea reconocida y se retiren medallas, homenajes y sueldos vitalicios a las bestias que desangraron el Estado español desde (el año) 39 y hasta hoy.

“Lo que yo conté (las letras en sus composiciones) estaba en los libros, en algunos medios independientes y sólo había que indagar un poco. Está todo documentado. No soy un vidente ni nada por el estilo”.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous El de López Obrador, un gobierno de “fifís”
Next Detectan invasión de oxímetros, baumanómetros y termómetros pirata
Close

NEXT STORY

Close

Participa el estado en el Congreso Internacional de Energía

18/11/2017
Close