Enjuiciar a los expresidentes: Ricardo Monreal y Martí Batres zanjan diferencias – LJA Aguascalientes
22/09/2020


  • Lo impensable: el coraje por la difusión del video de Pío López Obrador unió a los liderazgos de Morena. No sólo lograron un pacto de unidad para poner a Eduardo Ramírez como presidente del Senado, sino que irán con todo para acorralar a Peña Nieto y Calderón

 

EMEEQUIS

 

El videoescándalo de Pío López Obrador y David León no sólo desató la furia de AMLO, sino que logró que líderes morenistas distanciados ahora estén reconciliados para buscar un objetivo estratégico: lanzar la consulta para enjuiciar a los expresidentes por corrupción política, una medida que impactaría directamente en los resultados de la elección de 2021, pero aún más que eso: en los pasillos de la 4T se dice con insistencia que dicha acción será “un pasaporte para la historia”.

Sentar en el banquillo de los acusados, y eventualmente encarcelar a Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y algún otro expresidente se convirtió desde ya en el objetivo prioritario de Morena, tanto que están convencidos de que así será recordado en el futuro el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Sólo así pueden entenderse varios eventos políticos recientes. Por ejemplo: luego de una operación política tejida a mano, Eduardo Ramírez llegará este lunes a la Presidencia del Senado con el respaldo total de Morena y de las fuerzas opositoras.

Contrario al espectáculo que protagonizan Morena, PES, PT, PRD, PAN y el PRI en la Cámara de Diputados, en el Senado se bordó finamente para que Eduardo Ramírez y tres senadoras de Morena se presentaran como plantilla de unidad. Ricardo Monreal no sólo logró eso sino también que las bancadas opositoras dieran su voto a favor de quien fue su delfín desde el minuto uno.

Higinio Martínez, Alejandro Armenta, Ovidio Peralta y de últimas Salomón Jara, quien también suspiraba por la Presidencia del Senado, se bajaron. Comprendieron a tiempo que era más importante dar un mensaje de unidad política antes que entrar a una batalla perdida.

Urnas transparentes, transmisión en vivo de los votos, notarios públicos y presencia de medios de comunicación fueron los elementos que garantizaron que sería un triunfo a prueba de impugnaciones.

 

La negociación clave

También nos comentan que la negociación clave fue entre Monreal y el grupo de Martí Batres, quien apoyaba a Ovidio Peralta, lo cual incluyó tener posiciones comunes frente a la consulta popular para enjuiciar a los expresidentes por corrupción, una iniciativa que Martí y su grupo ya formalizaron al pedir a Mónica Fernández que proceda a iniciar el trámite.

Con la firma de 43 senadores va adelante la consulta, que será sin duda herramienta en la pelea por los votos en la elección del 21, que iniciará oficialmente el 7 de septiembre cuando el INE dará el banderazo de salida. La elección más grande de la historia de México, por el número de electores y cargos de elección popular que están en juego:

Son 500 diputados federales, 1,063 diputados locales, 1,926 ayuntamientos y alcaldías, 15 gubernaturas y miles de sindicaturas, regidurías, concejales, juntas municipales y presidencias de comunidad.

Ya se cocina la consulta popular que seguramente senadores y diputados de Morena harán suya, como muestra de incondicionalidad con el presidente López Obrador. De todos modos, el primer mandatario ya les dijo que si no la inician ellos, él mismo la pedirá.

 

Una medida para hacer historia

Así que, aunque algunos no estén totalmente convencidos de su solidez constitucional, mejor se subirán al barco. Y dependerá de la pregunta que sea objeto de la consulta, para que la SCJN la avale o no. Y es que para el máximo tribunal constitucional de nuestro país también suena atractivo hacer historia en este tema de corrupción política. Sus 11 votos dejarán claro al presidente López Obrador si están con él, o no, en la embestida contra uno de los flagelos más terribles que ha enfrentado México.


El INE, por su parte, advirtió, en voz de su presidente, Lorenzo Córdova, que la consulta saldrá muy cara, en medio de la peor crisis económica nacional y mundial de los últimos tiempos, pero, como dirían los clásicos: París bien vale una misa.

Al interior del instituto electoral se comenta sobre una serie de disyuntivas que pronto tendrán que resolver. ¿El árbitro dará su aval a México Libre, el partido de Felipe Calderón y Margarita Zavala? ¿Lo hará pese a que desde ahora se anticipa un juicio histórico por corrupción política? ¿El INE le dará registro con todo y sus firmas y asambleas cuestionadas? ¿Con todo y sus irregularidades en ingresos y gastos? ¿Con todo y el juicio popular en contra de su principal líder?

Este viernes 4 de septiembre caerá el telón cuando el INE dé a conocer su última palabra en el registro de los siete finalistas que están a punto de conseguir su registro como partidos políticos. Entonces se sabrá quiénes contenderán en los comicios intermedios de 2021, “el coctel explosivo”, como le llama el poderoso coordinador Monreal.

 

@emeequis

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Pifias, dislates y memes: 6 meses con el doctor López-Gatell
Next El de López Obrador, un gobierno de “fifís”
Close

NEXT STORY

Close

20 de diciembre, fecha límite para el pago de aguinaldo

15/12/2016
Close