El de López Obrador, un gobierno de “fifís” - LJA Aguascalientes
28/11/2021

APRO/Mathieu Tourliere

 

Con el afán de distinguirse de los derroches, la frivolidad y la corrupción que marcaron los sexenios “conservadores” y “neoliberales” del pasado, al presidente Andrés Manuel López Obrador le gusta presumir que su gobierno es “del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Sin embargo, como en sexenios pasados, 360 altos funcionarios contratados para concretar la Cuarta Transformación (4T) forman un grupo poco representativo del pueblo de México: en un país donde el ingreso laboral promedio ronda los 6 mil 250 pesos mensuales, los funcionarios de primer nivel reportan ingresos netos 33 veces superiores y patrimonios totales que los colocan entre el 1% de la población más privilegiada.

Aparte, en el gobierno actual la toma de decisiones es, todavía, un asunto varonil: ocho de cada 10 personas que ocupan los cargos clave de la administración federal son hombres. Las mujeres están ausentes –o, en el mejor de los casos, apenas presentes– de sectores estratégicos, como el financiero, el agrícola, el energético, el turístico y el de seguridad; hay paridad de género en solamente dos secretarías.

Proceso recopiló los perfiles académicos, las trayectorias laborales y las declaraciones patrimoniales de 360 altos funcionarios, seleccionados con base en un criterio: encabezan estructuras administrativas de primer nivel en las que manejan presupuestos y equipos de trabajo propios. Su forma de acatar las instrucciones de Palacio Nacional y sus decisiones del día a día trazan el rumbo de la 4T.

En cada secretaría se incluyeron los servidores públicos con nivel de secretario así como los 43 subsecretarios y los titulares de los 188 organismos administrativos desconcentrados, entidades apoyadas y que dependen de ellas, entre ellos institutos, comisiones, consejos, bancos de desarrollo, hospitales o puertos. La lista también incluye los equipos directivos de Pemex, CFE, IMSS e Issste, así como los titulares de los organismos autónomos.

 

Millonarios

El pasado 16 de junio López Obrador y el canciller Marcelo Ebrard Casaubón grabaron un video para comentar su plática telefónica con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. Durante unos segundos de descuido, Ebrard movió el brazo y dejó al descubierto su muñeca izquierda, en la cual lucía un reloj Rolex de 14 mil dólares.


El canciller lanzó una mirada furtiva y, discretamente, volvió a esconder el costoso aparato debajo de su manga. Más allá de la cacofonía que desató en redes sociales, la anécdota exhibió la incomodidad de un sector de la élite política y económica del país que forma parte de la 4T y que debe renegar en público de sus privilegios para cuajar en el discurso de austeridad promovido por López Obrador, quien suele afirmar que “no puede haber gobierno rico y pueblo pobre”.

Lo quieran o no, los altos funcionarios forman parte de la élite política y económica del país. Las declaraciones patrimoniales que ellos mismos entregaron a la Secretaría de la Función Pública (SFP) muestran un ingreso neto promedio de 2 millones 329 mil pesos anuales –aproximadamente 194 mil pesos mensuales– en 2019; de este monto, 1 millón 361 mil pesos venía de su nómina en el gobierno federal, y 968 mil pesos más eran producto de actividades privadas.

Pero incluso en la cúpula de la burocracia existen profundas brechas de desigualdad: mientras más de la mitad de los burócratas sólo cobró sus salarios públicos, 25 funcionarios, entre ellos tres mujeres, tuvieron negocios fuera de la nómina federal, pues reportaron ingresos netos superiores o muy superiores a los 3 millones de pesos en 2019; es decir, más de 250 mil pesos al mes. Cinco de ellos forman parte del primer círculo de López Obrador.

Por ejemplo, Jorge Alcocer Villanueva, jefe de asesores de la secretaria Olga Sánchez Cordero, señaló ingresos de 20 millones 442 mil pesos derivados de negocios inmobiliarios.

El multimillonario regiomontano Alfonso Romo Garza, jefe de Oficina del presidente, anotó por su parte ingresos por 15 millones 175 mil pesos; Sánchez Cordero apuntó 10 millones 688 mil pesos; Alfonso Durazo Montaño reportó 7 millones 164 mil pesos; Manuel Bartlett Díaz indicó que recibió 5 millones 803 mil pesos, y Esteban Moctezuma Barragán registró otros 4 millones 406 mil pesos.

Fuera del gabinete, otros altos funcionarios de la administración actual reportaron ingresos millonarios el año pasado: Rodolfo Héctor Lara Ponte, Miguel Gerardo Breceda Lapeyre, Juan Pablo Graf Noriega y Marcos Bucio Mújica –respectivos titulares del Instituto Nacional de Educación para Adultos, de Pemex Transformación Industrial, de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y de la Subsecretaría de Educación Básica– reportaron ingresos superiores a 9 millones de pesos.

En la declaración patrimonial de Sanjuana Martinez Montemayor, la polémica directora de Notimex, aparecen puros ceros en las líneas de ingresos.

Los altos funcionarios de la 4T reconocieron, en promedio, dos inmuebles cada uno, por un valor promedio de 5 millones 608 mil pesos, aunque casos recientes, como los de Manuel Bartlett Díaz e Irma Eréndira Sandoval, evidenciaron que las declaraciones patrimoniales no siempre reflejan la dimensión real de la riqueza de los servidores públicos.

Pese a los huecos de información o inconsistencias –como los 57 altos funcionarios que no reportaron ningún inmueble, a pesar de acarrear largas carreras políticas o empresariales–, las declaraciones patrimoniales disponibles revelan que 23 altos funcionarios, entre ellos siete integrantes del gabinete de López Obrador, reportaron inmuebles cuyo valor de adquisición –no su valor actual en el mercado– rebasó cada uno los 10 millones de pesos.

Algunos funcionarios aprovecharon su estancia en la nómina federal para ampliar sus bienes: el líder evangélico Hugo Éric Flores Cervantes, fundador del Partido Encuentro Social –aliado a Morena– y delegado del Bienestar en Morelos, informó por ejemplo a la SFP que compró una casa de 400 metros cuadrados en marzo de 2019 por un monto de 5 millones de pesos, pagados de contado.

Carlos Romero Aranda, el procurador fiscal, indicó que compró un local comercial de 148 metros cuadrados por 8 millones de pesos en agosto de 2019, y Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, reportó la compra de una casa y de un departamento, en mayo y junio de 2019, por 9 millones 651 mil pesos.

Además de sus casas e ingresos, algunos altos funcionarios expresan sus gustos en autos –como Francisco Javier Delgado Mendoza, titular de Financiera Rural, quien adquirió en diciembre pasado un Mercedes GLC 300 de 839 mil pesos–, o en otras actividades, como Jorge Mendoza Sánchez, el titular de Banobras, encargado de vender el avión presidencial y cercano al multimillonario Ricardo Salinas Pliego, quien informó que adquirió una acción del Club de Golf Chapultepec en 2017, por 3 millones de pesos.


Show Full Content
Previous Enjuiciar a los expresidentes: Ricardo Monreal y Martí Batres zanjan diferencias
Next Cuando rapear es delito
Close

NEXT STORY

Close

La Purísima… Grilla: Serenidad y paciencia

07/12/2018
Close