Descifrando la nueva normalidad: desigualdad, participación ciudadana y universidades / Matices  – LJA Aguascalientes
14/09/2020


Para definir la nueva normalidad o aquello que parece ser, vale la pena hacer muchas reflexiones, la de hoy está inspirada en una de la doctora Annel Vázquez, a quien se la escuché en un foro sobre la participación ciudadana y Covid. Ella afirmó que para definir si la nueva normalidad es distinta a la vieja normalidad habría que hacer diversas preguntas; ella en particular reflexionaba sobre la participación ciudadana. 

¿Participan las mismas personas o en la nueva normalidad hay nuevos grupos o personas que se activaron?, ¿las preocupaciones y temáticas sociales son las mismas o se incluyeron unas nuevas?, ¿los canales son los mismos?, y yo agregaría, ¿el gobierno reacciona igual?, ¿las redes sociales son mejores?, ¿la sociedad es mejor?, ¿las universidades son mejores?, ¿los medios de comunicación?, ¿cómo reaccionó la comunidad académica?, ¿la clase empresarial renunció a intereses? Para definir si estamos ante una construcción de una nueva normalidad o ante un modelo pesimista como el de Savater, que afirma que nada cambiará después de la pandemia habrá que reflexionar cada una de esas preguntas y más que tengamos en mente. ¿Los entes, instituciones y sociedad han cambiado respecto al pasado y a lo que es hoy o vislumbra el futuro? 



La tentación al tener un espacio de opinión o la posibilidad de publicar algo, esa que se ha democratizado en Twitter es que jugamos a los futurólogos; leía una reflexión de Silva Herzog criticando ese papel que a veces los medios quieren que los académicos o expertos en algún tema realicen; siempre se les pregunta por cómo será la democracia en el futuro, la economía o el sistema de salud o la misma sociedad. Hay indicios, experiencia y conocimiento para aproximar alguna idea pero como afirma Mike Lilla, lo más honesto en cualquier ser humano sería decir que no se sabe nada del futuro. Al menos que Musk haya inventado alguna máquina futurista para viajar en el tiempo. Eso no minimiza el trabajo de aquellas mentes brillantes que ponen su intelecto para descifrar el tiempo presente y que esa reflexión sirva para aproximarnos al futuro. 

En ese tenor, es claro que cualquier reflexión futurista, de cualquier tipo, tiene un sesgo. Podemos pensar el pasado y analizar el presente, para aproximar ciertas ideas hacia el futuro, pero no más. Así, respondiendo alguna de las preguntas para describir la nueva normalidad en la que estamos instalados, aunque a mi me parece que nada en nuestra historia debe ser normal y que lo normal no existe, ni el antiguo normal, el nuevo normal o el futuro normal, acostumbrarnos a algo normal como sociedad debería ser un fracaso global. Sobre los temas prioritarios de la sociedad, antes de la pandemia se han instalado la desigualdad, el medio ambiente y la seguridad como una crisis global; el presente nos ha enseñado que las preocupaciones son similares y más fuertes, más acentuadas. Zaid afirma que la corrupción es el sistema en México, me parece que la pandemia ha acentuado que la desigualdad es el sistema; quienes más sufren los impactos de la pandemia son los más vulnerables en una sociedad y quienes pueden seguir recibiendo ingresos, gozando de algunas vacaciones aunque haya recomendación de no hacerlo, son aquellas personas que se encuentran en el eslabón más alto de la pirámide, sin que esto lleve algún juicio; simplemente así sucede. Además el sistema de salud también ha evidenciado que la desigualdad es el sistema; quienes tienen acceso a pruebas inmediatas son quienes pueden pagarlas, a cuidados de mayor calidad son quienes pueden pagarlas o a servicios básicos a domicilio son quienes pueden pagarlo. La desigualdad sigue siendo el gran problema; pareciera que volvimos o retrocedimos décadas en nuestros problemas, pero quizá siempre estuvieron ahí y los minimizamos por un “normal” cómodo para todos. 

Sobre la participación ciudadana por ejemplo, la utopía de la red y de las redes sociales es que su alcance permite que personas que no se activan en ciertos temas, durante la pandemia puedan hacerlo; la verdad que esa falsa salida que ofrecen espacios “democratizadores” como webinars, laboratorios o la innovación pueden ser un ejemplo de cómo los mismos de siempre, participan. Es un lugar común afirmar que la gente se preocupa más por su trabajo y por la comida que por participar, aunque es plenamente cierto también hay excepciones de quienes, además de trabajar dedican tiempo al espacio público. Parece que en ese sentido, la nueva normalidad nos ha llevado a pensar donde estaba nuestra democracia antes y a donde la queremos llevar; ahí parece haber un consenso global de reconducir los caminos de la sociedad por unos más democráticos, como si la pandemia se hubiera convertido en unos anteojos para ver ciertas tentaciones autoritarias en el mundo. Más participación y mejor democracia; parece una exigencia que no es nueva pero que con la intensidad con la que puede retomarse sí es disruptiva. 

Sobre las universidades y su papel en la sociedad; es una de las transformaciones más evidentes; se ha acentuado su importancia como generadores de soluciones científicas para problemas públicos y globales. Era una idea que se veía amenazada: se dudaba de las universidades porque podían perseguir intereses; pero ante la pandemia, el papel que han tomado por generar pruebas más rápidas y eficaces, conocimiento, tratamientos, modelos predictivos, estructura, conocimiento, voluntarios y recursos, debe ser la regla y no la excepción en la sociedad. 

Continuamos con las reflexiones de la nueva normalidad la siguiente semana.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Municipio y Fundación Cambiando una Vida realizarán cirugías para corregir estrabismo
Next Actrices hidrocálidas, integrantes de la Compañía Nacional de Teatro (CNT)/ La escena 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Reconoce el PRI que la comunicación le falló

13/05/2014
Close